Ora tú también por los sacerdotes. Todos debemos orar por la santidad de los sacerdotes. La oración lo alcanza todo.

“Por lo tanto, no nos avergonzemos por la Cruz de Cristo. La sellas sobre tu frente sabiendo que los demonios puedan contemplar el signo real y espantarse temblando, bien lejos. Haz entonces este signo como cuando comes o bebes; sentado, o acostado; en cuanto te levantes; al hablar, al caminar: en una palabra, ante todo acto.”

San Cirilo de Jerusalén

Pedro es un apóstol que ha dudado mucho. Cuando Jesús anuncia su Pasión, para él es un sorpresa, y llegará a negar a Cristo. Tal vez tenía que pasar por todo esto para ser verdadero testimonio de Dios, con una fe purificada por la prueba.

es.la-croix.com 22 de enero de 2018

“Por lo tanto, no nos avergoncemos por la Cruz de Cristo. La sellas sobre tu frente sabiendo que los demonios puedan contemplar el signo real y espantarse temblando, bien lejos. Haz entonces este signo como cuando comes o bebes; sentado, o acostado; en cuanto te levantes; al hablar, al caminar: en una palabra, ante todo acto.”

(De la Lectura Catedrática de San Cirilo de Jerusalén)