Menú Inicio

Padre Pío, Frases y misteriosas apariciones

El Padre Pío será recordado durante mucho tiempo por sus innumerables enseñanzas espirituales y que se plasmaron en decenas de frases emblemáticas a lo largo de su vida.

1. La sociedad de hoy no reza, por eso se está desmoronando.

2. La oración es la mejor arma que poseemos, la llave que abre el corazón de Dios.

3. Ora, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil. Nuestro Señor misericordioso escuchará tu oración.

4. Sería más fácil para el mundo existir sin el sol que sin la Santa Misa.

5. Mil años de disfrutar de la gloria humana no valen ni una hora en dulce comunión con Jesús en el Santísimo Sacramento.

6. En la vida espiritual, el que no avanza retrocede. Sucede como con un barco que siempre debe seguir adelante. Si se detiene, el viento lo devolverá.

7. Debes hablar a Jesús también con el corazón, además de los labios; de hecho, en ciertos casos debes hablar con Él solo con el corazón.

8. Siempre debemos tener coraje, y si nos llega alguna languidez espiritual, corramos a los pies de Jesús en el Santísimo Sacramento y ubiquémonos en medio de los perfumes celestiales, y sin duda recuperaremos nuestra fuerza.

9. ¿Hace algún tiempo que no amas al Señor? ¿No lo amas ahora? ¿No anhelas amarlo para siempre? Por lo tanto, ¡no temas! Aún admitiendo que has cometido todos los pecados de este mundo, Jesús te repite: “¡Muchos pecados te son perdonados porque has amado mucho!”.

10. No te preocupes por las cosas que generan preocupación, desorden y ansiedad. Una sola cosa es necesaria: Elevar tu espíritu y amar a Dios.

11. Donde no hay obediencia, no hay virtud; no hay bondad ni amor. Y donde no hay amor, no hay Dios. Sin Dios, no podemos alcanzar el Cielo. Estas virtudes forman una escalera; si falta un paso, nos caemos.

12. Los mejores medios para protegerte de la tentación son los siguientes: cuida tus sentidos para salvarlos de la tentación peligrosa, evita la vanidad, no dejes que tu corazón se exalte, convéncete del mal de la complacencia, huye del odio, reza cuando sea posible. Si el alma supiera el mérito que uno adquiere en las tentaciones sufridas en la paciencia y conquistado, estaría tentado a decir: Señor, envíame tentaciones.

13. Es necesario proteger todos tus sentidos, especialmente tus ojos: son los medios por los cuales toda la fascinación y el encanto de la belleza y la voluptuosidad entran en el corazón. Cuando la moda, como en nuestro tiempo, es hacia la provocación y expone lo que antes era incorrecto pensar, se debe tener precaución y autocontrol. Siempre que sea necesario, debes mirar sin ver y ver sin pensarlo.

14. Debes recordar que tienes en el Cielo no solo un Padre sino también una Madre. Entonces recurramos a María. Ella es toda dulzura, misericordia, bondad y amor para nosotros porque es nuestra Madre.

15. El amor y el miedo deben ir unidos, el miedo sin amor se convierte en cobardía. El amor sin miedo se convierte en presunción. Cuando hay amor sin miedo, el amor corre sin prudencia y sin restricción, sin preocuparse por dónde va.

Las misteriosas apariciones del Padre Pío a un niño con leucemia: una milagrosa historia de fe

¡Estas apariciones del Padre Pío son poco conocidas pero increíbles! Con los años, las historias de los extraordinarios milagros por intercesión del Padre Pío se han extendido de este a oeste, transformando los corazones y las mentes de muchos que escuchan de sus dones fenomenales, gracias, poderes y fe inquebrantable.

Pero una historia no se conoce: la historia de San Padre Pío y el joven Brian.

Esta historia conmovedora fue escrita originalmente por la fallecida Anne McGinn Cillis en su extracto del libro , Brian: The Marvelous Story of Padre Pio and a Little Anglican Boy .

McGinn fue una de las hijas espirituales del Padre Pío y una escritora católica canadiense.

El poder de la oración implacable.

Apariciones del Padre Pío

El joven Brian nació de John y Maureen, una pareja anglicana casada que vive en Liverpool, Inglaterra. Poco después de su nacimiento, Brian fue bautizado cristiano en la iglesia anglicana. Siempre fue un niño alegre y vibrante.

