San José

Mirar a San José en el tiempo de adviento.

Dejémonos “contagiar” por el silencio de san José. Nos es muy necesario, en un mundo demasiado ruidoso, que no favorece el recogimiento.

Orar con san José

El silencio de José centra la atención en el misterio que los evangelistas nos relatan: el Mesías que va a nacer y ha nacido. José sabrá estar discretamente en segundo plano alentando desde lo oculto, sin otro protagonismo que su amor callado, sin quedarse al margen, comprometiendo su persona en atención silenciosa y decidida, cuando se trata de dar pasos concretos.