Liberación

El diablo no está en todas partes, pero no lo busques – por si acaso

“Unos se hicieron más soberbios, otros no tanto. Cada ángel rebelde fue deformándose más y más, cada uno en unos pecados específicos. Así como, por el contrario, los ángeles fieles se fueron santificando progresivamente. Unos ángeles se santificaron más en una virtud otros en otra… los ángeles fueron admitidos a la presencia divina, y a los demonios se les dejó que se alejaran”.

Señor… Dame un corazón Puro

Dios mío, aunque me duela, quita de mi interior todas aquellas malas inclinaciones, falsas pasiones, deseos mundanos que quieren separarme de tu amor, aleja de mí todo lo que entorpece mi unión y relación contigo. Saca de mi corazón todo lo que no proviene de Ti, porque quiero ser grato a tus ojos.

Oración de liberación para laicos

. Dios todopoderoso,
que das cobijo a los afligidos en tu casa
y conduces a los cautivos a la prosperidad,
mira mi aflicción
y ven en mi auxilio;
derrota al enemigo malvado,
para que, una vez vencida la acción del adversario,
la libertad me conduzca a la paz,
de modo que restablecido en la piedad serena,
proclame que eres admirable
Tú que diste fuerza a tu pueblo.

¡…Líbranos del Mal!

“El mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios. El ‘diablo’ [diabolos] es aquel que ‘se atraviesa’ en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo”. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, 2851

LENGUA DE FUEGO: 1. La lengua mentirosa

“Ojos altaneros, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente, (Proverbios 6, 17)

Los labios sinceros permanecen por siempre, la lengua mentirosa dura un instante. (Proverbios 12, 19)

El justo odia la palabra mentirosa, pero el malo infama y deshonra. (Proverbios 13, 5)

La lengua mentirosa odia a sus víctimas, la boca melosa labra la ruina. (Proverbios 26, 28) Guardaos, pues, de murmuraciones inútiles, preservad vuestra lengua de la maledicencia; que la palabra más secreta no se pronuncia en vano, y la boca mentirosa da muerte al alma. (Sabiduría 1, 11)

de la hondura de las entrañas del seol, de la lengua impura, de la palabra mentirosa, (Eclesiástico 51, 5)

Y me dijo Yahveh: «Mentira profetizan esos profetas en mi nombre. Yo no les he enviado ni dado instrucciones, ni les he hablado. Visión mentirosa, augurio fútil y delirio de sus corazones os dan por profecía. (Jeremías 14, 14)

Y en cuanto a vosotros, la unción que de El habéis recibido permanece en vosotros y no necesitáis que nadie os enseñe. Pero como su unción os enseña acerca de todas las cosas – y es verdadera y no mentirosa – según os enseñó, permaneced el él. (I Juan 2, 27)”