Especiales

Primer sábado de mes con MATER FÁTIMA para el mundo

“Vendré a pedir la comunión reparadora de los primeros sábados”

aparición del 13 de julio de 1917
MATER FÁTIMA. CONSAGRACIÓN OFICIAL - Como Vara de Almendro

ORIGEN DE LA DEVOCIÓN DE LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS DE MES

En la segunda aparición de la Virgen en Fátima, el 13 de junio de 1917, le dijo a Lucía que Jesucristo quería establecer en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado de María y para ello pide que se instaure la práctica de los Cinco Primeros Sábados.

Desde muchos siglos atrás, la Iglesia ha considerado el sábado un día dedicado a intensificar la devoción a la Santísima Virgen, Madre de Dios y nuestra amantísima Madre.

¿Por qué son cinco los sábados?

Cuando Sor Lucía refería a su confesor la petición de la Virgen, éste le dijo: ¿Por qué 5 y no 9 como los primeros viernes, o 7 como los dolores de la Virgen?

Cuenta Lucía que estando en la Iglesia con el Señor en la noche del 29 al 30 de mayo de 1930 en Tuy (España), y hablando con Él de dicha pregunta, le fue revelado lo siguiente:

Hija mía, el motivo es el siguiente: son cinco las principales clases de blasfemias cometidas contra el Inmaculado Corazón de María:

1) Las blasfemias contra la Inmaculada Concepción

2) Las blasfemias contra su Virginidad

3) Las blasfemias contra su Maternidad Divina, negándose al mismo tiempo reconocerla como Madre de los hombres.

4) Las blasfemias de aquellos que públicamente tratan de infundir en los corazones de los niños la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia esta Madre Inmaculada.

5) Las ofensas de aquellos que la ultrajan directamente en sus Sagradas Imágenes”.

He aquí el motivo por el cual el Corazón Inmaculado de María me ha sugerido pedir esta pequeña reparación y en consideración a Ella, conmover mi misericordia para perdonar a las almas que han tenido la desgracia de ofenderla”.

Devoción de los cinco primeros sábados del mes

Durante la pandemia del coronavirus (COVID-19)

Con la actual crisis sanitaria que estamos experimentando y la implementación de la Cuarentena Comunitaria en diferentes lugares, se vivirá desde nuestros hogares la Devoción del Primer Sábado a Nuestra Señora de Fátima y Comunión de Reparación al Inmaculado Corazón de María junto con nuestras familias.

Durante los primeros sábados que nos mantienen en nuestros hogares podremos cumplir la Gran Promesa del Inmaculado Corazón de María de las siguientes maneras:

1. Confesando espiritualmente nuestros pecados a Jesús, con profundo arrepentimiento y perfecta contrición, como enseñó el Papa Francisco cuando no hay confesión sacramental disponible, prometiendo recibir la Confesión Sacramental lo antes posible;

2. Tener una comunión espiritual, con la intención de reparar al Inmaculado Corazón de María;

3. Rezar el Santo Rosario;

4. Hacer compañía a nuestra Madre María durante 15 minutos de meditación de los misterios del Rosario;

5. Ofreciendo esto para unir a nuestra familia en el amor, la gracia y la misericordia de Dios; liberándonos del espíritu del mundo.

Invitamos a todos, mientras honramos a Nuestra Señora y hacemos reparaciones a ella, a invocar su intercesión para la curación y protección de nuestras familias, comunidades, trabajadores de salud, voluntarios, y todos los que arriesgan sus vidas al servicio de todos, y el cese de esta pandemia.

Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros.