Sin embargo, cuando Brian tenía dos años, la vida dio un giro inesperado para esta familia.

Durante unas vacaciones familiares de dos semanas, Brian comenzó a verse fatigado y débil. Finalmente, se descubrió la causa del deterioro de la salud de Brian: Brian tenía leucemia y solo le quedaban 6 meses de vida.

Angustiada y llena de dolor, la madre de Brian recurrió a la oración y comenzó a pedir frenéticamente a sus amigos que rezaran por su hijo.

Después de rezar el “Padre Nuestro” y aprender a decir el “Ave María” por primera vez, la madre de Brian hizo una súplica final.

“Pat”, le dijo a una vieja amiga, “¿hay ALGUIEN más a quien podamos rezar también?”

“Reza al Padre Pío“, dijo. Era 1971, y aunque el Padre Pío había muerto en 1968, las historias de sus milagros se estaban extendiendo como un incendio forestal.

“¿Quién es el padre Pío?” Preguntó Maureen. Pero su amiga simplemente respondió: “Solo reza“.

La familia de Maureen no rezó, y luego expresó dudas sobre lo sobrenatural.

A pesar de apenas saber algo sobre el Padre Pío, gran parte de la familia de Brian recurrió a este gran santo, monje estigmátizado y hacedor de milagros, buscando desesperadamente su poderosa intercesión.

El visitante misterioso: las apariciones del Padre Pío

Una noche, Brian recibió una visita inesperada. A medida que pasaban las semanas, Brian repetidamente hablaba de un hombre desconocido que lo visitaba regularmente. Pero nadie vio a un hombre.

Finalmente, Maureen fue contactada por el hermano de su buen amigo, Eddie, quien era seminarista de los Oblatos de la Virgen María en San Vittorino, cerca de Roma. Se enteró de los misteriosos encuentros de Brian y quiso hablar con el niño.

“Brian, quizás deberías preguntarle al hombre su nombre la próxima vez que venga“, le dijo Eddie una vez a Brian.

Y así lo hizo.

Un día, la madre de Brian le preguntó a su hijo si descubrió el nombre del extraño y Brian respondió: “Oh, sí … Dijo que se llama Padre Pio”.

“Tiene puesto un vestido largo de color marrón y tiene agujeros en las manos y los pies“, explicó Brian.

A partir de este momento, después de las apariciones del Padre Pío, el hermoso aroma del incienso impregnaba la habitación de Brian.

Según Eddie, Maureen dijo que se parecía al “ perfume encantador que tienes en la Iglesia Católica”, o al incienso usado durante la Bendición.

La fe profunda de Brian y el relicario reluciente

Para un niño, el crecimiento de la fe de Brian fue tremendo: desarrolló una poderosa devoción a Nuestra Señora y al Crucifijo, dos de las grandes devociones de San Pío.

“Mami, te amo más que a nadie en el mundo”, dijo Brian una vez a su madre, “Pero amo a Mi Señora aún más“.

Un día, con el permiso de los padres de Brian, Eddie llevó al niño a un monasterio franciscano. En el momento en que Brian vio un gran Crucifijo en la esquina de la Iglesia, se sintió atraído por ese mismo lugar y comenzó a contemplar los misterios de la Pasión de Cristo en detalle.

“Cuando esos hombres malvados crucificaron a Jesús, Eddie, ¿fueron a la parte trasera del Crucifijo y golpearon las uñas, solo para que doliera más?” Brian preguntó.

Para un niño de tres años, Brian podía comprender la crueldad de la agonía de Cristo con tanto detalle, un regalo dado a ciertos místicos a lo largo de los siglos. Brian estaba completamente envuelto en el amor de Dios.

En otra ocasión, la amiga de Maureen, Pat, le dio al pequeño Brian una estatua de plástico de Nuestra Señora de Lourdes que estaba llena de agua bendita. Poco después, Brian le pidió a su madre el relicario de oro alrededor de su cuello para que él pudiera ponerlo alrededor del cuello de la estatua.

“Mami, por favor dame ese relicario. Lo quiero para mi señora ”, dijo Brian.

El relicario dorado generalmente brillaba durante la noche.

A pesar de los muchos intentos del padre de Brian de mover la estatua por la habitación para evaluar si era simplemente la forma en que la luz golpeaba el relicario, siempre brillaría.

