Cardenal a los 21 años, después Arzobispo de Milán, realizó plenamente su ideal de episcopado mediante las reformas del Concilio de Trento. Falleció a los 46 años, habiendo sido una de las figuras exponenciales de la Contra-Reforma.