Examen de conciencia para la confesión

Ofrecemos una serie de preguntas que pueden ayudar a realizar el examen de conciencia personal previo a la confesión. Esta versión está dirigida a adultos.

El Papa Francisco obsequió a los fieles en la Plaza de San Pedro un folleto especial por Cuaresma titulado “Custodia el corazón”, que fue entregado por varios indigentes de Roma y que tiene una serie de importantes recursos para el camino de conversión hacia la Semana Santa.

El libro lleva el título de “Custodia tu corazón”, y lleva el propósito de ayudar a que los fieles lleguen a ser “valerosos” y se preparen para la batalla contra el mal y escojan el bien.

A la pregunta ¿por qué confesarse?, el folleto contesta: “¡Porque somos pecadores! Es decir, pensamos y actuamos de modo contrario al Evangelio. Quien dice estar sin pecado es un mentiroso o un ciego. En el sacramento Dios Padre perdona a quienes, habiendo negado su condición de hijos, se confiesan de sus pecados y reconocen la misericordia de Dios”.

Para confesarse, prosigue el texto es necesario comenzar “por la escucha de la voz de Dios” seguido del “examen de conciencia, el arrepentimiento y el propósito de la enmienda, la invocación de la misericordia divina que se nos concede gratuitamente mediante la absolución, la confesión de los pecados al sacerdote, la satisfacción o cumplimiento de la penitencia impuesta, y finalmente, con la alabanza a Dios por medio de una vida renovada”.

El examen de conciencia

A continuación las 30 preguntas propuestas por el Papa Francisco para hacer una buena confesión:

En relación a Dios

1. ¿Solo me dirijo a Dios en caso de necesidad?
2. ¿Participo regularmente en la Misa los domingos y días de fiesta?
3. ¿Comienzo y termino mi jornada con la oración?
4. ¿Blasfemo en vano el nombre de Dios, de la Virgen, de los santos?
5. ¿Me he avergonzado de manifestarme como católico?
6. ¿Qué hago para crecer espiritualmente, cómo lo hago, cuándo lo hago?
7. ¿Me revelo contra los designios de Dios?
8. ¿Pretendo que Él haga mi voluntad?

En relación al prójimo

9. ¿Sé perdonar, tengo comprensión, ayudo a mi prójimo?
10. ¿Juzgo sin piedad tanto de pensamiento como con palabras?
11. ¿He calumniado, robado, despreciado a los humildes y a los indefensos?
12. ¿Soy envidioso, colérico, o parcial?
13. ¿Me avergüenzo de la carne de mis hermanos, me preocupo de los pobres y de los enfermos?
14. ¿Soy honesto y justo con todos o alimento la cultura del descarte?
15. ¿Incito a otros a hacer el mal? ¿Observo la moral conyugal y familiar enseñada por el Evangelio?
16. ¿Observo la moral conyugal y familiar enseñada por el Evangelio?
17. ¿Cómo cumplo mi responsabilidad de la educación de mis hijos?
18. ¿Honoro a mis padres?
19. ¿He rechazado la vida recién concebida?
20. ¿He colaborado a hacerlo?
21. ¿Respeto el medio ambiente?

En relación con nosotros mismos

22. ¿Soy un poco mundano y un poco creyente?
23. ¿Como, bebo, fumo o me divierto en exceso?
24. ¿Me preocupo demasiado de mi salud física, de mis bienes?
25. ¿Cómo utilizo mi tiempo?
26. ¿Soy perezoso?
27. ¿Me gusta ser servido?
28. ¿Amo y cultivo la pureza de corazón, de pensamientos, de acciones?
29. ¿Nutro venganzas, alimento rencores?
30. ¿Soy misericordioso, humilde, y constructor de paz?

Varios Formularios para el Examen de Conciencia

A continuación presentamos distintos modelos de formularios que sirven para hacer un buen examen de conciencia.

FORMULARIO I: BREVE EXAMEN DE CONCIENCIA

  •     ¿He puesto en duda o negado las verdades de la fe católica que la Iglesia nos enseña?
  •    ¿Me he acercado a recibir algún sacramento indignamente?
  •    ¿He callado en confesión por vergüenza algún pecado grave?
  •    ¿Hago con desgana las cosas que se refieren a Dios?
  •    ¿Hago bien cada día los actos de piedad que me he propuesto?
  •    ¿Confieso mi fe cristiana ante los demás con valentía?
  •    ¿He blasfemado? ¿He jurado sin necesidad o sin verdad?
  •    ¿He faltado a Misa los domingos o días festivos?  ¿Participo en la Santa Misa activamente?
  •    ¿He cumplido los días de ayuno y abstinencia? ¿Me confieso con la frecuencia necesaria y con la debida preparación?
  •    ¿Manifiesto respeto y cariño a mis padres y familiares?
  •    ¿Soy amable con los extraños y me falta esa amabilidad en la vida de familia?
  •    ¿He dado mal ejemplo a las personas que me rodean?
  •    ¿Tengo enemistad, odio o rencor contra alguien?
  •    ¿He hecho daño a otros con palabras o con obras? ¿Me he embriagado, bebido con exceso o tomado drogas?
  •    ¿He sido causa de que otros pecasen por mi conversación, mi modo de vestir, o con el préstamo de algún libro o revista?
  •    ¿Me he dejado vencer por la pereza, en el cumplimiento de mis deberes? ¿Retraso con frecuencia el momento de ponerme a trabajar o estudiar? ¿Rindo en el trabajo?
  •    ¿He aceptado pensamientos, conversaciones o miradas impuras?
  •    ¿He realizado actos impuros? ¿Solo o con otras personas?
  •    En el Matrimonio, ¿he puesto medios físicos o químicos para impedir tener hijos?
  •    Antes de asistir a un espectáculo, ver una película o de leer un libro, ¿me entero de su calificación moral?
  •    ¿He tomado dinero o cosas que no sean mías? ¿He restituido o reparado?
  •    ¿He malgastado dinero? ¿Doy limosnas generosamente según mis posibilidades?
  •    ¿He mentido? ¿He reparado el daño que haya podido causar?
  •    ¿He hablado o pensado mal de otros? ¿He calumniado?
  •    ¿Me entristezco por envidia cuando los demás tienen cosas que yo no tengo?
  •    ¿Me preocupo de influir – con naturalidad y sin respetos humanos – para hacer más cristiano el ambiente que me rodea?
  •    ¿Sé defender a Jesucristo y a su Iglesia?
  •    ¿Hago el propósito de plantearme más en serio mi formación cristiana y mi relación con Dios?

