El milagro Eucarístico de Bolsena y así se instituyó la Fiesta de Corpus Christi.

Esta coronilla está compuesta por las dos oraciones dictadas por el Ángel de la Paz, San Miguel Arcángel, en sus tres apariciones a los pastorcitos de Fátima Jacinta, Francisco y Lucía. El recomendó rezar con asiduidad estas oraciones para reparar las terribles injurias que se comenten contra el Santísimo Sacramento, contra Dios y todo lo Santo.

 Adorar con devoción la Sagrada Eucaristía es una de las dimensiones imprescindibles de nuestra fe. Une todo nuestro ser con la presencia amorosa de Dios. Esto le lleva a exclamar al Doctor Angélico: “A Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte”.