Salmo 24

LLAMAR A DIOS Y BENDECIRLO CUANDO HAY DIFICULTADES.

Bendito para siempre sea tu Nombre, Señor, que quisiste que venga sobre mí esta tentación y aflicción. No puedo huir de ella sino que tengo necesidad de refugiarme en Ti para que me ayudes y la conviertas en bien para mí.