Santa Gema Galgani y El manuscrito del purgatorio de Sor María de la Cruz nos cuentan estos detalles.