Menú Inicio

La Legión de María

Una devoción verdadera a la Santísima Virgen no puede ser una devoción replegada sobre sí misma: pasiva, inerte, sin ningún efecto en la vida del prójimo. Amar es actuar.