“Ambos son fundamento de la Iglesia, dos santos patronos de Roma, que a pesar de haber recibido de Dios carismas y misiones diversas que cumplir, son ambos fundamento de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica”.