¡…Líbranos del Mal!

“El mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios. El ‘diablo’ [diabolos] es aquel que ‘se atraviesa’ en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo”. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, 2851

Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vaticano

“Una vez, le pregunté a un demonio por qué, a pesar de su inteligencia superior, prefirió descender al Infierno. Él respondió: ‘Yo me rebelé contra Dios y mostré que soy más fuerte que Él’. Para ellos, la rebelión es una señal de victoria y de superioridad”.

Las increíbles historias de cinco grandes santos que lucharon cara a cara contra Satanás

Da click para leer el artículo Las increíbles historias…

23 Mayo 2016 – Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

Por Apostolado Sagrados
Corazones

HACE 3 AÑOS

Corazón Doloroso e Inmaculado de María: Mis queridos hijos, os muestro Mi Corazón para que en Él depositen vuestras oraciones y súplicas, las cuales Yo presentaré ante Mi Hijo Jesucristo y Él las entregará al Eterno Padre, desde la Cruz, Cruz de Amor y de Reconciliación.

Hijos Míos, les invito a que oren para que Jesús reine en vuestros corazones. Oren mucho y oren de verdad. Contemplen a Mi Hijo en la Cruz y no tengan miedo de abandonarse en el Amor.

Hijitos, oren mucho para que Satanás sea debilitado con vuestras oraciones. Porque cada hijo de Dios, consagrado al Señor desde el Bautismo, tiene las Gracias necesarias para vencer al demonio, al mundo, y a la carne.

Hijitos, con sus oraciones rescaten a las familias, que están grandemente sometidas a la influencia de Satanás. Todo este ilusionismo del hombre de crear familias según sus gustos y placeres es pura fantasía que Satanás ha puesto en los corazones de los hombres para alejarlos del proyecto del Padre Eterno.

Hijos Míos, oren mucho porque Satanás está atacando con mucha fuerza a las familias y a la Iglesia de Mi Hijo. Sean fuertes en el Espíritu Santo y vivan en el Amor de Dios. Les amo y les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.