FORMULARIO II

ESQUEMA PARA EL EXAMEN DE CONCIENCIA

Cuando se hace el examen de conciencia antes del Sacramento de la Peniten­cia, conviene que cada uno ante todo, se pregunte sobre lo siguiente:

a. ¿Voy al Sacramento de la Penitencia con sincero deseo de purificación, conversión, renovación de vida y amistad más profunda con Dios, o, por el contrario, lo considero como una carga que se ha de recibir las menos veces posibles?

b. ¿Me olvidé o callé voluntariamente algún pecado grave en las confesiones anteriores?

c. ¿Cumplí la penitencia que me fue impuesta? ¿Reparé las injusticias que acaso cometí? ¿Me esforcé en llevar a la práctica los propósitos de enmendar la vida según el Evan­gelio?

Cada uno debe someter su vida a examen, a la luz de la palabra de Dios.

DICE EL SEÑOR:  «AMARÁS A TU DIOS CON TODO EL CORAZÓN» 

1.- ¿Tiende mi corazón a Dios de manera que en verdad lo ame sobre todas las cosas en el cumplimiento fiel de sus mandamientos, como ama un hijo a su padre, o, por el con­trario, vivo obsesionado por las cosas temporales?

2.- Obro en mis cosas con recta intención?

3.-  ¿Es firme mi fe en Dios, que nos habló por medio de su Hijo?

4.- ¿Me adhiero firmemente a la doctrina de la Iglesia?

5.- ¿Tengo interés en mi instrucción cristiana escuchando la Palabra de Dios, participando en la catequesis, evitando cuanto pu­diera dañar mi fe?

6.- ¿He profesado siempre, con vigor y sin temores mi fe en Dios.

7.- ¿He manifestado mi condición de cristiano en la vida pública y privada?

8.- ¿He rezado mañana y noche?

9.- ¿Mi oración es una auténtica conversaciónde mente y corazóncon Dios o un puro rito exterior?

10.- ¿He ofrecido a Dios mis trabajos, dolores y gozos?

11.- ¿Recurro a él en mis tentaciones?

12.- ¿Tengo reverencia y amor hacia el nombre de Dios o le ofendo con blasfemia, falsos juramentos o usando su nombre en vano?

13.- ¿Me he conducido irreverentemente con la Virgen Maria y los santos?

14.- ¿Guardo los domingos y días de fiesta de la Iglesia partici­pando activa, atenta y piadosamente en la celebración litúrgica, y especialmente en la misa?

15.- ¿He cumplido el precepto anual de la confesión y de la comunión pascual?

16.- ¿Tengo, quizá, otros «dioses», es decir: cosas por las que me preocupo y en las que confío más que en Dios, como son las riquezas, las supersticiones, el espiritismo o cualquier forma de inútil magia?

II DICE EL SEÑOR: «AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO»

17.- ¿Tengo auténtico amor a mi prójimo o abuso de mis herma­nos utilizándolos para mis fines o comportándome con ellos como no quisiera que se comportasen conmigo?

18.- ¿He escandalizado gravemente a los demás con palabras o con acciones?

19.- ¿He contribuido, en el seno de mi familia, al bien y a la alegría de los demás con mi paciencia y verdadero amor?

20.- ¿Han sido los hijos obedientes a sus padres, prestándoles respeto y ayuda en sus necesidades espirituales y tempora­les?

21.- ¿Se preocupan los padres de educar cristianamente a sus hijos, ayudándoles con el ejemplo y con la paterna autoridad?

22.- ¿Son los cónyuges fieles entre sí en el corazón y en la vida?

23.-¿Comparto mis bienes con quienes son más pobres que yo?

24.- ¿Defiendo en lo que puedo a los oprimidos, ayudo a los que viven en la miseria, estoy junto a los débiles?

25.- ¿O, por el contrario, he despreciado a mis prójimos, sobre todo a los pobres, débiles, ancianos, extranjeros y hombres de otras razas?

26.- ¿Realizo en mi vida la misión que acepté en mi Confirma­ción? 27.- ¿Participo en las obras de apostolado y caridad de la Iglesia y en la vida de mi parroquia?

28.- ¿He tratado de remediar las necesidades de la Iglesia y del mundo?

29.- ¿He orado por ellas, especialmente por la unidad de la Iglesia, la evangelización de los pueblos, la realización de la paz y la justicia?

30.- ¿Me preocupo por el bien y la prosperidad de la comunidad humana en la que vivo o me paso la vida preocupado tan sólo de mí mismo?

31.- ¿Participo, según mis posibilidades, en la promoción de la justicia, la honestidad de las costumbres, la concordia y la caridad en este mundo?

