Angeología

Lo que debemos saber sobre los Ángeles

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por Él y para Él” (Col 1, 16).

Según la tradición cristiana, cada uno de nosotros tiene un Ángel de guarda, que lo acompaña desde el momento de su nacimiento hasta el momento de la muerte, permaneciendo junto a él en cada momento de su vida. La idea de un espíritu, una entidad sobrenatural que sigue y supervisa a cada ser humano ya estaba presente en otras religiones y en la filosofía griega.

¿Cómo son?

¿Por qué, entonces, algunas personas dicen que han visto a un ángel? Porque los ángeles pueden tomar una figura corporal para cumplir una misión ante los hombres. La Biblia nos dice que se aparecen como varones vestidos de blanco. La imagen popular del ángel alado (con alas) es una representación artística de estos espíritus para significar que son del cielo y no de la tierra.

Los ángeles sirven y alaban a Dios. Foto: Cathopic

En el Antiguo Testamento leemos que Dios está rodeado por una verdadera corte de figuras celestiales que lo adoran y actúan en su nombre. Ya en estos libros antiguos hay referencias frecuentes a los ángeles enviados por Dios como protectores de la gente y de los individuos, así como mensajeros. En el Evangelio, Jesús invita a respetar incluso a los más pequeños y humildes, en referencia a sus ángeles, que velan por ellos desde el cielo y contemplan el rostro de Dios en cada momento.

El Ángel de guarda, entonces, está ligado a cualquiera que viva en la gracia de Dios. Los padres de la iglesia como Tertuliano, San Agustín, San Ambrosio, San Juan Crisóstomo, San Jerónimo y San Gregorio de Nisa apoyaron la existencia de un Ángel de guarda para cada persona, y aunque todavía no existía una formulación dogmática en relación con esta figura, durante el Concilio de Trento (1545-1563) se declaró que cada ser humano tiene su propio Ángel.

A partir del siglo XVII, la difusión de la devoción popular aumentó y el Papa Pablo V insertó la fiesta de los ángeles de guarda en el calendario.

Incluso en las representaciones sagradas y especialmente en las imágenes de devoción popular, los Ángeles de la guarda comenzaron a aparecer, generalmente representados en el acto de proteger a los niños del mal. De hecho, especialmente cuando somos niños se nos anima a hablar con nuestro ángel de la guarda y a dirigir nuestras oraciones. Al crecer, esta confianza ciega, este amor incondicional por una presencia invisible y, sin embargo, extraordinariamente tranquilizadora, se ve disminuida.

Las cosas que debes saber sobre los Ángeles

Quién es y qué hace tu ángel de la guarda: 10 cosas que debes saber

1) Los Ángeles son absolutamente reales

“La existencia de seres espirituales, no corporales, que la sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición”. (CEC 328)

2) Cada cristiano tiene un Ángel Guardián

El Catecismo cita a San Basilio cuando dice “Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida”. (CEC 336)

3) Los Demonios también son muy reales

Todos los ángeles fueron creados originalmente buenos, pero algunos de ellos eligieron desobedecer a Dios. Estos ángeles caídos son llamados “demonios”. El infierno fue preparado originalmente como un lugar para los demonios.

4) Hay una dramática guerra espiritual por las almas humanas

La elección de los demonios de alejarse de Dios fue irrevocable. Pero lo humanos, durante todo el tiempo que vivan en la tierra, todavía tienen una oportunidad. Mientras tanto, los ángeles y los demonios están en una verdadera guerra espiritual para alejarnos o acercarnos a Dios.

El demonio tentó a Adan y Eva en el jardín del Edén, y los demonios continúan tentando al hombre para alejarlo de Dios.

5) San Miguel Arcángel es el líder del ejercito de ángeles de Dios

San Miguel es el ángel fiel que lidera a los buenos ángeles en la batalla espiritual contra los ángeles caídos. Su nombre literalmente significa “¿Quién como Dios?”, lo cual representa su fidelidad a Dios cuando los ángeles se rebelaron.

6) Satanás es el líder de los ángeles caídos

Como todos los demonios, él originalmente era un ángel bueno quien decidió alejarse de Dios.

En los evangelios, Jesús resiste a las tentaciones de Satanás (Mateo 4, Lucas 4), llamándole “el padre de las mentiras”, un “asesino desde el principio” (Juan 8,44), y dijo que Satanás solo viene a “robar, matar y destruir” (Juan 10,10).

7) Cualquier relación con las fuerzas ocultas o demoníacas es un pecado grave.

Los seres humanos no deberíamos relacionarnos con nada oculto o demoníaco. Por eso, el catecismo enseña que algunas prácticas como la hechicería, magia, espiritismo, etc deben ser evitadas.

8) El exorcismo todavía es practicado por la Iglesia

En los Evangelios, Cristo y los apóstoles batallan regularmente contra los demonios, a menudo exorcizándolos de personas poseídas. La Iglesia mantiene esta práctica por el bien de las almas.

Un exorcismo menor es incluido en el rito del bautismo. En caso de posesión demoníaca, los sacerdotes con el permiso especial del obispo pueden practicar exorcismos solemnes.

9) También estamos en una batalla espiritual cuando rezamos o tenemos prácticas espirituales

El Padre Nuestro incluye la petición “líbranos del mal”. La Iglesia también nos insta a rezar la oración de San Miguel Arcangel escrita por León XIII. El ayuno también es tradicionalmente considerada un arma espiritual.

Pero la mejor manera de luchar contra las fuerzas demoníacas es vivir siguiendo las enseñanzas de Cristo.

10) Muchos santos han luchado, incluso físicamente, contra los demonios

Golpeándolos, apareciendo como horribles criaturas, haciendo sonidos tenebrosos, incluso incendiando cosas; puedes leer las increíbles historias de San Antonio el Grande, PAdre Pío de Pietrelcina, Santa Gema Galgani, San Juan Vianney y Santa Teresa de Ávila.

11) Satanás fue derrotado definitivamente por Cristo

En su pasión, muerte y resurrección, Cristo derrotó definitivamente a Satanás. Este hecho es progresivamente revelado en la historia de la Iglesia hasta la Segunda venida de Cristo.

12) Cristo es el Rey de todo el mundo angélico

Jesucristo es el Rey del universo, y eso incluye a los ángeles. Los ángeles fueron creados por Cristo en el principio del mundo para ser sus siervos. Incluso los demonios, quienes escogieron desobedecer a Dios, permanecen bajo el control de Dios.

Fuente: es.churchpop.com

13) Nuestro Ángel de la guarda no tiene nombre

… o, si lo tiene, no es nuestro trabajo establecerlo. En las Escrituras se mencionan los nombres de algunos ángeles, como Miguel, Rafael, Gabriel. Cualquier otro nombre atribuido a estas criaturas celestiales no está documentado ni confirmado por la Iglesia, y como tal, es inapropiado pretender usarlo para nuestro Ángel especialmente, utilizando para determinarlo, el mes de nacimiento u otros métodos imaginativos

14. Nuestro Ángel lucha a nuestro lado con toda su fuerza.

No tenemos que pensar que tenemos a nuestro lado un tierno putto gordito que toca el arpa. Nuestro Ángel es un guerrero, un luchador fuerte y valiente que está a nuestro lado en cada batalla de la vida y nos protege cuando somos demasiado frágiles para hacerlo solos.

15. Nuestro Ángel de la Guarda es también nuestro mensajero personal, encargado de llevar nuestros mensajes a Dios, y viceversa.

Es a los ángeles que Dios se dirige para comunicar con nosotros. Su trabajo consiste en hacernos comprender su palabra y conducirnos en la dirección correcta

16. Nuestro Ángel nos guía en el camino hacia el cielo

Nuestro Ángel no puede obligarnos a seguir el camino del bien. Él no puede decidir por nosotros, imponernos opciones. Somos y permanecemos libres. Pero su papel es precioso, importante. Como un consejero silencioso y de confianza permanece a nuestro lado, tratando de aconsejarnos lo mejor, sugiriendo el camino correcto a seguir, para obtener la salvación, para merecer el Paraíso, sobre todo para ser buenas personas y buenos cristianos.

17. ¿Cuáles son los tipos de ángeles?

