¡…Líbranos del Mal!

“El mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios. El ‘diablo’ [diabolos] es aquel que ‘se atraviesa’ en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo”. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, 2851