Es nuestro deber como católicos orar por nuestros sacerdotes.