Comunión de reparación del primer sábado del mes
Mater Fatima

PROGRAMA

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, texto que dice "Primer sábado Comunión Reparadora Tater Fatinma ററ 0O. de Agosto, 2020 1/5 Programación para Colombia: 7:30 a.m. Rosario de Niños Jóvenes 5:00 p.m. Santa Misa y Rosario Transmisión en VIVO desde: www.materfatima.org fo You Tube @materfatima"

1. Bienvenido


Bienvenidos a la iniciativa de la Comunión de Reparación de los Primeros Sábados del mes. A partir de hoy, nos reuniremos en línea el primer sábado de cada mes de agosto a diciembre de este año. Estaremos orando juntos en este día de Reparación, pasando 15 minutos con Nuestra Santísima Madre en meditación y concluyendo con la Santa Misa. Estaremos transmitiendo en vivo a través de Zoom y a través de nuestros canales de YouTube, Facebook y nuestro sitio web MaterFatima.org.

2. Introducción: el origen de esta devoción

El 10 de diciembre de 1925, la Santísima Virgen se le apareció a la Hermana Lucía de Fátima, y ​​a su lado, en una nube luminosa, estaba el Niño Jesús. Mientras la Santísima Virgen descansaba su mano sobre el hombro de la Hermana Lucía, extendió su otra mano, presentando a Lucía su Inmaculado Corazón rodeado de espinas. Al mismo tiempo, el Niño Jesús dijo:

“Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre, constantemente atravesado por espinas por hombres desagradecidos, sin nadie que haga un acto de reparación para eliminarlos”.

Entonces la Santísima Virgen dijo:

“Mira, hija mía, mi corazón, constantemente atravesado por espinas por hombres ingratos a través de sus blasfemias e ingratitud. Por lo menos, trata de consolarme diciéndoles a los demás que prometo ayudarlos a la hora de su muerte. Recibirán todas las gracias necesarias para la salvación si, el primer sábado de cinco meses consecutivos, se confiesan, reciben la Sagrada Comunión y me acompañan durante quince minutos, mientras recitan cinco décadas del Rosario y meditan sobre los misterios del Rosario. con la intención de hacerme una reparación “.

El 15 de febrero de 1926, el Niño Jesús se le apareció a la Hermana Lucía y le dijo:

“… mi hija … muchas almas comienzan las devociones del primer sábado, pero pocas las terminan, y quienes las completan solo lo hacen para recibir las gracias que se prometen. Me complacería más si hicieran cinco sábados consecutivos con fervor y con la intención de reparar el Corazón de su Madre celestial, que si hicieran quince de manera tibia e indiferente …

3. ¿En qué consiste esta devoción?

A pedido de Nuestra Señora, sus fieles devotos pueden consolarla al cumplir con los siguientes requisitos para los Primeros Sábados del mes, específicamente dirigidos a reparar las blasfemias a Su Inmaculado Corazón:

• Confesión. Durante esta pandemia, verifique con su parroquia el horario de confesión y no olvide ir a su primera oportunidad, y cumpla con la penitencia. 

• Asistir a la Santa Misa que recibe la Sagrada Comunión con la intención de reparar los delitos contra el Inmaculado Corazón de María.

• Reza el Santo Rosario. 

• Medita al menos uno de los misterios del santo Rosario durante 15 minutos.

4. Intenciones

Las intenciones de Mater Fátima para este Rosario son reparar los cinco tipos de blasfemias con las que Nuestra Señora se ofende y que Ella misma reveló a la Hermana Lucía:

• Blasfemias contra su Inmaculada Concepción.

• Blasfemias contra su virginidad perpetua.

• Blasfemias contra su maternidad divina, negándose a aceptarla como la Madre de Dios y la madre de toda la humanidad.

• Aquellos que infunden indiferencia, desprecio y odio en los corazones de los niños contra nuestra Madre Inmaculada.

• Insultos dirigidos contra sus imágenes sagradas.

5. Hacer compañía a Nuestra Señora

Ahora, comenzamos la Parte I de los 15 minutos para acompañar a Nuestra Señora mientras meditamos uno de los misterios. Elegimos el Cuarto Misterio Doloroso: La carga de la cruz.

“Y obligaron a un transeúnte, Simón de Cirene, que venía del país, el padre de Alejandro y Rufus, a llevar su cruz. Y lo llevaron al lugar llamado Gólgota (que significa el lugar de una calavera ) “(Mc 15, 21-22).

        ¿De qué nos sirve ganar el mundo entero y perdernos o perdernos? Echemos un breve vistazo al mundo en que vivimos. ¿Qué vemos? ¿Qué imagen aparece ante nuestros ojos? Guerras, odio, ambición, secuestros, robos, venganza, fraude, asesinato, inmoralidad y castigo por todos estos pecados: accidentes, enfermedades, desastres, hambrunas y todo tipo de dolor y sufrimiento bajo el cual la humanidad gime y llora.

        Los hombres que se consideran sabios y poderosos continúan planeando más guerras, muerte, miseria y miseria, profundizando el mar de sangre en el que muchas personas ya se están ahogando, las mismas personas a las que esos supuestos sabios deberían ayudar a vivir y a vivir. ayudarse a sí mismos. 

         ¿Todo esto con qué propósito? Arrastrar a la humanidad y destruirla en oleadas de odio, ambición, venganza, inmoralidad y perderse en el trato. ¡En poco tiempo, ellos también se convertirán en cenizas en la tumba! ¿Dónde, hoy, están sus predecesores que lucharon y vivieron de la misma manera? En muchos casos, se desconoce de qué manera han muerto y dónde están sus almas por toda la eternidad.   

          Dios nos pide a todos, como le pide a algunos de sus elegidos, que nos despojemos de todo, se lo demos a los pobres y luego lo sigamos, abandonando por completo las cosas materiales. Nos pide que nos despojemos de cualquier amor excesivo por tales bienes.

           En el mensaje de Fátima, Nuestra Santísima Madre nos recuerda que debemos hacer sacrificios y dar lo que no necesitamos o no podemos usar para ayudar a nuestros hermanos y hermanas que están necesitados y se mueren de hambre o frío. Esta es la renuncia y el sacrificio que Dios nos pide. Si no nos sacrificamos en esta vida, estaremos sacrificando nuestras vidas eternas, porque hicimos mal, y por omisión, fallamos en hacer el bien. 

           Para alcanzar la salvación, todos tenemos que beber del cáliz del sacrificio propio, renunciando a nuestros propios deseos ilícitos, nuestras inclinaciones malvadas, nuestro propio deseo exagerado de consuelo. Al mismo tiempo, debemos abrazar cualquier sacrificio que la vida nos pida, ya sea material y físico, o moral, social y espiritual.

           Este tipo de abnegación llega a todos, incluso a aquellos que no tienen la felicidad de poseer el don de la fe. Ellos también se enfrentan a la necesidad de hacer sacrificios, porque toda la humanidad está marcada por el signo de la cruz redentora de Cristo, incluso cuando no son conscientes de ello o no desean aprovecharlo. Todos tenemos que cargar esa parte de la cruz de Cristo, que nos corresponde en la obra de la Redención. La cruz es pesada por el pecado, o más bien; el pecado trae consigo el peso de la cruz.

            De hecho, Jesucristo tomó sobre sí el peso de la cruz para limpiarnos de la mancha del pecado. Para que el sacrificio de Cristo sea de algún beneficio para nosotros, debemos asumir nuestra propia cruz, cargándola fiel y amorosamente por Cristo, en unión con Él. En otras palabras, el sacrificio es esencial, ofrecido voluntariamente a Dios a través de Cristo por nuestros propios pecados y por los de nuestros hermanos y hermanas. Por lo tanto, el Mensaje de Fátima nos pregunta a todos: ¿Estás dispuesto a sufrir por Dios como Él quiere, como un acto de reparación por los pecados que lo ofenden y como un acto de súplica por la conversión de los pecadores?

            Somos frágiles y debilitados por el pecado, pero la constante, generosa y meritoria influencia del sacrificio personal nos sostiene y nos fortalece. Esto no es posible sin la gracia de Dios, y es por eso que Nuestra Señora respondió al humilde “Sí” de los niños con una promesa de gracia: “Entonces tendrás mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será tu consuelo”.

6. Rosario de reparación

             Para aquellos que desean reparar el Inmaculado Corazón de María y, por lo tanto, consolar al Sagrado Corazón de Jesús, comenzamos nuestro Rosario de Reparación ahora. Rezaremos los misterios dolorosos.

En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

El credo de los Apóstoles

Creo en Dios, el Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra; y en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor; Quien fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María, sufrió bajo Poncio Pilato, fue crucificado, murió y fue enterrado. Él descendió al infierno; al tercer día resucitó de entre los muertos; Él ascendió al cielo, se sienta a la diestra de Dios, el Padre todopoderoso; de allí vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida eterna. Amén.

La oración del ángel

Comenzaremos con la oración de Perdón, una oración enseñada por el Ángel de la Paz, quien se apareció a los tres pastores en Fátima durante su primera visita, antes de la primera aparición de Nuestra Señora.

¡Dios mío, creo, adoro, espero y te amo! Pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no los aman. (Repetir 3 veces) Amén.

Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente. Te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad más preciados de Jesucristo, presentes en todos los tabernáculos del mundo, en reparación por los ultrajes, los sacrilegios y la indiferencia por los cuales se ofende. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, te suplico la conversión de los pobres pecadores.

7. Misterios del rosario: misterios dolorosos

El primer misterio triste: la agonía en el jardín

Meditación

“Entonces Jesús fue con ellos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo a sus discípulos: ‘Siéntate aquí, mientras yo voy allá y rezo’. Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse. Luego les dijo: “Mi alma está muy triste, incluso hasta la muerte; quédate aquí y observa conmigo”. Y yendo un poco más allá, cayó de bruces y rezó: ‘Padre mío, si es posible, deja que esta copa pase de mí; sin embargo, no como yo quiera, sino como tú lo harás “‘ (Mt 26: 36-39) .

         Para Jesús, la humillación y la muerte eran una carga tan grande como lo serían para todos nosotros. Pero a diferencia de nosotros, Jesús no cometió pecado y eligió voluntariamente redimirnos, tomando sobre sí el castigo por nuestros pecados. Debemos evitar el pecado para evitar ofender a Dios o perderemos el derecho a la vida eterna. Incluso si nuestra angustia es grande, debemos tener en cuenta que la angustia de Jesús fue mayor.

Oraremos en esta década las respuestas a la Oración del Señor y las Avemarías en español y mandarín.

(Español) Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo; (Español) danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, sino que nos liberes del mal. Amén.

Primeras cinco Avemarías

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Español) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Second Five Hail Marys

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Mandarín) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin. Amén.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, sálvanos de los fuegos del infierno, guía a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

El segundo misterio doloroso: la flagelación en el pilar

Meditación 

“Entonces Pilato tomó a Jesús y lo azotó. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le pusieron una túnica púrpura; se le acercaron y le dijeron:” ¡Salve, rey de los judíos! ” y lo golpearon con las manos “(Jn 19, 1-3).

         El Mensaje de Fátima nos llama a “hacer de todo lo que pueda un sacrificio, y ofrecerlo a Dios como un acto de reparación por los pecados por los cuales se ofende y en una súplica por la conversión de los pecadores”. La mejor reparación que podemos ofrecerle a Dios es resolver firmemente no volver a ofenderlo cada vez que pedimos perdón. Si algún día Dios nos permite ser víctimas de la injusticia del hombre, veamos a Jesús y sigámoslo con fe.

Rezaremos en esta década las respuestas a la oración del Señor y las Avemarías en francés y alemán.

(Español) Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo; (Francés) danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, sino que nos liberes del mal. Amén.

Primeras cinco Avemarías

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Francés) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Second Five Hail Marys

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Alemán) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin. Amén.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, sálvanos de los fuegos del infierno, guía a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

El tercer misterio triste: la coronación de espinas

Meditación

“Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y reunieron a todo el batallón delante de él. Y lo desnudaron y le pusieron una túnica escarlata, y trenzando una corona de espinas se lo pusieron en la cabeza y le pusieron un caña en su mano derecha. Y arrodillados delante de él se burlaron de él, diciendo: “¡Salve, rey de los judíos!” (Mt 27: 27-29).

         El Mensaje de Fátima nos habla de perdón, instándonos a pedir el perdón de Dios para nuestros hermanos y hermanas, así como para nosotros mismos. Pedimos perdón a quienes no creen, a quienes no adoran, a quienes no esperan y a quienes no aman. Nuestro perdón debe ser generoso, completo y sacrificado. Realmente necesitamos aprender esto: entender completamente que es la misericordia y el perdón de los demás lo que debe brotar de nuestros corazones como fruto del amor que le debemos a Dios.

Rezaremos en esta década las respuestas a la oración del Señor y las Avemarías en griego y polaco.

(Español) Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo; (Griego) danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación sino que nos liberes del mal. Amén.

Primeras cinco Avemarías

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Griega) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Second Five Hail Marys

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Polaco) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin. Amén.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, sálvanos de los fuegos del infierno, guía a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

El cuarto misterio doloroso: la carga de la cruz

Meditación

“Y obligaron a un transeúnte, Simón de Cirene, que venía del país, el padre de Alejandro y Rufus, a llevar su cruz. Y lo llevaron al lugar llamado Gólgota (que significa el lugar de una calavera ) “(Mc 15, 21-22).

         ¿Cómo puede alguien ser un siervo de Dios y digno de la vida eterna si no se niega a sí mismo lo que sea necesario para caminar en el camino de sus mandamientos? Debemos renunciar a los placeres ilícitos, los caprichos del orgullo, la vanidad, la codicia, la avaricia, la excesiva complacencia, la falta de práctica de la caridad y la justicia hacia los demás. Debemos ignorar el yugo de nuestra cruz diaria, no cargarlo de mala gana sino unirlo con la Cruz de Cristo. Debemos seguir el ejemplo de Jesucristo, quien sufrió en la cruz por nosotros. Sigamos sus pasos, llevando nuestra cruz diaria con fe, esperanza y amor.

Rezaremos en esta década las respuestas a la oración del Señor y las Avemarías en criollo e italiano.

(Español) Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo; (Criollo) danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas al igual que perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación sino que nos liberes del mal. Amén.

Primeras cinco Avemarías

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Criolla) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Second Five Hail Marys

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Italiano) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin. Amén.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, sálvanos de los fuegos del infierno, guía a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

El quinto misterio doloroso: la crucifixión

Meditación

“Y cuando llegaron al lugar que se llama La Calavera, allí lo crucificaron, y a los delincuentes, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús dijo: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen ‘… Era alrededor de la sexta hora, y había oscuridad sobre toda la tierra hasta la novena hora, mientras la luz del sol fallaba; y la cortina del templo se rasgó en dos. Entonces Jesús, llorando a gran voz , dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y habiendo dicho esto, exhaló su último “(Lucas 23: 33-46). 

La muerte de Jesucristo es nuestra vida, porque murió para darnos la vida eterna. Pero nuestra participación en lo eterno

la vida es una elección entre dos realidades diferentes: el cielo o el infierno.

         En Fátima, nos envió Su Mensaje nuevamente señalando la devoción al Inmaculado Corazón de María como el camino de salvación: “Para salvarlos, Dios desea establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que te digo, se salvarán muchas almas y habrá paz ”. Paz con la propia conciencia, paz con Dios, paz en nuestros hogares, paz en las familias, paz con los vecinos y paz en las naciones.

Rezaremos en esta década las respuestas a la Oración del Señor y las Avemarías en portugués y latín.

(Español) Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo; (Portugués) danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, sino que nos liberes del mal. Amén.

Primeras cinco Avemarías

(Español) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (Portugués) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Second Five Hail Marys

(Inglés) Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; (América) Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin. Amén.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, sálvanos de los fuegos del infierno, guía a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

8. Para recibir la indulgencia plenaria 

adjunta a este Santo Rosario, rezaremos por las intenciones de nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, por la santificación de los sacerdotes y las vocaciones religiosas y por los no creyentes. 

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús; Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin. Amén.

          9. Salve, santa reina

Madre de misericordia; Salve, nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza. A ti lloramos, pobres niños desterrados de Eva; a ti enviamos nuestros suspiros, llorando y llorando en este valle de lágrimas. Dirige entonces, el más amable defensor, tus ojos de misericordia hacia nosotros; y después de esto nuestro exilio, muéstranos el bendito fruto de tu vientre, Jesús. Oh clemente, oh amoroso, oh dulce Virgen María. 

Ruega por nosotros, santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo. Amén.

Dejanos rezar:

Oh Dios, cuyo Hijo unigénito, por su vida, muerte y resurrección, nos ha comprado las recompensas de la vida eterna, concédenos, te suplicamos, que al meditar sobre estos misterios del Santísimo Rosario de la Santísima Virgen María, nosotros pueden imitar lo que contienen y obtener lo que prometen, a través del mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros.

San Francisco y Santa Jacinta Marto, ruega por nosotros.

10. Manteniendo a Nuestra Señora Compañía

Continuaremos con la Parte 2 de los 15 minutos para acompañar a Nuestra Señora mientras meditamos sobre las Letanías de Loreto.

         Oh, Santa Madre, sé que el Mensaje de Fátima dice: “Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te llevará a Dios”. Por lo tanto, su Corazón es el refugio y el camino hacia Dios para todos Sus hijos. 

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo escúchanos. Cristo amablemente nos escucha. 

Dios, el Padre del Cielo, ten piedad de nosotros.
Dios el Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros. 
Santa Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros.

         ¡Qué faro de luz son estas palabras de Nuestra Señora para nosotros! De hecho, conocemos nuestra propia debilidad y sabemos que, por nosotros mismos, no somos capaces de producir los frutos de la vida eterna. Solo cuando nos unimos con Cristo podemos hacerlo. Nuestra Madre en el Cielo promete el consuelo de la gracia de Dios: consuelo a través de un sentido de fuerza para ayudar a nuestra debilidad; consuelo a través de un sentido de gracia, que viene a consolarnos, animarnos, ayudarnos y apoyarnos. Es esta certeza la que genera la confianza que debemos tener en Dios.

Santa María, ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios, ruega por nosotros.
Santa Virgen de las Vírgenes, ruega por nosotros.
Madre de Cristo, ruega por nosotros.
Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.
Madre de la Misericordia, ruega por nosotros.

Madre de la Divina Gracia, ruega por nosotros.

Madre de la esperanza, ruega por nosotros.
Madre más pura, ruega por nosotros.
Madre muy casta, ruega por nosotros.
Madre inviolada, ruega por nosotros.
Madre sin mancha, ruega por nosotros. 

Vivir para Cristo es también vivir para María, ya que Jesús recibió su Cuerpo y Sangre de Ella. Fue en Su Corazón que el Padre colocó el Corazón de su Hijo, como en el primer Tabernáculo. María fue la primera vasija que lo sostuvo. La vida y la naturaleza humana fluyeron hacia el Hijo de Dios a través de la sangre del Inmaculado Corazón de María. De su sangre, todos, a su vez, recibimos “gracia sobre gracia”. (Jn 1, 16). 

Madre muy amable, ruega por nosotros.
Madre admirable, ruega por nosotros.
Madre de buen consejo, ruega por nosotros.
Madre de nuestro Creador, ruega por nosotros.
Madre de nuestro Redentor, ruega por nosotros.
Madre de misericordia, ruega por nosotros.
Virgen muy prudente, ruega por nosotros.
Virgen venerable, ruega por nosotros.
Virgen más famosa, ruega por nosotros.
Virgen más poderosa, ruega por nosotros.
Virgen muy misericordiosa, ruega por nosotros.
Virgen muy fiel, ruega por nosotros.

Sabemos que Dios quiere que nuestra devoción arraigue en el Inmaculado Corazón de Nuestra Santa Madre. Fue para este mismo propósito que Dios puso tanto amor en él. El corazón de la Madre de todos los seres humanos consagra y convierte su progenie en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Hijo de Dios, quien comenzó la obra de nuestra redención en el Corazón de Su Madre.

Espejo de justicia, ruega por nosotros.
Asiento de sabiduría, ruega por nosotros.
Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.
Vasija espiritual, ruega por nosotros.
Buque de honor, ruega por nosotros.
Vasija singular de devoción, ruega por nosotros.
Rosa mística, ruega por nosotros.
Torre de David, ruega por nosotros.
Torre de marfil, ruega por nosotros.
Casa de oro, ruega por nosotros.

Sabemos que los latidos del corazón de Cristo son los del Corazón de María; La oración de Cristo es la oración de su Madre; Las alegrías de Cristo son sus alegrías. Cristo recibió de Su Madre el Cuerpo y la Sangre que continuamente se derraman y se ofrecen para la salvación del mundo. Por lo tanto, María, una con Cristo, sufrió y agonizó con Él, recibiendo en su Inmaculado Corazón sus últimos sufrimientos, sus últimas palabras, su última agonía y sus últimas gotas de sangre, ofreciéndolas al Padre.

Arca de la Alianza, ruega por nosotros.
Puerta del cielo, ruega por nosotros.
Estrella de la mañana, ruega por nosotros.
Salud de los enfermos, ruega por nosotros.
Refugio de los pecadores, ruega por nosotros.

Consuelo de los migrantes, ruega por nosotros.
Consolador de los afligidos, ruega por nosotros.
Ayuda de los cristianos, ruega por nosotros.
Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.
Reina de los Patriarcas, ruega por nosotros.
Reina de los Profetas, ruega por nosotros.

Nuestra Santísima Madre nos llama: “¿Qué estás haciendo? ¡Reza, reza, reza! Ofrezca constantemente oraciones y sacrificios al Altísimo para que toda su vida sea un holocausto ofrecido a Dios en su cruz diaria. Haz de tu cruz su cruz, para la salvación de las almas, cooperando con él en su obra redentora ”. 

Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.
Reina de los Mártires, ruega por nosotros.
Reina de los confesores, ruega por nosotros.
Reina de las vírgenes, ruega por nosotros.
Reina de todos los santos, ruega por nosotros.
Reina concebida sin pecado original, ruega por nosotros.
Reina asumió en el cielo, ruega por nosotros.
Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros.
Reina de la familia, ruega por nosotros.
Reina de la paz, ruega por nosotros.

María permaneció en la Tierra para ayudar a sus otros hijos. Al hacerlo, conservó la obra redentora de Cristo en su corazón como una fuente de gracia: Ave Maria Gratia Plena.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.

11. Oremos:

Concede, te suplicamos, oh Señor Dios, que nosotros, tus siervos, podamos disfrutar de la salud perpetua de la mente y el cuerpo, y por la intercesión de la Bienaventurada María, siempre Virgen, se libere del dolor presente y obtenga la alegría eterna. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Oh mi Jesús, es por amor a Ti y en reparación por las ofensas cometidas contra el Inmaculado Corazón de María y por la conversión de los pobres pecadores.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

12. Despedida

Con esto concluye el Rosario de la Reparación. Gracias por compartirlo con nosotros hoy. Lo invitamos a unirse a nosotros nuevamente el 5 de septiembre, el próximo primer sábado. Le pedimos que considere cumplir los cinco primeros sábados consecutivos de reparación, sin perderse ninguno, para que pueda recibir las gracias prometidas por el Inmaculado Corazón de Nuestra Señora. Que tengas un buen dia.

Widerheader.JPG

www.materfatima.org

Espacio para tu empresa o negocio. Con tu publicidad podremos continuar. Católico, apoya católico

ÚNETE A NUESTRO FACEBOOK Y RECIBIRÁS EN TIEMPO REAL CADA PUBLICACIÓN DE NUESTRA PÁGINA TE ESPERAMOS.
https://www.facebook.com/unpasoaldia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s