Angeología

Cuando el Ángel Custodio le enseñó a María Valtorta lo que es la Humildad

Con motivo de la festividad litúrgica de los Ángeles Custodios, una breve instrucción religiosa impartida a la mística italiana María Valtorta por su ángel custodio.

María Valtorta y la Obra | Difusión obra María Valtorta

-Dice el ángel: He aquí, pues, la humildad:

Una de las virtudes esenciales en los instrumentos extraordinarios, expuestos más que ningún otro, confundiendo la Fuente con el cauce, a caer, al ver que son, en el pecado de orgullo.

Un río no debe gloriarse ni gozarse de su cauce sino de su fuente, ¿no te parece? Sin ella, inexhausta en darse, el río se secaría desapareciendo el cauce. El río debe, pues, reconocer que es la Fuente la merecedora de alabanza y de agradecimiento.

En el espíritu del justo, y especialmente en el del instrumento extraordinario, debe anidar siempre la convicción de que, al ser Dios para él la fuente, él es, en consecuencia, cauce.

Así pues, lejos siempre de pronunciar la demoníaca frase: ‘Yo Soy’, que es la causa perenne de todo mal. Dios únicamente es. Sólo Él puede decir: “Yo Soy. Soy por Mí mismo”. Todos los demás son porque Él los hace ser. Los instrumentos son porque Él los hace tales. Por su propia virtud nada son y nada serían jamás.

TRIDUO AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA – DÍA PRIMERO | RADIO CRISTIANDAD

Es prudente y santa costumbre no confiar nunca en acción alguna vuestra.

Las acciones del hombre, si tan sólo se hicieran por su propia capacidad, serían siempre limitadas e imperfectas en sumo grado.

El conocimiento de la Ley de Dios, la Gracia, los Sacramentos y sacramentales aumentan la capacidad del hombre para llevar a cabo acciones santas y justas.

Los dones gratuitos de Dios hacen, sí, ciertamente, que estas acciones alcancen a ser extraordinarias, sobrepujando las facultades ordinarias del hombre y del creyente para conseguir poderes por encima de lo corriente. Más el hombre no debe envanecerse de ellos, antes recibirlos con un alma humilde, obediente y adorante, no exigiéndolos ni echándolos a perder con el deseo de aumentar su magnitud con los harapos que ofrece el padre de la Mentira y de la Soberbia, el cual los presenta con arte sutil y sonrisa tentadora.

¡Oh, nunca jamás coloque el instrumento extraordinario sobre el metal precioso que Dios le proporcionó, viles y pobres guiñapos para hacerlo aparecer más grandioso! (…)

Es necesaria la sinceridad. Ser lo que se es y nada más. Tú, alma que me has sido confiada, sabes muy bien cuántas veces seduce el Tentador proponiendo hacer comedias, revestirse de oropeles para provocar la admiración y aparentar aún más
todavía.

¡Este es el gran peligro! Sólo quien sabe resistir y ser lo que Dios le hizo, y nada más, conserva el don y continúa siendo instrumento. ¡Con qué temblor te he visto tentada muchas veces! ¡Y con qué alabanzas de gloria he bendecido al Señor y dado gracias a la Corte Celestial por haberte ayudado a resistir cuantas veces te vi salir de la prueba, agotada y doliente, si bien más madura y vencedora!

El ángel del Señor es como un jardinero que cuida de una planta preciosa.

Desde que ésta nace hasta que madura, siempre vigilante y temblando por los vientos, los hielos, las tempestades, los parásitos y roedores. Su completa paz angélica la llega a reencontrar el ángel cuando retorna al Cielo tras haber recolectado el fruto de la planta arrancándola de la Tierra, yendo acompañado del alma que logró llegar salva hasta el final.

Entonces, con una explosión de júbilo, va al encuentro de sus hermanos para decirles:
¡Mi alma se ha salvado! ¡Ya está en la paz con nosotros! ¡gloria, gloria, gloria al Señor!

Así pues, reconocimiento humilde e ininterrumpido de vuestra ‘nada’ y súplica constante a los bienaventurados ciudadanos del Cielo en demanda de su auxilio, lo mismo que la Comunión de los Santos invocada como ayuda por los militantes y, en especial, por aquéllos que, debido a su particular condición, se encuentran, es cierto, más expuestos al Sol Eterno, pero, al mismo tiempo, más expuestos también a las tempestades que desencadenan Satanás y el mundo.

(…) Es bueno decir humildemente: ‘no me induzcas en tentación, sino, antes bien, sálvame del Maligno’.

Lo dijo el Santísimo Señor Jesús, el Inocente, el Hijo de Dios. Deben decirlo todas las
criaturas que creen en el Dios Uno y Trino, Santo, Bueno, Padre de los hombres.

No es nada bueno querer hacerlo todo por sí para rechazar a Satanás, pues ello entraña presunción.

La presunción es soberbia y la soberbia la maldice Dios.

Invocad, invocad al Señor Bendito, al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo; invocad a los celestiales coros de los santos y de los ángeles.

No hay defensas que valgan contra el odio de Satanás. Y ellos, la Trinidad Bendita y todos los habitantes del Cielo, no pretenden sino ayudaros en esta lucha contra las potencias infernales en la que están enfrentadas: la parte inferior por un lado y la parte superior y las Potencias Celestiales por el otro.

(…) No tenéis que pretenderlo todo, almas elegidas para lo extraordinario. Tenéis el Cielo debéis soportar el Infierno que, si se os presenta, es para aterrorizaros; más vosotras, ya lo sabéis: el motivo es porque no os ensoberbecéis.

Así, pues, conociendo que nada sois; sabedor el mundo de la nada que sois y viendo que cumplís altos ministerios y que, según la doctrina de que lo que oís es para dar, os remodeláis en perfección y mejor se manifiesta el poder de Dios que acude en socorro de vuestra debilidad.

¡Arriba, pues, almas carísimas que sabéis convertir en gracia y santificación los dones
extraordinarios!

(…) ¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! ¡Gloria a Jesús por quien todo fue hecho! ¡Gloria eterna por las obras maravillosas de Dios!

PATROCINANOS…

Si nos patrocinas podemos seguir evangelizando cada día, le das recompensa a nuestro esfuerzo y podemos llegar a muchas almas.

1.00 $

Gracias por tu valioso Tiempo. Si te agradó este artículo, nuestra recompensa es dar click en “Me Gusta” y valoramos mucho en que lo compartas en tus redes, tan sólo dando Click en el ícono de tu preferencia. El Santo Cielo te Bendiga. En nuestro canal de Youtube encontrarás bellas melodías instrumentales para compartir

Viva la Alegría…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s