32.- ¿He cumplido con mis deberes cívicos?

33.- ¿He pagado mis tributos?

34.- ¿En mi trabajo o empleo soy justo, laborioso, honesto, prestando con amor mi servicio a la sociedad?

35.- ¿He dado a mis obreros o sirvientes el salario justo?

36.- ¿He cumplido mis promesas y contrato?

37.- ¿He prestado a las legítimas autoridades la obediencia y respeto debidos?

38.- Si tengo algún cargo o ejerzo alguna autoridad ¿los uso para mi utilidad personal o para el bien de los demás, en espíritu de servicio?

39.- ¿He mantenido la verdad y la fidelidad o he perjudicado a alguien con palabras falsas, con calumnias, mentiras o violación de algún secreto?

40.- ¿He producido algún daño a la vida, la integridad física, la fama, el honor o los bienes de otros?

41.- ¿He procurado o inducido al aborto?

42.- ¿He odiado a alguien?

43.- ¿Me siento sepa­rado de alguien por riñas, injurias, ofensas o enemistades?

44.- ¿He rehusado por egoísmo, presentarme como testigo de la inocencia de alguien?

45.- ¿He robado o deseado injusta o desordenadamente cosas de otros o les he causado algún daño? ¿He restituido lo robado y he reparado el daño?

46.- Si alguien me ha injuriado ¿me he mostrado dispuesto a la paz y a conceder, por el amor de Cristo, el perdón, o man­tengo deseos de odio y venganza?

 III.  CRISTO, EL SEÑOR, DICE: «SED PERFECTOS COMO VUESTRO PADRE ES PERFECTO»

47.- ¿Cuál es la dirección fundamental de mi vida?

48.- ¿Me anima la esperanza de la vida eterna?

49.- ¿Me esfuerzo en avanzar en la vida espiritual por medio de la oración, la lectura y la meditación de la Palabra de Dios, la participación en los sacramentos y la mortificación?

50.- ¿Estoy esforzándome en superar mis vicios, mis inclinaciones y pasiones malas, como la envidia o la gula en comidas y bebidas?

51.- ¿Me he levantado contra Dios, por soberbia o jactancia, o he despreciado a los demás sobreestimándome a mí mismo?

52.- ¿He impuesto mi voluntad a los demás en contra de su libertad y sus derechos?

53.- ¿Qué uso he hecho de mi tiempo, de mis fuerzas, de los dones que Dios me dió?

54.- ¿Los he usado en superarme y perfeccionarme a mí mismo?

55.- ¿He vivido ocioso y he sido perezoso?

56.- ¿He soportado con serenidad y paciencia los dolores y con­trariedades de la vida?

57.- ¿He mortificado mi cuerpo para ayudar a completar «lo que falta a la Pasión de Cristo»?

58.- ¿He observado la ley del ayuno y la abstinencia?

59.- ¿He mantenido mis sentidos y todo mi cuerpo en la pureza y la castidad como templo que es del Espíritu Santo, llamado a resucitar en la gloria y como signo del amor que el Dios fiel profesa a los hombres, signo que adquiere toda su luz en el matrimonio?

60.- ¿He manchado mi carne con la fornica­ción, con la impureza, con palabras o pensamientos indignos, con torpes acciones o deseos?

61.- ¿He condescendido a mis placeres?

62.- ¿He mantenido conversaciones, realizado lecturas o asistido a espectáculos y diversiones contrarias a la hones­tidad humana y cristiana?

63.- ¿He incitado al pecado a otros con mi falta de decencia?

64.- ¿He observado la ley moral en el uso del matrimonio?

65.- ¿He actuado alguna vez contra mi conciencia, por temor o por hipocresía?

66.- ¿He tratado siempre de actuar dentro de la verdadera liber­tad de los hijos de Dios, según la ley del Espíritu, o soy siervo de mis pasiones?

