Mi Padre Dios conoce lo que me pasa. Él vela sobre mí. Mi Padre es bueno y yo puedo confiar en Él y estar tranquilo.

P. ÁNGEL PEÑA O.A.R

Mc. 4, 35″Al atardecer de aquel mismo día, Jesús dijo a sus discípulos: «Crucemos a la otra orilla del lago.» 36.Despidieron a la gente y lo llevaron en la barca en que estaba. También lo acompañaban otras barcas. 37.De pronto se levantó un gran temporal y las olas se estrellaban contra la barca, que se iba llenando de agua. 38.Mientras tanto Jesús dormía en la popa sobre un cojín. Lo despertaron diciendo: «Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?» 39.El entonces se despertó. Se encaró con el viento y dijo al mar: «Cállate, cálmate.» El viento se apaciguó y siguió una gran calma. 40.Después les dijo: «¿Por qué son tan miedosos? ¿Todavía no tienen fe?» 41.Pero ellos estaban muy asustados por lo ocurrido y se preguntaban unos a otros: «¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?»”