Laas dos cosas que el demonio odia

Las dos cosas que el demonio odia: La Adoración Eucarística y la Santísima Virgen María

El demonio odia la Eucaristía, porque a él le es más fácil atacar a un alma solitaria, a un alma que piensa que está sola en el mundo, que carece de importancia para alguien. Sin embargo, un alma eucarística, es un alma que nunca se siente sola, porque sabe que su Señor no le abandona, porque sabe que su Señor va siempre con ella