FORMULARIO III

  • ¿Has dudado o negado deliberadamente alguna de las verdades la Fe católica?
  • ¿He practicado la superstición o el espiritismo?
  • ¿He pronunciado palabras injuriosas contar Dios, con la intención de ofenderle?
  • ¿He jurado con mentira o con duda de si era verdad? ¿He reparado el daño que haya podido seguirse?
  • ¿He murmurado externa o internamente contra el Señor cuando me ha ocurrido alguna desgracia?
  • ¿He faltado a Misa los domingos o los demás días de precepto? ¿He dejado de cumplir, sin motivo adecuado, el ayuno y la abstinencia en los días previstos por la Iglesia? ¿Me he confesado y he comulgado al menos una vez al año?
  • ¿He callado por vergüenza, en alguna Confesión anterior, algún pecado grave?
  • ¿He comulgado alguna vez en pecado mortal?
  • ¿He desobedecido a mis padres y familiares? ¿Los he tratado sin el respeto y el afecto que merecen? ¿He defraudado con mi conducta la confianza que han depositado en mí?
  • ¿He dado mal ejemplo en cosas importantes a las personas que me rodean, sobre todo a mis amigos?
  • ¿Evito que las diferencias de opinión en cuestiones políticas, profesionales, etc., degeneren en indisposición, enemistad o incluso odio hacia las personas?
  • ¿He causado un daño cierto a alguien en su persona o en sus legítimas propiedades? ¿He pedido perdón y he procurado reparar eficazmente el daño?
  • ¿He hablado mal de otros sin tener mayor fundamento que “se dice” o la mera suposición? ¿He calumniado a alguien atribuyéndole acciones injuriosas que no ha cometido? ¿He descubierto ante los demás defectos graves de otras personas? ¿Me he comportado con deslealtad descubriendo ante otras personas, sin motivo serio y proporcionado, asuntos que me han sido comunicados privadamente, por razón de mi trabajo o por amistad?
  • ¿He practicado, aconsejado o facilitado el aborto?
  • ¿Me he puesto voluntariamente en ocasión de ofender a Dios gravemente? ¿He sido causa de que otros pecasen por mi conversación, por mi modo de vestir, por mi conducta desordenada, por mi consejo, etc.? ¿He tratado de reparar el escándalo?
  • ¿Me dejo llevar por la pereza en el cumplimiento de mis deberes, particularmente en el trabajo? ¿Retraso o impido con mi conducta el trabajo de los demás?
  • ¿Me embriagado o he comido con exceso? ¿He tomado droga? ¿He puesto en peligro mi vida y la vida de los demás conduciendo imprudentemente, bien por exceso de velocidad o no conocerlo en las debidas condiciones?
  • ¿He utilizado la sexualidad en contra de los planes de Dios, ya sea conmigo o con otras personas? ¿Aprendo a dominarme y a controlar mis pasiones, o me dejo dominar por ellas? ¿He caído en pecados gravemente contrarios a la castidad (masturbación, fornicación, relaciones prematrimoniales, actividades pornográficas, prácticas homosexuales)? ¿Había circunstancias –de parentesco, matrimonio, sexo– que agravasen esas acciones?
  • ¿He utilizado a los demás buscando el placer sexual de modo egoísta, ya sea con la mirada, el pensamiento o las conversaciones? ¿He buscado ese placer con las lecturas, las películas, la televisión, la radio, internet, o con mi asistencia a espectáculos poco recomendables?
  • ¿He tomado dinero o cosas que no son mías? ¿He restituido o reparado? ¿He engañado a otros cobrando más de lo debido? ¿He malgastado el dinero haciendo gastos excesivos o innecesarios? ¿Doy limosna generosamente de acuerdo con mis posibilidades? ¿He rechazado ayudar a los demás en sus necesidades, pudiendo hacerlo?
  • ¿He dicho mentiras? ¿He reparado el daño que haya podido seguirse de ellas?
  • ¿Me dejo dominar por la envidia deseando inmoderadamente lo que otros son o poseen?
  • ¿He prestado mi apoyo a programas de acción social y política inmorales y anticristianos? ¿Renuncio por cobardía a defender a Cristo y a la Iglesia cuando son atacados en mi presencia?
  • ¿Hago el propósito de plantearme más en serio mi vida cristiana, la formación de mi conciencia y mis relaciones con Dios?

FORMULARIO IV: SIGUIENDO LOS MANDAMIENTOS

“Yo, el Señor, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto,
de la casa de la servidumbre. No habrá para ti otros dioses delante de mi.
No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos,
Ni de lo que hay abajo en la tierra. No te postraras ante ellas ni les darás culto” (Ex 20, 2-5; Dt 5, 6-9).

“¡Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento!” (Mt 22, 38-39).

“Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, solo a El darás culto” (Mt 4, 10).


» ¿Creo en Dios? ¿Doy testimonio de El? ¿Tengo en El una fe y una confianza firme y completa?

» ¿Dudo o rechazo como verdadero lo que Dios ha revelado en las Escrituras (La Sagrada Biblia)?

» ¿Me he desesperado, llegando a dudar de la bondad de Dios, de su justicia, de sus promesas y de su misericordia?

» ¿He presumido de que Dios me salvará de todas maneras, aún son conversión y sin mérito?

» ¿He sido indiferente, despreciando la acción y la fuerza de Dios en mi vida?

» ¿He respondido al amor de Dios con tibieza?

» ¿He cultivado un enfermizo orgullo propio, que me ha llevado a odiar a Dios?

» ¿Le he dedicado suficiente tiempo a Dios en la oración personal y comunitariacomunitaria?

» ¿He hecho las cosas que requieren sacrificio, – con verdadero amor – y ofreciéndoselas al Señor?

» ¿He cumplido en todo o en parte, alguna promesa hecha a Dios o a su iglesia?

» ¿He sido supersticioso, o sea que le he atribuido una importancia de algún modo mágico, a ciertas prácticas legítimas o necesarias?

» ¿He creído y/o consultado y/o usado: supersticiones, hechicerías, brujería, magia, (incluso la blanca), adivinos, quiromancia, “médium”, agüeros, horóscopos, cartas de naipe, “tazas de chocolate” y cosas parecidas; al igual que riegos, sahumerios, talismanes, “pencas de sábila”, filtros, maleficios, sortilegios, cábala, tarot, “carta astral”, alquimia, tabla ouija, santería, amuletos, vudú, gurúes, shamanismo, numerología, espiritismo, “yo soy”, necromancia, cuarzos, piedras, mantras, etc., y todo tipo de “objetos con poder” (Dt 18, 10-12; Jr 29, 8).

» ¿He honrado y/o reverenciado y/o adorado a una criatura (cualquiera que sea) en lugar de Dios?. Como por ejemplo al dinero, al poder (o a los poderosos) al placer, o a las cosas materiales (como automóviles y pertenencias que se colocan por encima de todo, incluso de Dios).