Desde el siglo VI suelen enumerarse tres jerarquías con tres coros cada una, sumando un total de nueve coros u ordenes angélicos. 

Primera Jerarquía: Estos ángeles de la más alta jerarquía se dedican exclusivamente a glorificar, amar y alabar a Dios en su presencia.

  • Serafines
  • Querubines
  • Tronos

Segunda Jerarquía: Gobiernan el espacio y las estrellas. Son los responsables del universo entero.

  • Dominaciones
  • Virtudes
  • Potestades

Tercera Jerarquía:  Son los que intervienen en todas nuestras necesidades.

Esto lo vemos también en la Biblia cuando se nos presenta la intervención de los arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael, que intervienen directamente en la vida de los hombres, cada uno con su propia misión dada por el mismo Dios. También se les ha dado la misión de proteger naciones, ciudades e Iglesias. La visión del profeta Daniel es la que confirma esta misión. (Dn 7 y 8). El cuidado de la Iglesias se confirma con el pasaje de Ap.1:20 cuando se refiere a los Ángeles de las siete Iglesias.

  • Principados
  • Arcángeles
  • Ángeles

 18. Forman la corte de Dios

En cada una de nuestras eucaristías nos asociamos a su adoración, evocando la visión en que Isaías recibió su misión profética hacia el año 740 antes de J. C. Dios se le apareció, adorado por todos los serafines del cielo y cantaban: ‘Santo, santo, santo es el Señor’ (Is 6, 1-3)

Los evangelios nos presentan también a Cristo escoltado incesantemente por los ángeles, desde su nacimiento (Lc 2, 12), pasando por las tentaciones en el desierto (Mc 1,13), hasta su agonía en Getsemaní (Lc 22, 43). Pero Cristo rehúsa el servicio de las legiones de espíritus celestes, que no esperan más que una señal para impedir a los soldados apoderarse de él (Mt 26, 53).

Cuando resucita, es un ángel quien anuncia a las santas mujeres la Buena Nueva (Mc 16, 7), y cuando vuelva en su gloria, lo hará escoltado por los ángeles, que reunirán a los elegidos (Mt 13, 26-30) y separarán a los buenos de los malos (Mt 13, 49; 16, 27; Mc 8, 38)

Fuente: desdelafe.com

 

19. Son los embajadores de Dios

A esto se debe que la Biblia les designe, con mayor frecuencia, con el nombre de mensajeros (mal’ ak en hebreo, aggelos en griego, angelus en latín). Es un ángel quien se aparece a Agar ordenándole que regrese junto a Sara, su ama (Gn 16,9); es un ángel quien invita a Gedeón a liberar a Israel de los madianitas (Jc 6, 14), etc.

Dios se sirve de sus ángeles para instruir a los profetas (Ez 40, 3) o para explicarles visiones simbólicas (Za 2, 3).

Gabriel anuncia a Zacarías que tendrá un hijo bendecido por Dios (Lc 1, 13) y a María que será la madre del Salvador (Lc 1, 31).

 20. Son los colaboradores de la Providencia divina

Dado que la Escritura presenta a Miguel como el defensor del pueblo de Israel (Dn 10, 13; 12, 1), la Iglesia ha pensado que ella había heredado el mismo protector. De ahí procede el culto al arcángel san Miguel, que se desarrolló bastante pronto entre los cristianos. Se edificaron santuarios en su honor, especialmente el del monte Gargan en Italia (siglo VI) y el del monte Tumba (siglo VIII), que se convirtió en el célebre Mont Saint-Michel de la Bretaña francesa, hacia el que acudieron millares de peregrinos

21. Los ángeles y las supersticiones

La figura de los ángeles se ha prestado para hacer de ellos personajes literarios y tema de la cinematografía. Debemos tener criterio para saber distinguir lo verdadero de la ficción. El cine los presenta buenos, pero demasiado humanos, capaces de pasiones que los asemejan a nosotros, a quienes –según el cine- envidian. No faltan los ángeles que deciden dejar su situación angélica para ser simplemente humanos.

Los ángeles no son almas de humanos recicladas en misiones de salvamento. Ni son habitantes de otras galaxias que nos visitan.