Brian puesto a prueba

Un día, Eddie decidió poner a prueba a Brian mostrándole dos fotos de frailes capuchinos y una imagen del Padre Pío para identificar si era o no el Padre Pío visitando al niño.

Eddie le dijo a ChurchPOP: “Le mostré primero una foto del tamaño de un libro de oraciones de un sacerdote capuchino, preguntándole si lo conocía. Él respondió ‘No; Después de unos minutos, le mostré otra foto del mismo tamaño, para no confundirlo, con la misma pregunta. Nuevamente respondió ‘No’.

“Dejando pasar varios minutos, puse una foto del mismo tamaño del Padre Pío en una mesa, sin decir nada. Vio la foto y dijo: “Ese es el hombre que viene a verme. Ese es el padre Pío.

“Entonces lo desafié suavemente, diciendo ‘Dijiste que no conocías al hombre’. Él respondió: ‘Oh, no Eddie, no conocía al otro hombre. Pero ese es el padre Pío.

“Con esto hizo una identificación muy clara del Padre Pío. ¡Estaba satisfecho de que realmente estaba viendo al Padre Pío! ‘”

Un día, cuando Brian estaba con Eddie nuevamente, se encontraron con una familia que había estado orando por Brian. Sin que nadie más lo supiera en la sala, una niña de diecisiete años que escuchó la historia de Brian en silencio pensó para sí misma: “Si realmente está viendo al Padre Pío, pídale que bese el Crucifijo”.

Y sin ninguna razón para nadie presente en la habitación, Brian fue a la mesa, recogió el Crucifijo y lo besó.

La valentía del joven Brian frente a la muerte

Brian fue un faro de esperanza y una fuente de inspiración para muchos otros niños que luchaban contra la leucemia.

Su firme fuerza y ​​perseverancia conmocionó a sus médicos. Un médico dijo: “Sra. D., algo o alguien está manteniendo vivo al niño. Ciertamente debería estar muerto.

Durante las últimas semanas de Brian, distribuyó cientos de medallas milagrosas a quienes lo rodeaban.

Para el joven Brian, la muerte era simplemente la puerta de entrada a las costas de la eternidad. Cuanto más se deterioraba la salud del niño de tres años, más cerca se sentía de Cristo y más apasionadamente hablaba de Nuestra Señora.

“Mamá … Vas a tener que pedirle a papá que te traiga otro niño … ” Brian dijo una vez. “El Padre Pío me ha dicho que vendrá muy pronto para llevarme a Mi Señora“.

Cuando el pequeño Brian estaba en su agonizante lecho de muerte en sus últimos días, una de sus últimas solicitudes fue que la estatua de Nuestra Señora de Lourdes se acercara a donde él pudiera verla.

Cayendo de rodillas y rindiéndose totalmente a la voluntad de Dios, la madre de Brian dijo: “Jesús, si realmente lo quieres, entonces te lo doy. ¡Pero solo dame una señal! Justo después, dos rayos de luz convergieron sobre Brian, quien tomó su último aliento y murió en paz.

Aunque la vida del joven Brian fue corta, este pequeño niño alcanzó las alturas de la santidad a la temprana edad de tres años.

A través de los milagrosos apariciones del Padre Pío a Brian, este niño desarrolló una profunda apreciación del sacrificio de Cristo por nosotros en el Calvario y buscó protección constante bajo el manto de Nuestra Santísima Madre.

En palabras de Anne McGinn Cillis, la autora original de esta poderosa historia, que la pequeña historia de Brian “salga, en todo el mundo, en todos los idiomas, como testimonio en estos tiempos malvados, de fe en los milagros, de respuestas rápidas a oración, de la eficacia de la devoción a la gran Madre de Dios y como prenda de la indudable existencia de un luminoso más allá “.

¡La historia de este pequeño niño y las apariciones del Padre Pío es conmovedora!

Santo Padre Pío, ruega por nosotros!

El artículo fue escrito por Georgette Bechara para ChurchPOP.

ALGUNOS TESTIMONIOS DE LA LUMINOSIDAD DEL CUERPO DEL PADRE PÍO:

El Padre Pío tuvo muchos dones. ‍Quizás los más conocidos sean sus dones sanadores, bilocación, comunicación a distancia y leer las almas. Pero hay dos poco conocidos, a pesar que se registraron abundantes testimonios.

Son el don de la luminosidad en su cuerpo y de bilocación.