» He puesto fe, o he practicado, o me he dejado llevar por grupos, sectas o movimientos no Cristianos o que mezclan la verdad de Jesucristo con otras ideologías que contienen verdades, pero algunas mentiras muy disfrazadas por el demonio? Por ejemplo: El poder mental, la reencarnación, la falsa metafísica, el método Silva, el ocultismo, el espiritismo, la astrología, el tarot, la meditación trascendental, el yoga, el gnosticismo, el i-chin, “los viajes astrales”, los gurús, el inside, el avance, la dianética, la medicina holística, la parapsicología, la sofrología; la radiastesia, la homeopatía, la acupuntura y la acuprensión cuando van acompañadas de prácticas esotéricas. También la hipnosis y autohipnosis, las regresiones, la lectura del áurea, la terapia de olores y esencias florales, el esoterismo, la teosofía, la masonería, el rosacrucismo, el budismo, el hare krishna, la “canalización de espíritus o cháneling”, el tao, el feng sui y todo lo relacionado con el “new age” o la “nueva era”. Igualmente son movimientos o sectas no cristianas los mormones y los testigos de Jehová que no creen en Jesucristo como hijo de Dios (2Tim 4, 3-4; 1Tim 4, 1).

» ¿He tentado a Dios, o sea que lo he puesto a prueba, dudando de su palabra, o de su obra, o de su bondad, o de su omnipotencia, o de su amor o poder?

» ¿He cometido sacrilegio? O sea que ¿he profanado o tratado indignamente los sacramentos y las otras acciones litúrgicas, así como las personas (sacerdotes y religiosos) las cosas y los lugares consagrados a Dios?

» ¿He tratado sacrílegamente la Eucaristía?

» ¿He comprado o vendido artículos religiosos bendecidos?

» ¿He sido ateo, o materialista práctico (agnóstico), he rechazado o negado la existencia de Dios?

» ¿He orado muy poco o casi nada, olvidándome de ofrecerle al Todopoderoso mi trabajo amoroso y de darle gracias en oración al levantarme, al acostarme, y al recibir los alimentos?

» ¿Me he acercado indignamente a recibir algún sacramento?


 SEGUNDO. NO JURAR SU SANTO NOMBRE EN VANO

“No tomarás en falso el nombre del Señor tu Dios” (Ex 20, 7; Dt 5, 11; Lv 19, 12).

“Se dijo a los antepasados: no perjurarás…
pues yo digo que no juréis en modo alguno” (Mt 5, 33-34).


» ¿He empleado el nombre de Dios en cosas diferentes a Alabarlo, Bendecirlo y Glorificarlo?

» ¿He abusado del nombre de Dios, es decir, he usado inconvenientemente el nombre de Dios, o de Jesucristo, o de la Santísima Virgen María, o de algún Santo?

» ¿He hecho promesas a otras personas en nombre de Dios, comprometiendo el honor, la fidelidad, la veracidad y la autoridad divina? ¿he sido infiel a esas promesas?

» ¿He blasfemado; o sea que he proferido contra Dios –interior o exteriormente– palabras de odio, de reproche, o de desafío? ¿He injuriado a Dios, faltándole al respeto en las expresiones?

» ¿He jurado en falso, sin necesidad, sin prudencia, o por cosas de poca importancia?

» ¿He perjurado, o sea que he hecho una promesa que no tengo intención de cumplir?

» ¿He jurado hacer algún mal? ¿He tratado de reparar el daño que haya podido seguirse?


 TERCERO. SANTIFICAR LAS FIESTAS

“Recuerda el día sábado (hoy domingo) para santificarlo.
Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos,
Pero el día séptimo es día de descanso para el Señor, tu Dios.
No harás ningun trabajo” (Ex 20, 8-10; Dt 5, 12-15).

“El Sábado ha sido instituido para el hombre
y no el hombre para el sábado.
De suerte que el Hijo del Hombre también es Señor del sábado” (Mc 2, 27-28)


» ¿He trabajado o he hecho trabajar sin necesidad urgente en día de precepto?

» ¿He utilizado mi tiempo del día del precepto, en actividades indecorosas u otras diferentes al compartir familiar y crecimiento espiritual? (Estudio de las Sagradas Escrituras, reflexión, meditación, cultura, etc., que favorecen el crecimiento de la vida interior, familiar y cristiana).

» ¿He faltado deliberadamente a la celebración eucarística (La santa Misa) de algún domingo o día festivo?

» ¿Me he distraído voluntariamente durante la Eucaristía, y/o he asistido físicamente, pero con el “corazón y la mente en otro lugar”?

» ¿He observado la abstinencia los viernes de cuaresma? ¿He ayunado el miércoles de ceniza y el viernes santo?

» ¿Me he confesado al menos una vez al año? ¿He hecho penitencia y ayuno por mis pecados?

» ¿He guardado la disposición del ayuno una hora antes del momento de comulgar?

» ¿Me he confesado lo antes posible, después de cometer algún pecado mortal?

» ¿He ayudado a la Iglesia en sus necesidades, en la medida que puedo?
 

Hasta aquí los mandamientos son referentes a nuestro AMOR a Dios.

En adelante, los mandamientos nos piden AMAR a los demás y a nosotros mismos

¡AMARÁS a tu prójimo como a ti mismo!


 CUARTO. HONRAR A PADRE Y MADRE

“Honra a tu padre y a tu madre,
para que se prolonguen tus días sobre la tierra
que el Señor tu Dios, te va ha dar” (Ex 20, 12).

“Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor; porque esto es justo”
“Honra a tu padre y a tu madre”,
tal es el primer mandamiento que lleva consigo una promesa:
“para que seas feliz, y se prolongue la vida sobre la tierra” (Ef 6, 1-3; Dt 5, 16).

 Examen como HIJOS


» ¿He irrespetado a mis padres? ¿He tenido sinceras actitudes de gratitud y amor por ellos?

