María redime a la mujer con su maternidad

Yo, María, redimí a la mujer con mi Maternidad divina

Humillándome hasta lo profundo, vencí la soberbia. Me humillé delante de todos. No me refiero a mi humildad para con Dios, que toda criatura debe tributarle.