El diablo no está en todas partes, pero no lo busques – por si acaso

“Unos se hicieron más soberbios, otros no tanto. Cada ángel rebelde fue deformándose más y más, cada uno en unos pecados específicos. Así como, por el contrario, los ángeles fieles se fueron santificando progresivamente. Unos ángeles se santificaron más en una virtud otros en otra… los ángeles fueron admitidos a la presencia divina, y a los demonios se les dejó que se alejaran”.

¡…Líbranos del Mal!

“El mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios. El ‘diablo’ [diabolos] es aquel que ‘se atraviesa’ en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo”. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, 2851

Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vaticano

“Una vez, le pregunté a un demonio por qué, a pesar de su inteligencia superior, prefirió descender al Infierno. Él respondió: ‘Yo me rebelé contra Dios y mostré que soy más fuerte que Él’. Para ellos, la rebelión es una señal de victoria y de superioridad”.

Asombroso relato de un demonio al ser obligado por la Sma. Virgen María a hablar del Santo Rosario en un exorcismo este 7 de octubre de 2019.

Es una gran gracia poder aprovechar una catequesis verdadera y adecuada que nos es otorgada desde el Cielo por la boca de aquellos que ahora sufren, porque esas gracias, en ese momento, las rechazaron por su orgullo.

Las dos cosas que el demonio odia: La Adoración Eucarística y la Santísima Virgen María

El demonio odia la Eucaristía, porque a él le es más fácil atacar a un alma solitaria, a un alma que piensa que está sola en el mundo, que carece de importancia para alguien. Sin embargo, un alma eucarística, es un alma que nunca se siente sola, porque sabe que su Señor no le abandona, porque sabe que su Señor va siempre con ella