» ¿He desobedecido a mis padres o superiores en cosas importantes?

» ¿He tenido un desordenado afán de independencia, que me lleva a recibir mal las indicaciones de mis padres, simplemente porque me lo mandan? ¿Me doy cuenta que esta reacción esta causada por la soberbia?

» ¿Los he amenazado o maltratado de palabra o de obras, o les he deseado algún mal grave o leve?

» ¿He dejado de ayudarle a mis padres en sus necesidades espirituales o materiales, pudiéndolo hacer, esforzándome?

» ¿Me enfado y peleo con mis hermanos y compañeros? ¿He dejado de hablarme con ellos, y no pongo los medios necesarios para la reconciliación?

» ¿He dado mal ejemplo a mis hermanos o compañeros; y he sido egoísta o envidioso, queriendo siempre sobresalir, tener razón, etc.

» ¿Me dejo llevar por el mal genio y me enfado con frecuencia sin motivo justificado?

» ¿Me he sentido responsable ante mis padres del esfuerzo que hacen para que yo me forme, estudiando con intensidad, y cumpliendo con todo en el plantel educativo?

» ¿Respeto toda autoridad a la que estoy sometido, y miro a estos superiores como representantes de Dios que los ha instituido ministros de sus dones? (Rm 13, 1-2).

 Examen como PADRES


» ¿He degradado el amor conyugal a una simple e irresponsable procreación de hijos, sin importarme ni hacer algo por la educación moral y la formación espiritual de dichos seres fecundados?

» ¿He dado mal ejemplo a mis hijos, no cumpliendo con mis deberes religiosos, familiares, o profesionales?

» ¿He corregido a mis hijos siempre con firmeza, con justicia y con amor, por su bien?

» He cumplido la responsabilidad de evangelizar a mis hijos desde la primera edad, enseñándoles los misterios de la fe, mediante el testimonio de vida cristiana de acuerdo con el Evangelio?

» ¿He prevenido e instruido a mis hijos sobre las malas compañías, enseñándoles los peligros?

» ¿Los he forzado a recibir algún sacramento, sin la debida preparación?

» ¿He impedido que mis hijos sigan la profesión o vocación que Dios les indica y desea para ellos; les he puesto obstáculos o los he aconsejado mal a propósito?

» ¿Permito que estudien o trabajen, en lugares donde corre peligro su alma o su cuerpo?

» ¿He tolerado escándalos o peligros morales o físicos entre las personas que viven en mi casa?

» ¿Procuro hacerme amigo de mis hijos? ¿Les doy a conocer cómo es el origen de la vida, acomodándome a su mentalidad y capacidad de comprensión?

» ¿En la familia, me enojo con facilidad, y me falta la amabilidad que expreso con extraños?

» ¿He reñido con mi cónyuge? ¿Ha habido malos tratos de palabra o de obra?

» ¿He abandonado parcial o totalmente a mi cónyuge y/o a mis hijos o padres?

» ¿He dejado de ayudar en las necesidades espirituales o materiales a las personas que me rodean; pudiendo hacerlo –aun- con esfuerzo?

» ¿He procurado ganar lo suficiente, y no malgastarlo, para poder mantener dignamente a mi familia?

» ¿He elegido un establecimiento educativo, donde BIEN se nos ayuda, en la tarea de educar cristianamente a nuestros(s) hijo(s)?

» ¿En el trabajo o en otra actividad, he ordenado o establecido cosas contrarias a la dignidad de las personas y a la ley natural?


 QUINTO. NO MATAR

“No mataras” (Ex 20, 13).

“Habéis oído que se dijo a los antepasados:
“No mataras”;
y aquel que mate, será reo ante el tribunal.
Pues yo os digo:
Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal” (Mt 5, 21-22).


» La vida humana es sagrada. ¿He matado? ¿Me he atribuido el derecho de matar de modo directo y voluntario a un ser humano; sea el que sea?

» ¿Le he hecho a alguna persona, algo, con intención de provocar indirectamente su muerte?

» ¿Le he negado la asistencia a cualquier persona en estado de peligro?

» ¿He llegado a herir a alguien? ¿he conducido irresponsablemente cualquier vehículo, colocando en riesgo mi vida y la de los acompañantes?

» ¿He participado indirectamente y con conocimiento previo en cualquier acto donde se asesine alguna persona, y no he puesto mi total empeño para prevenirlo?

» ¿He participado directa o indirectamente en algún aborto provocado? (Jr 1, 5). (se incurre en excomunión ipsofacto reservada al Obispo; o sea que es una forma como la Iglesia, manifiesta la gravedad de este crimen).

» ¿He practicado la eutanasia, o sea, que he puesto fin a la vida de personas disminuidas, enfermas o moribundas, o he consentido o ayudado a ello por acción o por omisión?

» Somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado….. ¿He intentado suicidarme?. ¿He colaborado voluntariamente en el suicidio de alguien?

» El escándalo es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal. El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo; y puede ocasionarle la muerte espiritual….. Por acción o por omisión… ¿He escandalizado a alguien arrastrándolo a una falta grave, o sea, haciéndolo pecar? 

» ¿Considero mi cuerpo como un “valor absoluto”, llegando a sacrificar todo a él, o he llegado a idolatrar la perfección física y el éxito deportivo en un relativo “culto al cuerpo”?

» ¿He abusado de la comida, del alcohol o licores, del tabaco o del cigarrillo, o de las medicinas?

» ¿He usado drogas o sustancias alucinógenas? ¿He producido, o traficado o negociado con sustancias que incitan a prácticas graves, contrarias a la ley moral?

