Mirar a San José en el tiempo de adviento.

Dejémonos “contagiar” por el silencio de san José. Nos es muy necesario, en un mundo demasiado ruidoso, que no favorece el recogimiento.