Santiago el hijo mayor, su hermano, Juan el discípulo amado de Jesús. Santiago nació en Betsaida (Galilea), se dedicó a la pesca con su padre y hermano; fue llamado por Jesús cuando se encontraba arreglando las redes a orillas del mar con su hermano Juan y un poco antes de ello, llamó también a Pedro y a su hermano Andrés.

En tiempos de conflictos entre personas, grupos étnicos y religiosos, naciones, intereses económicos y políticos, Jesús dice que la respuesta no es el enfrentamiento y la violencia, sino el amor, la persuasión y la reconciliación. Incluso cuando parece que no logramos nada con estos esfuerzos, plantamos semillas de paz, que traerán fruto a su debido tiempo. La justicia de nuestra causa es nuestra fuerza.

Pedro es un apóstol que ha dudado mucho. Cuando Jesús anuncia su Pasión, para él es un sorpresa, y llegará a negar a Cristo. Tal vez tenía que pasar por todo esto para ser verdadero testimonio de Dios, con una fe purificada por la prueba.

es.la-croix.com 22 de enero de 2018