» ¿He utilizado mensajes subliminales para dominar la voluntad de las personas? 

» ¿He puesto en peligro mi salud mental y espiritual, al querer distraerme con música que contiene mensajes subliminales que incitan a prácticas de violencia, rebeldía, y otras contrarias al verdadero amor que invita a practicar Jesucristo?

» ¿He participado directa o indirectamente en secuestros, actos de terrorismo o torturas?

» ¿He participado en amputaciones, mutilaciones, o esterilizaciones forzosas a personas inocentes?

» ¿He ayudado a los moribundos a permanecer dignamente sus últimos momentos, acompañándolos en oración, y cuidando que reciban a tiempo los sacramentos?

» ¿Tengo en mi corazón un deseo de venganza por el mal que me han causado? (Mt 5, 22).

» ¿Siento odio, rencor o resentimiento por alguien; le he deseado el mal? ¿Quiero sanarme de esos sentimientos? (Mt 5, 44-45)

» ¿He evitado todo conflicto, pelea o guerra, en la medida de mis capacidades?


 SEXTO. NO COMETER ACTOS IMPUROS

“No cometerás adulterio” (Ex 20,14; Dt 5,17).

“Habéis oído que se dijo:
“No cometerás adulterio”
Pues Yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola,
Ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mt 5, 27-28).


» ¿Me he dejado dominar por las pasiones? (para dominar las pasiones se requiere primero que todo, contar con la gracia de Dios, y hacer un esfuerzo reiterado en todas las etapas de la vida. Se requiere también la obediencia a los mandamientos divinos, la práctica de las virtudes morales, y en espacial, la fidelidad en la oración)

» ¿He faltado a la castidad por lujuria? (deseo o goce desordenado del placer sexual) ¿Por masturbación? ¿Por pornografía? (actores, comerciantes, publico). 

» ¿He mal usado los adelantos tecnológicos como la Internet, para charlas impuras, y acciones que llevan al vicio de la lujuria? ¿Me he percatado que a través del mal uso de estos medios hago pecar a otros?

» ¿He fornicado? (Acto sexual entre hombre y mujer no vinculados en matrimonio sacramental)

» ¿He manchado mi cuerpo en la prostitución? ¿Vendiendo o comprando placer? ¿Propicio la prostitución o negocio con ella?

» ¿He forzado o agredido con violencia la intimidad sexual de una persona (incluso cónyuge) ¿He cometido incesto? (Relación sexual o violación cometida por los padres o educadores con los niños a su cargo) ¿He cometido “pedofilia”? (Relación sexual con niños)

» ¿He tenido relaciones carnales homosexuales? (Rm 1, 24–27; 1Co 6,10; 1Tim 1,10; Gn 19, 1-29).

» Si tengo tendencias homosexuales instintivas….. ¿He unido en oración mis dificultades al sacrificio de la cruz de Cristo, buscando siempre la práctica de la castidad, mediante el dominio de si mismo, y ayudado mediante la gracia sacramental en la practica constante de la comunión y demás sacramentos?.

 ESPOSOS


» ¿He sido completamente fiel en mi matrimonio? (Mt 5,32; 19,6; Mc 10,11; 1Co 6, 9-10; 1Co 6, 9-10; Os 2,7).

» ¿He roto, el libre contrato matrimonial con el divorcio? (Mc 10, 9).

» ¿He vivido en poligamia? ¿He dejado esas relaciones conyugales ilícitas? ¿Estoy cumpliendo con los deberes contraídos con esa(s) mujer(es) y los hijos?

» ¿He tenido relaciones carnales cometiendo el grave incesto? (1 Co 5, 1 4-5; Lv 18, 7-20).

» ¿He vivido en unión libre? O ¿He vivido en concubinato o en unión a prueba?

» No tengo hijos, y ¿he evitado la fecundidad en mi matrimonio? 

» ¿He usado métodos anticonceptivos diferentes a los que exige una continencia periódica (parar las relaciones sexuales por pocos días) y una auto observación; permitiendo así utilizar el recurso de los períodos infecundos? (son contrarios, por ejemplo: condones, pastas, espumas, óvulos, inyecciones, y todo tipo de fármacos anti- ovulantes, etc.)

» ¿He usado o propiciado métodos anticonceptivos micro abortivos que obligan a salir del útero el feto ya fecundado en las trompas? (por ejemplo: la “T”, la “S”, y demás objetos físicos que se introducen en el útero).

» ¿He utilizado técnicas reprobables de fecundación artificial, o de esterilización directa (ligadura de trompas, vasectomía)

» ¿He practicado el onanismo? o ¿el coito interrupto? (ver Génesis 38, 9-10).


 SÉPTIMO. NO ROBAR

“No robarás” (Ex 20, 15; Dt 5, 19).

“No robarás” (Mt 19, 18).


» ¿He tomado, retenido o cogido injustamente cualquier bien ajeno, contra la voluntad razonable de su dueño?

» ¿He defraudado, engañado o estafado a alguien en algún negocio o actividad mercantil?

» ¿He pagado salarios injustos, que no estén de acuerdo al desempeño de la persona?

» ¿He elevado los precios de mis bienes, especulando con la ignorancia o las necesidades ajenas?

» ¿He participado de alguna manera en la corrupción, mediante la cual se trata de cambiar el proceder correcto, por el que mas convenga?

» ¿He trabajado mal?, ¿he robado tiempo en mi trabajo?, ¿he defraudado a mis patrones?

» ¿He defraudado físicamente al Estado, en los impuestos justos y razonables que se revierten en beneficio de la comunidad? (ver justicia conmutativa y justicia distributiva 2409 – 2413 del nuevo Catecismo de la Iglesia Católica)

» ¿He falsificado documentos o utilizado actos engañosos?

