Misioneros

Estás preparado para este 20 de Febrero?

Toda persona que quiera compartir la alegría de su fe en un mundo necesitado de Dios. En especial, todos aquellos que buscan sentido al sufrimiento para descubrir que no están solos, que tienen una Madre que los ama y esta ansiosa por llenar con amor los vacíos que tiene su alma.

¡SEÑOR, QUIERO SER SAL Y LUZ!

Dame esa paz y paciencia que necesito para aceptar todas las dificultades, y también fortaleza para vencer las seductoras tentaciones que este mundo ofrece a mi débil humanidad. Lléname, Señor de tu Espíritu para, fortalecido en Él, ser fuerte y vencer el mal que me asedia y me tienta.