Las bienaventuranzas con que se abre el sermón del monte constituyen el gran documento del reino de Dios. La lectura espiritualista de las bienaventuranzas reduce su contenido a una serie de conductas morales que hacen al hombre grato a Dios: los pobres, los misericordiosos, los pacíficos, los limpios…