Menú Inicio

LA ESPERANZA, Sermón del Santo Cura de Ars

Sabemos también que esta hermosa virtud fue la que sostuvo a los mártires en sus atroces tormentos, a los solitarios en los rigores de sus penitencias, y a los santos enfermos en sus dolencias.