Escuchad los latidos de mi Corazón Eucarístico, latidos que sosiegan y aquietan vuestro cuerpo, alma y espíritu para que os extasiéis frente al prodigio más grande de mi amor.