El 8 de septiembre se celebra en el rito latino la fiesta de la Natividad de la Virgen María, es decir, el nacimiento de María como cualquier otro bebé, aún siendo un bebé muy especial por carecer de pecado original.