Hay una gran diferencia si la utilizamos para bien que para hacer daño. ¡Cuida tu lengua!

¡Cómo nos cuesta dominar la lengua!

Tratemos de no hablar de manera negativa, y descubrir las maneras positivas en que podemos utilizar la lengua, a lo largo de un solo día.