Menú Inicio

LA MADRE ESTABA JUNTO A LA CRUZ DERRAMANDO SUS LÁGRIMAS

En verdad, Madre santa, una espada traspasó tu alma. Por lo demás, esta espada no hubiera penetrado en la carne de tu Hijo sin atravesar tu alma.