FELICES”, LAS BIENAVENTURANZAS, DICHA PERFECTA

 Las bienaventuranzas con que se abre el sermón del monte constituyen el gran documento del reino de Dios. La lectura espiritualista de las bienaventuranzas reduce su contenido a una serie de conductas morales que hacen al hombre grato a Dios: los pobres, los misericordiosos, los pacíficos, los limpios…

“Las Bienaventuranzas son, el carné de identidad de los cristianos y el programa para lograr la santidad, pues el cristianismo es una religión para practicarla y “no para pensarla”.

(Papa Francisco)

Cada bienaventuranza comienza con Makarios (“Bienaventurados o Felices…”), que es la dicha que es suficiente en sí misma, completa y la primera experiencia de la vida eterna.  En su conjunto, describen el espíritu de aquél que vive en la Persona de Cristo. 

FELICES LOS POBRES… porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.

los que nada tienen por no estar apegados
a ningún bien de la tierra.
Por estar dispuestos
a dejarlo todo en nombre del Padre.
Los que poseen el secreto del riesgo
y esperan contra toda esperanza.
En los que así viven
ya se está realizando el Reino de Dios.

FELICES LOS MANSOS… porque ellos

poseerán en herencia la tierra.

los no-violentos
los que saben admitir
los criterios de los demás,
los que no se cansan
y permanecen firmes
en la lucha aceptándose como son
Los que así actúan,
ya tienen los bienes de la tierra.

FELICES LOS QUE LLORAN… porque serán consolados.

los que se arrepienten
de sus pecados cometidos
y buscan el perdón;
los que desean compartir con los demás
la alegría de la reconciliación.
Los que así sufren,
siempre tendrán el consuelo de Dios.

FELICES LOS QUE TIENEN HAMBRE
Y SED DE JUSTICIA…  porque serán saciados.”.

los que no desfallecen
en la búsqueda y realización
de la paz y la justicia de Dios,
Sabiendo que no todo depende de ellos…
esperan activamente.
A éstos,
Él les saciará en esta búsqueda.

FELICES LOS MISERICORDIOSOS…  porque obtendrán misericordia.

los que no buscan sus intereses
personales y mundanos
no buscan su verdad,
sino la verdad.
Ellos ven a Dios
en cada acto, en cada persona.

FELICES LOS CONSTRUCTORES
DE LA PAZ… porque serán llamados hijos de Dios.

los que conocen y practican el diálogo
como mejor arma
ante cualquier dificultad,
los que trabajan en la promoción
y construcción de la paz.
Estos son los hijos de Dios.

FELICES LOS PERSEGUIDOS POR AMOR A LA JUSTICIA DE DIOS… porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.

se saben instrumentos
y no se vanaglorian.

No hablan mal ni se escandalizan
ante las dudas
o contradicciones de los demás
y le ayudan.
Estos son los que viven con el Señor,
y esperan su venida a todos los hombres.

FELICES CUANDO DIGAN TODA CLASE
DE CALUMNIAS CONTRA VOSOTROS… Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos

los que no pierden tiempo
en explicaciones
o preguntándose el porqué.
“Cuando el mundo os odie
recordad que primero el mundo me odió a mí”
“Luchad y esperad,

pues el Espíritu dará pruebas en vuestro favor”.


¡El Señor te bendiga y te guarde! ¡El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti y te mire con buenos ojos! ¡El Señor vuelva hacia ti su rostro y te dé la paz!”

(Números 6, 24-26)
ÚNETE A NUESTRO FACEBOOK Y RECIBIRÁS EN TIEMPO REAL CADA PUBLICACIÓN DE NUESTRA PÁGINA TE ESPERAMOS.
https://www.facebook.com/unpasoaldia

<strong>PATROCINANOS</strong>…

Si nos patrocinas podemos seguir evangelizando cada día, le das recompensa a nuestro esfuerzo y podemos llegar a muchas almas.

$5.00