Al igual que santa María Goretti, en la ceremonia de beatificación del Influencer de Dios participó su familia. Sus padres Andrea y Antonia estaban junto a los hermanos mellizos de Acutis Salzano, quienes por cierto, son parte de la promesa espiritual hecha a la madre en el testamento que dejó en su computadora

“En este lugar, María, la madre siempre amorosa, mostró su dolor por el mal moral causado por la humanidad. Sus lágrimas nos ayudan a entender la gravedad del pecado y del rechazo a Dios, mientras que manifiestan al mismo tiempo la apasionante fidelidad que su Hijo mantiene para con cada persona, aunque su amor redentivo está marcado con las heridas de la traición y abandono de los hombres”.

San Juan Pablo II