Soy un Fariseo, según Jesús?

Es el fariseísmo “la suma de todos los pecados”, por tanto, algo muy grave a evitar.

JESÚS, COMO SIGNO DE CONTRADICCIÓN

Jesús es piedra de tropiezo, signo de contradicción, porque, revelando el amor de Dios, obliga al hombre a escoger, a optar por la luz o por las tinieblas. Para los soberbios, para los que se resisten a creer, se convierte en “roca de escándalo” (cf 1 P 2,8). Y es el mismo Señor quien advierte: “Bienaventurado el que no se escandalice de mí” (Mt 11,6