También las sectas esotéricas han falseado a los ángeles y nos presentan diversos ángeles con su nombre y apellido. “Usted puede conocer el nombre de su ángel de la guarda” es la proclama. No son amuletos de la buena suerteni hay un ángel para cada signo del zodiaco.

Podemos y debemos tener devoción y dar culto a los santos ángeles y de manera especial a nuestro santo ángel de la guarda.

Fuente: holyart.es

22. No nos convertiremos en Ángeles guardianes. *

Nosotros NO nos convertiremos en Ángeles Guardianes cuando muramos Todos los ángeles en el mundo fueron creados en un momento al comienzo de la creación. Una teoría que se nos permite aceptar es que en el primer día Dios hizo la “luz” (Génesis 1,3), esa luz que hizo fueron los Ángeles.

Esto se confirma nuevamente cuando Dios “separó la luz de las tinieblas” (Génesis 1,4), refiriéndose a la rebelión de los ángeles dirigida por Lucifer. Esto lo dice San Agustín de Hipona en su libro “La Ciudad de Dios”:

“Porque cuando dijo Dios: «hágase la luz, y se hizo la luz», si se entiende bien en esta luz la creación de los ángeles, sin duda que los hizo partícipes de la luz eterna, que es la inmutable sabiduría de Dios, por quien fueron criadas todas las cosas, a quien llamamos el unigénito de Dios para que, alumbrados con la luz sobrenatural que fueron criados, se hicieran luz y se llamaran día, por la participación de aquella inmutable luz y día, que es el Verbo divino, por quien ellos y todas las cosas fueron criadas” (Libro 11, capítulo 9)

Esto tiene sentido dado que ¡el “Sol” y la “Luna” no fueron creados hasta el cuarto día! Por lo tanto, los ángeles son una parte separada de la creación de Dios y nosotros no nos convertimos en un ser completamente nuevo cuando morimos. Nosotros permanecemos humanos y si se nos concede la Visión Beatifica, nos transfiguraremos y recibiremos nuestros cuerpos resucitados al final de los tiempos.

Todavía hay mucha gente confundida que piensan que sus seres queridos se convirtieron en ángeles y ahora los protegen desde el Cielo.

Aunque nos duele mucho la pérdida de un ser querido, no tenemos que darlos un lugar que no les corresponde.

Jesús dijo que, cuando estuviésemos en el Cielo, seríamos cómo los Ángeles; pero refiriéndose al matrimonio, que allá no necesitaríamos casarnos, pues nuestro esposo por toda la eternidad será Jesucristo.

23. ¿Cómo se comunican los Ángeles? *

Los Ángeles de la Guarda se comunican con nosotros a través de pensamientos, imágenes y sentimientos Los Ángeles son seres espirituales y no poseen cuerpos. Algunas veces pueden tener la apariencia de un cuerpo y pueden incluso influenciar el mundo material, pero por su naturaleza ellos son espíritus puros. Entonces tiene sentido que se comuniquen con nosotros principalmente al ofrecernos pensamientos en nuestro intelecto, imágenes o sentimientos que podemos aceptar o rechazar.

Puede que no sea totalmente evidente que es nuestro Ángel de la Guarda intentando comunicarse con nosotros, pero puede que nos demos cuenta de que la idea o pensamiento no vino de nuestras propias mentes. En raras ocasiones (como ésas en la Biblia), los ángeles pueden tomar apariencias físicas y comunicarse con palabras. Ésta no es la regla, sino que la excepción, ¡así que no esperes que tu Ángel de la Guarda se aparezca en tu cuarto! Puede suceder pero sólo dependiendo de las circunstancias.


* Contenido publicado originalmente en Píldoras de fe, bajo el Link: https://www.pildorasdefe.net/aprender/fe/cosas-que-necesitas-saber-sobre-tu-angel-de-la-guarda 


Un minuto para vivir Un momento de Paz

¡San Miguel Arcángel, protégenos en la batalla!

PATROCINANOS…

Si nos patrocinas podemos seguir evangelizando cada día, le das recompensa a nuestro esfuerzo y podemos llegar a muchas almas.

$1.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s