Menú Inicio

Desde el Corazón de María Magdalena

«¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama.»
Y a ella le dijo: «Tus pecados están perdonados.»

De silenciada y apartada por la sociedad (poseída por siete demonios, pecadora arrepentida, juzgada…), a primera portadora de la Buena Nueva (líder, comprometida, fiel, compañera en las horas oscuras, enviada,
portadora de la Palabra)

Santa María Magdalena | Mary magdalene, Still life painting, St mary

Oraciones a Santa María Magdalena

Santa María Magdalena, perla preciosa de Cristo, caída de la Mesa del Amor de Dios, profundamente perdida durante un tiempo, pero buscada y encontrada por Jesús y los suyos con inmensa solicitud y Amor.
 Tú, que escuchaste su poderosa Palabra invitándote con urgencia al arrepentimiento y a la conversión, alcánzame de Él, por tu intercesión, escuchar también yo su llamada y decidirme al arrepentimiento y a la conversión.

Tú, que en un instante fuiste perdonada por Jesús, y te encontraste de repente libre de tus graves extravíos, alcánzame de Él, por tu intercesión, la gracia de reconocer mis culpas y de recibir su perdón.
Tú, que fuiste liberada por Jesús del dominio de Satanás, y de las fuertes ataduras que te ataban a él, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de verme libre de todas las ataduras de pecado que no me dejan romper con él.

Tú, qué después de tu conversión lo acompañaste como discípula suya, guardando en tu corazón sus Palabra de Vida, su divino perdón, siendo testigo privilegiada de sus milagros de Amor, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de seguirle también yo, acogiendo su Palabra, recibiendo su perdón,  siendo testigo también hoy de su Misericordia y su Amor

 Tú, que no desperdiciaste ocasión alguna para demostrarle tu gratitud y amor, que ungiste sus pies en Betania seis días antes de su muerte y con tus propios cabellos los secaste, alcánzame de Él, por tu intercesión, la gracia de mostrarle siempre mi humilde agradecimiento y mi delicado amor, sobretodo en el precioso Sacramento de su Cuerpo, la Santísima Eucaristía y en mis hermanos los hombres donde se  esconde Él.

Tú, que no dudaste en seguirle hasta la Cruz, en Jerusalén, y que fuiste testigo privilegiada de su resurrección, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de  enamorarme de Él y de seguirle fielmente hasta el final

Tú, que fuiste la primera testigo de la  resurrección de Jesús, y por encargo suyo te convertiste en la Apóstol de los Apóstoles; tú que seguiste cumpliendo esta misión hasta el último instante de tu vida, y continuas realizándola entre nosotros hasta el fin de los tiempos, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de ser Apóstol de su Misericordia, como tú, hasta el último aliento de mi vida.

P. Alvaro Cárdenas


María Magdalena, apóstol de los apóstoles, santa muy querida por Teresa |  Teresa, de la rueca a la pluma

Escucha, Santa María Magdalena, esperanza de salvación, fuente de vida y confianza de los pecadores.

Intercede por nosotros ante Dios para obtener la gracia de la humildad y arrepentirnos de nuestros pecados para no volver más a ellos, como Tu lo hiciste, al ser tocada por la misericordia del Señor.

Haz que como tú sigamos a Cristo y seamos fieles a sus enseñanzas, cambiando de vida si  para ser coherentes con aquello que Dios quiere para nosotros, aceptando su santa voluntad con alegría y sencillez.

Que en los momentos de dolor nos aferremos a Jesús como Tu lo hiciste, poniendo toda nuestra confianza nuestros dolores y sufrimientos al pie de la cruz, como ofrenda de amor por Aquel que tanto nos supo amar.

Y finalmente que podamos ver la gloria de Dios en la eternidad, Te lo Pedimos en nombre de Nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


PALABRA DE DIOS MIÉRCOLES DE LECTURA

Oh María Magdalena, modelo de santidad, que apenas tocada por la gracia de Dios, renunciaste rápidamente a todos los placeres del mundo para consagrarte al amor de Jesucristo. Intercede por nosotros para que podamos como tú tener la gracia  de corresponder fielmente a todas las divinas inspiraciones. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Santa María Magdalena modelo de santidad, tu que despreciaste todos los respetos de este mundo, abandonaste toda vanidad, todo deseo de placer y te negaste a ti misma para brindarte y abrir tu corazón al Dios verdadero; por tu intercesión haz que nosotros también olvidemos a este mundo y solo nos importe seguir a Cristo, fuente de toda verdad y de vida eterna.

Ayúdanos con tu oración a  ser fieles y a que tengamos nuestras almas solo dispuestas a Dios. Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Santa María Magdalena modelo de verdadera conversión y sincero arrepentimiento, te ruego que intercedas ante Dios para que obtenga la gracia de la conversión para mí y para aquellos que amo. Tú que supiste amar verdaderamente a Jesús siguiéndolo hasta la cruz, haz que siempre sobre todo en las dificultades, en los verdaderos sufrimientos, estemos junto a Él. Sin Dios no podemos ser felices y Tú lo supiste y solo Él nos basta. Amén.


Ο χρήστης Historia del Arte στο Twitter: "“Maria Magdalena en la cueva” es  un óleo academicista de Hugues Merle de 1868. Una pintura profunda y  atrayente. El fondo oscuro resalta la piel

Escucha, Santa María Magdalena, esperanza de salvación, fuente de vida y confianza de los pecadores.

Intercede por nosotros ante Dios para obtener la gracia de la humildad y arrepentirnos de nuestros pecados para no volver más a ellos, como Tu lo hiciste, al ser tocada por la misericordia del Señor. Haz que como tú sigamos a Cristo y seamos fieles a sus enseñanzas, cambiando de vida si  para ser coherentes con aquello que Dios quiere para nosotros, aceptando su santa voluntad con alegría y sencillez. Que en los momentos de dolor nos aferremos a Jesús como Tu lo hiciste, poniendo toda nuestra confianza nuestros dolores y sufrimientos al pie de la cruz, como ofrenda de amor por Aquel que tanto nos supo amar. Y finalmente que podamos ver la gloria de Dios en la eternidad, Te lo Pedimos en nombre de Nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.



 

Anuncios

ÚNETE A NUESTRO FACEBOOK Y RECIBIRÁS EN TIEMPO REAL CADA PUBLICACIÓN DE NUESTRA PÁGINA TE ESPERAMOS.
https://www.facebook.com/unpasoaldia

Categorías:Oraciones Santos

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: