Me duele tu dolor, Jesús…

¿Alguna vez has sentido el dolor de Jesús? Parece locura, pero es real. Él es real y sí, sufre por nuestros comportamientos, por darle la espalda. Me lo imagino tapándose su cara como diciendo “di hasta mi última gota sangre por amor a ti y sigues sin entender”