» ¿He despilfarrado mis bienes o los que he tenido a cargo? ¿he gastado en exceso o en cosas suntuarias, buscando desmedido placer o prestigio?

» ¿He causado daño a las propiedades o bienes públicos o privados?

» ¿He incumplido promesas o contratos moralmente justos? ¿he faltado sin justa causa en contratos comerciales, de compra o venta, de arriendo o de trabajo etc.?

» ¿He apostado injustamente, o he hecho trampas en juegos de azar, causando perjuicio?

» ¿He invertido en mascotas, sumas de dinero muy altas, que ayudarían a remediar mejor la miseria humana?

» ¿He hecho sufrir inútilmente a algún animal? ¿He sacrificado sin necesidad la vida de algún animal?

» Al trabajar, ¿He colocado el lucro personal como la norma exclusiva y el fin único de mi actividad económica; olvidándome de los derechos fundamentales de mis trabajadores o compañeros, y olvidándome de realizar mi trabajo como servicio a los demás? “No podéis servir a Dios y al dinero” (Mt 6, 24; Lc 16, 13).

» ¿He ayudado con amor a los pobres? ¿he practicado las obras de misericordia y la caridad?


 OCTAVO. NO LEVANTAR FALSO TESTIMONIO NI MENTIR

“No darás testimonio falso contra tu prójimo”
(Ex 20, 16)

“sea vuestro lenguaje “Si, si”; “No, no”:
que lo que pasa de aquí viene del maligno”
(Mt 5, 37)


» ¿He dicho mentiras? ¿He dicho mentiras con la intención de engañar? (Ef 4, 25).

» ¿He dado un falso testimonio públicamente? (Pr 19, 9)

» ¿He cometido “perjurio”, o sea, he dicho bajo juramento cosas contrarias a la verdad?

» ¿He dañado la reputación de alguien, con actitudes o palabras injustas?

» ¿He enjuiciado (o juzgado) un defecto moral del prójimo, incluso tácitamente, sin tener fundamento suficiente para realizar dicho juicio?

» ¿He cometido “maledicencia”, o sea, que sin razón objetivamente válida, he manifestado los defectos y faltas del prójimo a otras personas que no conocían dichos defectos?(Si 21, 28).

» ¿He calumniado, mediante palabras contrarias a la verdad, dañando la reputación de otros?

» ¿He halagado o adulado –a otra persona–, en la malicia de sus malos actos, y en la perversidad de su conducta, haciéndome cómplice de vicios y pecados graves?

» ¿He faltado contra la verdad por vanagloria o jactancia; o por ironía?

» ¿He faltado, al revelar los secretos profesionales?; ¿O al no guardar las confidencias hechas bajo secreto? (Si 22, 22).

» ¿He escuchado conversaciones contra la voluntad de los que la mantenían? ¿He abierto o leído correspondencia u otros escritos contra la voluntad de sus dueños?

» ¿He hablado mal de los demás; con el pretexto de que me contaron o de que se dice por ahí?


 NOVENO. NO CONSENTIR PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS, y NO DESEAR LA MUJER DEL PRÓJIMO.

“No codiciarás la casa de tu prójimo,
ni codiciarás la mujer de tu prójimo,
ni su siervo, ni su sierva, ni su buey ni su asno,
ni nada que sea de tu prójimo” (Ex 20, 17).

“El que mira a una mujer deseándola,
ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mt 5, 28).


» ¿He aborrecido la concupiscencia de la carne, es decir, he rechazado ese deseo o apetito sensible de la carne que lucha contra el espíritu? (Ga 5, 16-17 24; Ef 2, 3).

» ¿He orado para alcanzar de Dios la gracia de la pureza y la limpieza de corazón?

» ¿He luchado por la pureza de la mirada exterior e interior(imaginación); mediante el rechazo de toda complacencia en los pensamientos impuros? “la vista despierta la pasión de los insensatos” (Sb 15, 5).

» ¿He faltado contra el pudor del cuerpo, que es modestia y discreción; así como contra el pudor de los sentimientos?

» ¿Me he dejado llevar por las presiones de la moda, usando públicamente vestidos o prendas que excitan sensualmente a personas del otro sexo, y causan miradas, deseos y/o pensamientos indecorosos?

» ¿He participado de alguna manera en pornografía, o en actos o espectáculos exhibicionistas?

» ¿He mal usado el Internet, la televisión u otros medios de comunicación para charlas o “distracciones” que llevan a deseos, pensamientos, y/o actos impuros?

» ¿He irrespetado y/o lesionado el pudor de niños o adolescentes?


 DÉCIMO. NO CODICIAR LOS BIENES AJENOS

“No codiciarás nada que sea de tu prójimo” (Ex 20, 17).

“Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mt 6, 21).


» ¿He codiciado o deseado enfermizamente los bienes ajenos?

» ¿He caído en la avaricia, o sea la pasión inmoderada por las riquezas materiales, y el poder sobre ellas? “el ojo del avaro no se satisface con su suerte” (Si 14, 9)

» ¿He sentido envidia, o sea, he sentido como “tristeza” ante el bien o el triunfo de los demás, y un deseo desordenado de poseer u obtener lo mismo, aunque sea en forma indebida?

» ¿He deseado un mal grave al prójimo?

» ¿He estado muy apegado a las cosas terrenales (dinero, vehículos, casas, terrenos, computadores etc) y ocupo casi todo mi tiempo en acumular esas “cosas materiales”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s