En este artículo traemos algunos testimonios sobre el de luminosidad.

EL PADRE PÍO DESPIDE LUMINOSIDAD EN SU CUERPO:

Con el Niño Jesús

El padre Raffaele da Sant’Elia a Pianis relató que en 1919 se había alojado en una celda contigua a la del Padre Pío en el convento de San Giovanni Rotondo.
Y una medianoche en que hacía calor y no podía dormir se levantó y salió al pasillo que debía estar oscuro, pero sin embargo vio una luminosidad extraña.
Era el Padre Pío envuelto en una extraña luminosidad, rodeado de un resplandor, sosteniendo entre sus brazos al niño Jesús y caminando hacia su celda.
Estaba tan absorto que no se dio cuenta que el padre de Raffaele lo estaba mirando, a pesar que pasó por al lado de él.
Incluso relata que el padre Pío iba caminando lentamente y recitando oraciones.


‍Otro caso similar narra Lucía Ladanza que sucedió un rato antes de la Navidad del 24 de diciembre de 1922.

Al celebrar la misa

Ella y otras tres mujeres habían preparado la misa de medianoche que iba a presidir el Padre Pío.
Y cuando terminaron se sentaron junto a la estufa, las otras mujeres se durmieron y ella aprovechó para voltear a ver al Padre Pío.
Entonces Lucía vio el hecho insólito del padre Pío bajando las escaleras de la sacristía rodeado por un halo de luz con el niño Jesús en sus brazos. El padre Pío se acercó a la estufa y la visión desapareció aunque le dijo a Lucía, que lo miraba con asombro:
Él dijo: “Lucía, ¿qué viste?”
Lucía: “Padre, yo vi todo”.
Padre Pío: “No se lo digas a nadie”.


En su diario del ocho de abril de 1946 el padre Agostino Daniele informa de una extraña visión que tuvo el agricultor Nicola Pazienzia.

Este agricultor vivía cerca del convento y más precisamente frente a las ventanas de las habitaciones de los frailes.
‍Y como la noche era calurosa estaba durmiendo en su patio.
Tarde, como a medianoche, se despierta y mira hacia las habitaciones del padre Pío y nota el resplandor de una luz brillante que parecía el sol que no podía ser de lámparas encendidas en la celda.
Y además divisa la figura del padre Pío en medio de la luz, y se preguntó ¿es el cielo?
‍Cuando Nicola se lo contó al padre Agostino, éste fue a verificar la posición del avistamiento, y efectivamente desde el patio de Nicola se podía ver claramente la ventana de la celda del padre Pío.


Otro testimonio que revela la presencia de luminosidades alrededor del padre Pío es el del Dr. Giorgio Festa.

En 1925 el Dr. Festa le realizó una cirugía al padre Pío donde tuvo la oportunidad de revisar sus heridas, o sea sus estigmas.
Observando que la herida del costado estaba “fresca y era de color bermellón en forma de cruz”.
‍Y además que “La escara que la cubría había caído y sus contornos se habían soltado, pero había evidentes radiaciones de luz”.
“Desde los bordes emanaban radiaciones luminosas breves pero evidentes”.


‍Este es un testimonio de Cleonice Morcaldi, quien era una joven estudiante universitaria que fue con su novio a la misa del padre Pío en el convento, durante varios días.
‍Algunos años más tarde el padre Pío bendijo la boda de ambos.
Un día el novio se presentó a ella llorando como un bebé y le dijo que durante las distintas misas él siempre se había sentado en el mismo lugar y desde el primer día vio al Padre Pío rodeado de una luz brillante y deslumbrante.
Pero además, con una corona de espinas en la cabeza, como si fuera un sombrero, y la cara ensangrentada.
Entonces ambos fueron a contarle lo que había visto el novio en las misas y el padre Pío le respondió: ‍“Gracias a Dios, no te sorprendas porque no sufro tanto como parece. No le digas a nadie. Los secretos de Dios se llevan a cabo en el corazón. El Señor te ama. Sé siempre fiel a él”.
‍Entonces Cleonice le preguntó al Padre Pío si eso era cierto. Y él respondió: “¿Y lo dudan?”.


