Oración de consagración de nuestro pueblo a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

Así, sus pueblos entregados a mi Sagrado Corazón y al Corazón Doloroso e Inmaculado de mi Madre encontrarán la paz, la concordia, la libertad según el Evangelio y el progreso de las almas. Haced la consagración de vuestros pueblos antes de la hora final y serán rociados con la Sangre del Cordero.

Jesús le explicó a Luisa Picarreta cómo se vivía en Nazaret y cómo en la Sagrada Familia reinaba la Divina Voluntad y 11 cosas que debemos aprender de la Sagrada Familia de Nazaret

“En la casa de Nazaret reinaba la Voluntad Divina como en el Cielo así en la tierra. Jesús y la Madre Celestial no conocían otra voluntad, San José vivía de su reflejo; pero Jesús era como un Rey sin pueblo, aislado, sin corte, sin ejército y María como una Reina sin hijos, porque no se veía rodeada por otros hijos dignos de Ella a los cuales poderles confiar su corona de Reina, para tener la estirpe de sus hijos nobles todos reyes y reinas.