LAS VISIONES DE SANTA BRÍGIDA
Eran tan populares que se las discutieron en tres Concilios (de Constanza, de Basilea y Quinto de Letrán)El libro de sus revelaciones fue publicado por primera vez en 1492.

El Sacramento de la Sagrada Eucaristía es el tesoro más grande que nuestro Señor Jesucristo nos dejó. En ella se nos da, no solamente la gracia, sino al autor mismo de la gracia, Jesucristo en su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Por eso su celebración en la Misa se encuentra en el centro de nuestra fe. Es el sacramento cumbre, ya que en él, Cristo, sacerdote y víctima se ofrece al Padre por nuestra Redención.

 Es muy importante que recemos por nuestros sacerdotes y con nuestras oraciones los protejamos, el demonio usará toda su astucia para confundirlos y alejarlos. Si no hay sacerdotes, no puede haber consagración. Una forma que tiene el demonio de atacar a Dios es a través de los sacerdotes. Encomendemos y recemos por nuestros sacerdotes para que se mantengan fieles. Aquí les dejamos una Coronilla por las almas de los sacerdotes y religiosas.