Menú Inicio

¡Sálvanos Señor, que perecemos!

Tratándose de nuestro Dios, el confiar en Él es creerle cuando se refiere a sus promesas y esperar en su fidelidad, y por lo tanto, estar absolutamente seguros de que Él, tarde o temprano, y tal vez de la manera en que menos esperemos, las cumplirá.