Los que leímos los libros sobre los encuentros de María Simma con las benditas almas del purgatorio, sabemos bien que la Comunión de los Santos es una verdad de fe tangible, y verificable en la oración.