Menú Inicio

¡Sálvanos Señor, que perecemos!

Todos tenemos inclinación a temer y dudar de la compañía de Jesús. Especialmente, cuando debemos de enfrentar “tormentas” que suelen llenarnos  de ansiedad y miedo; algunas del exterior, y otras, del interior. Es precisamente en estas circunstancias que  nos dirigimos a Jesús para que obre en favor nuestro.  

Tratándose  de nuestro Dios, el confiar en Él es creerle cuando se refiere a sus promesas y esperar en su fidelidad, y por lo tanto, estar absolutamente seguros de que Él, tarde o temprano, y tal vez de la manera en que menos esperemos, las cumplirá.

En estas oraciones encontrarás alivio y esperanza en estos momentos de tribulación.

Meditaciones de Adviento ? Martes III de Adviento. Valores de ...

ORACIÓN DE UN POBRE ANTE LAS DIFICULTADES. Salmo 85 –

Inclina tu oído, Señor; escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.

Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto mi alma hacia ti;

porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.

En el día del peligro te llamo,
y tú me escuchas.
No tienes igual entre los dioses, Señor,
ni hay obras como las tuyas.

Todos los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia, Señor;
bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios.»

Enséñame, Señor, tu camino,
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.

Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
daré gloria a tu nombre por siempre,
por tu grande piedad para conmigo,
porque me salvaste del abismo profundo.

Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,
una banda de insolentes atenta contra mi vida,
sin tenerte en cuenta a ti.

Pero tú, Señor, Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí.

Da fuerza a tu siervo,
salva al hijo de tu esclava;
dame una señal propicia,
que la vean mis adversarios y se avergüencen,
porque tú, Señor, me ayudas y consuelas.

De Dios Hacia Nosotros

Jesús, ven y sálvanos

Jesús, ven y sálvanos.
De nuestra ceguera para descubrirte presente, de nuestra pereza para caminar contigo Ven y sálvanos.
De nuestra sordera para escuchar tu palabra, de nuestra dureza para entender las escrituras. Ven y sálvanos.
De nuestras luchas por los primeros puestos, de nuestra desconfianza en la semilla del Reino. Ven y sálvanos.
De nuestra comodidad, de nuestro egoísmo, de nuestra falta de comprensión hacia los otros. Ven y sálvanos.
De nuestra superficialidad, de nuestra pérdida de sentido, de nuestra insensibilidad por las cosas de arriba. Ven y sálvanos.
De los dioses que nos hemos fabricado, de la rutina que nos aprisiona. Ven y sálvanos.

▷ 100+ Imágenes Cristianas de Mi Confianza Esta Puesta en Dios

¿POR QUÉ SE AMOTINAN LAS
NACIONES? (Salmo 2)


¿Por qué se amotinan las naciones,
y los pueblos planean un fracaso?

Se alían los reyes de la tierra,
los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Mesías:
“rompamos sus coyundas,
sacudamos su yugo”.

El que habita en el cielo sonríe,
el Señor se burla de ellos.
Luego les habla con ira,
los espanta con su cólera:
“yo mismo he establecido a mi Rey
en Sión, mi monte santo”.

Voy a proclamar el decreto del Señor;
El me ha dicho:
“Tú eres mi hijo:
yo te he engendrado hoy.
Pídemelo: te daré en herencia las naciones,
en posesión, los confines de la tierra:
los gobernará con cetro de hierro,
los quebrarás como jarra de loza.

Y ahora, reyes, sed sensatos;
escarmentad, los que regís la tierra:
servid al Señor con temor, rendidle homenaje temblando;
no sea que se irrite, y vayáis a la ruina,
porque se inflama de pronto su ira.
¡Dichosos los que se refugian en él!

TIEMPO DE CONFIAR EN DIOS

CONFIANZA EN MEDIO DE LA
ANGUSTIA (Salmo 3)

Señor, cuántos son mis enemigos,
cuántos se levantan contra mí;
cuántos dicen de mí:
“ya no lo protege Dios”.

Pero tú, Señor, eres mi escudo y mi gloria,
tú mantienes alta mi cabeza.
Si grito invocando al Señor,
El me escucha desde su monte santo.

Puedo acostarme y dormir y despertar:
el Señor me sostiene.
No temeré al pueblo innumerable
que acampa a mi alrededor.

Levántate, Señor;
sálvame, Dios mío:
tú golpeaste a mis enemigos en la mejilla,
rompiste los dientes de los malvados.

De ti, Señor, viene la salvación
y la bendición sobre tu pueblo.

Confianza en Dios en medio de la Crisis - de Salud Familia y Fe

AYÚDAME, SEÑOR

Ayúdame, Señor,
a saber esperar sin desmoralizarme,
a saber escuchar sin cansarme,
a acoger con bondad,
a dar con amor,
a estar siempre ahí
cuando alguien me necesite.
Ayúdame a ser esa presencia segura
a la que siempre se puede acudir,
a ofrecer esa amistad que pacifica,
que enriquece,
a través de Ti y en TI,
a transmitir una paz gozosa,
tu paz en mi alma, Señor,
a estar totalmente centrado en Ti
y disponible y acogedor para los otros.
Que tu pensamiento no me abandone nunca,
para poder permanecer siempre en tu verdad
y no faltar a tu mandamiento.
Así, sin hacer nada extraordinario,
sin vanagloria, quizá pueda ayudar a otros
a sentir tu cercanía,
porque mi alma te abrirá sus puertas
a cada instante.

Oraciones a la Vírgen María | Reina del Cielo

ORACIÓN DE SAN BERNARDO A
MARÍA

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido
a vuestra protección, implorado vuestra asistencia
y reclamado vuestro socorro,
haya sido abandonado de Vos.
Animado con esta confianza, a Vos también acudo,
¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!
Y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer
ante vuestra presencia soberana.
No desechéis, ¡oh Madre de Dios!,
mis humildes súplicas, antes bien,
inclinad a ellas vuestros oídos
y dignaos atenderlas favorablemente.

Espacio para tu empresa o negocio. Con tu publicidad podremos continuar. Católico, apoya católico

ÚNETE A NUESTRO FACEBOOK Y RECIBIRÁS EN TIEMPO REAL CADA PUBLICACIÓN DE NUESTRA PÁGINA TE ESPERAMOS.
https://www.facebook.com/unpasoaldia

Categorías:Oraciones

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: