Adorar con devoción la Sagrada Eucaristía es una de las dimensiones imprescindibles de nuestra fe. Une todo nuestro ser con la presencia amorosa de Dios. Esto le lleva a exclamar al Doctor Angélico: “A Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte”.