Vivir muriendo y Morir amando.

“… y voy completando en mí mismo lo que falta de las aflicciones de Cristo, en favor de Su Cuerpo, que es la Iglesia.”
San Pablo a los Colosenses, cap. 1, vers. 24