También está el testimonio de don Pierino, que era un sacerdote que asistía al Padre Pío en las misas.
Una mañana cuando estaba celebrando misa con el padre Pío vio que éste cambiaba su apariencia, asemejándose a Jesús.
Este se presentaba como una vestimenta sacerdotal y era de una estatura normal, con rostro sereno, ojos calmos y una dulce sonrisa entre los labios. Esto duró un instante y luego el padre Pío recobró su apariencia habitual.
‍Él no sabe si alguien lo notó, pero nadie le habló de ello.


El padre Daniele relata que recibió una carta de un hijo espiritual residente en Roma que había asistido a la misa del padre Pío en San Giovanni Rotondo.
Él le contó que mientras esperaba a que el padre Pío saliera a celebrar misa salieron dos filas de ángeles de la sacristía. Y detrás de ellos venía el padre Pío y al lado la Santísima Virgen.
Cuando llegaron cerca del altar el padre Pío vio a la Virgen Nuestra Señora y se puso a un lado.
En determinado momento cuando se comenzó a cantar un salmo el padre Pío fue rodeado por una luminosidad y continuó así hasta el fin de la misa.
Había junto al padre Pío otra figura que lo acompañaba, pero que no pudo discernir bien, y que se fusionó totalmente al padre Pío durante la comunión.
Entonces Daniel Cerioni le pide a fray Daniele que le pregunte al padre Pío si lo que vio fue la realidad o fue la imaginación de él.
‍Fray Daniele va a la celda del padre Pío y le da la carta para que la lea, preguntándole si es correcto lo que vio su hijo espiritual.
Entonces Pío lee la carta y le contesta “La primera parte, la que menciona la presencia de los ángeles y la Virgen alrededor del altar, es así”.
‍Entonces fray Daniele le dice: “Padre ¿si la primera parte es cierta, la segunda parte también es cierta entonces?”
‍Y el padre Pío asiente con un movimiento de cabeza.

‍Fray Daniele Natale y el padre Agostino de San Marco in Lamis rezaban en el coro de la iglesia de Santa Maria delle Grazie, en San Giovanni rotondo y cuentan este suceso.
Entonces de repente el padre Pío abre la puerta y entra, pero no con su apariencia habitual.
Sino que parecía de la altura de un gigante y rodeado por una luminosidad.
Su altura era tan grande que llegaba hasta la altura del crucifijo que estaba sobre el altar.
Estuvo arrodillado orando durante unos 15 minutos y cuando se levantó volvió a su estatura normal y a su apariencia habitual.
Durante estos 15 minutos estos dos frailes estaban atónitos.
Y luego que el padre Pío se retiró comentaron “Nunca entenderemos quién es realmente el Padre Pío”.

En un sueño
Un día, Vittorina Ventrella tuvo una visión en medio de un sueño en que se le apareció el cielo esplendoroso y un sacerdote con el rostro del Padre Pío, revestido con atuendos sagrados, tachonados de perlas y gemas preciosas. En un momento, la cara del Padre Pío se tornó brillante como el sol y comenzó a despedir rayos en todas direcciones, los cuales estaban compuestos por pequeñas rosas blancas y rojas.
Por la mañana fue a misa y para su sorpresa el Padre Pío le dijo que se acercara, que debía hablar con ella.
Entonces le dijo: “Viniste a decirme lo que viste esta noche”. Vittorina le pregunta: “¿Debería creerlo o fue un sueño?”. Y Padre Pio le contesta: “¿Lo dudas?”. Entonces Vittorina le pregunta más específicamente: “Padre, ¿qué significan todos esos rayos de luz formados por miles de pequeñas rosas blancas y rojas, que salían de usted en todas las direcciones?”. El Padre Pio le explica: “Los rayos simbolizan los grupos de oración que se extienden por todo el mundo. Las rosas blancas representan las almas que se esfuerzan por vivir en gracia, en el amor de Dios y en la caridad fraterna. Las rosas rojas representan las almas que con alegría llevan la cruz del sufrimiento y, unidas a Jesús y a mí, colaboran en la conversión de los pecadores y la salvación de nuestros hermanos”.

Anuncios

ÚNETE A NUESTRO FACEBOOK Y RECIBIRÁS EN TIEMPO REAL CADA PUBLICACIÓN DE NUESTRA PÁGINA TE ESPERAMOS.
https://www.facebook.com/unpasoaldia

PATROCINANOS…

Si nos patrocinas podemos seguir evangelizando cada día, le das recompensa a nuestro esfuerzo y podemos llegar a muchas almas.

$1.00

Categorías:Historia padre Pío Santos

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: