Oraciones

VIDA DE SAN JOSÉ 7

Vida del glorioso Patriarca San José Esposo Purísimo de la Gran Madre de Dios y Padre Adoptivo de Jesús, manifestado por Jesucristo a su esposa predilecta, María de Jesús, y que Él mismo le ordenó que la escribiera y con la obediencia de quien dirige su espíritu. 23 de Enero de 1736.

Vida de San José revelada a la Hermana María Cecilia Baij | Vidas ...

Revelaciones sobre la Vida de San José. Vidente: Hna. Mª Cecilia Baij (1694-1766) Monasterio Benedictino de MONTEFIASCONE, Italia

Vida de San Jose (PDF) - [PDF Document]

Las Primeras persecuciones del maligno

Resultado de imagen para niño orando  en sinagoga

El común enemigo se enfurecía de rabia al ver las virtudes admirables que resplandecían en nuestro José, y que con su ejemplo atraía a muchos a la práctica de las virtudes; por lo tanto encendido de furor contra el Santo Jovencito, y no sabiendo cómo hacerlo caer en actos de ira y de impaciencia, y para alejarle de su fervor en el servicio y amor de su Dios, se puso a instigar a algunos de mala vida, poniendo en sus corazones una gran aversión y odio hacia el Santo, porque sus acciones virtuosas servían a ellos de gran reproche y confusión; por lo tanto acordaron juntos, que cuando se hubiesen encontrado con él, se habrían mofado y burlado de él, y también lo habrían insultado, como en efecto hicieron.

 Al encontrarse por lo tanto nuestro José con estos jóvenes libertinos, que adrede lo iban buscando, comenzaron a mofarse y a burlarse de él. El Santo al estar solo, agachó la cabeza, y dirigiendo su corazón hacia Dios comenzó a suplicarle, de modo que le hubiese dado la Gracia para soportar todo eso; y les diera a aquellos la luz para que conocieran sus errores. Estos al ver que José no hacía caso alguno de sus burlas, se pusieron a maltratarlo con palabras, llamándolo necio, sin espíritu, despreciable y miedoso, y que ni siquiera sabía hablar. José seguía su camino con toda tranquilidad, y aquellos lo seguían con gran jactancia, diciéndole y lanzándole siempre burlas hirientes y ofensivas.

 Al encontrarse el Santo Jovencito en duda si tenía que contestarles de modo que se apaciguaran, o si tenía que callar y sufrirlo todo con paciencia; sintió una voz interior que le sugería sufrirlo todo y callarse porque así habría agradado mucho a su Dios. Esto bastó para que decidiera seguir sufriendo, también con alegría, esa persecución, sin nunca hablar; por ello esos jóvenes quedaron confundidos, y el demonio derrotado. Sin embargo, esos malos jóvenes no se quedaron en paz, sino que siguieron por mucho tiempo maltratándolo, de modo que al final, cansados de ofenderlo, lo dejaron.

Resultado de imagen para niño orando  en sinagoga

Duró, sin embargo, mucho tiempo esta persecución, de tal modo que, cuando José salía de casa para algún asunto, que su padre le ordenaba, iba siempre preparado para sufrir el mal encuentro. De esto nunca se quejó con nadie, ni siquiera con sus padres, estando siempre con el rostro sereno y jovial. Su padre sin embargo, fue avisado acerca de la persecución de la cual era objeto su hijo, al mismo que le preguntó si eso era verdad queriendo la debida reparación de ello; José le contesta con toda serenidad, que él más bien gozaba en estas cosas y que le pedía que guardara silencio porque estaba seguro, que sufriendo esto con paciencia, procuraba mucho agrado a su Dios, y luego le decía: “vos sabéis, padre mío, cómo han sufrido de buena gana las injurias nuestros Patriarcas y Profetas; como el Rey David sufrió ser perseguido e insultado; y nosotros sabemos que estos eran los amigos más favorecidos por nuestro Dios, así pues tenemos que imitarlos, puesto que Dios nos manda la ocasión”.

Su padre quedaba muy edificado por estas palabras, y complacía al hijo dejándolo sufrir las angustias sin tener resentimiento alguno. Al ver el demonio, que no solamente, no podía conseguir nada del Santo Jovencito, sino que quedaba siempre más confundido y avergonzado, intenta otros caminos para perturbarle la paz del corazón y hacerlo caer en impaciencia; e instigó a una mujer, la cual por su forma de ser nada edificante, vela de mala gana al Santo; e iba a menudo donde la madre de José para hablar mal del hijo: “oíd …que era criticado por todos, burlado, que era un inútil, que con el tiempo habría gastado todos sus bienes, teniendo mucha facilidad para hacer la limosna a quien se la pedía, y como muchos pobres habiéndose dado cuenta de eso, lo seguían cuando el salía de casa”.

Resultado de imagen para samuel el niño profeta

Aunque la madre del Santo era muy sabia y prudente y conocía muy bien el carácter de su hijo, a pesar de todo eso, por el continuo hablar de la mujer, y por autorización divina, se perturbó y muchas veces hizo duros reproches al hijo, el cual lo sufría con gran paciencia sin disculparse, y aunque supiera de dónde provenía todo eso, nunca tuvo jamás ningún resentimiento; solamente una vez dijo a la madre con toda sumisión, que se informara bien de lo que le reportaban, porque habría encontrado que no era verdad sino que eran obras todas del enemigo común para inquietarla y perturbar su paz.

De las palabras del hijo se valía la madre, y al darse cuenta del engaño del enemigo, echó de su casa a esa mujer que de varias maneras intentaba introducir la discordia. y al verse el demonio confundido, no desistió de la empresa, sino que encontró otra estratagema para inquietar y perturbar al Santo, y, con la autorización de Dios, comenzó a tentarlo de vanagloria, con varias sugestiones acerca de la vida que llevaba totalmente irreprensible, tanto a los ojos de Dios como a los ojos de los hombres. El Santo se horrorizaba frente a estas sugestiones, y se encomendaba a Dios humillándose mucho delante de Él, llamándose criatura miserable y pecadora.

El enemigo movió también a algunos para que lo alabaran y exaltaran sus virtudes en público, de lo cual nuestro José sentía una gran confusión, diciendo siempre: “Yo soy una criatura miserable; alabemos a nuestro Dios, porque Él es digno de alabanza. Él es perfectísimo en todas sus obras divinas. Él solamente es digno de ser alabado y exaltado”. Fue tentado por el enemigo de mil maneras, solamente no le fue permitido jamás que fuera tentado con respecto a la pureza, y de eso se enfurecía el demonio, y no dejaba de encontrar maneras de modo que el Santo hubiese por lo menos podido decir alguna palabra contraria a esta tan noble virtud, pero puesto que el Santo tenía una gran inocencia y sencillez nunca fue comprendida por él, ni aprendida.

Resultado de imagen para samuel el niño profeta

Al encontrarse el Santo Jovencito en estos conflictos de tentaciones y sugestiones, se encomendaba a su Dios con más fervientes oraciones; y fue una vez más advertido en el sueño por el Ángel, de modo que a la oración acompañara también el ayuno, y esto hizo con gran rigor ayunando frecuentemente y haciendo sufrir a la carne, la cual nunca la encontró rebelde al espíritu y con esto frustraba al enemigo infernal, quedando él siempre victorioso y el enemigo derrotado, aunque por poco tiempo desistiera de angustiarlo, no lo dejó sin embargo, de vez en cuando, de molestarlo con sus engaños.

Luego, por algunos era muy criticada la vida retirada y solitaria que el Santo llevaba, y muchas veces iban a su casa algunos jóvenes iguales a él para llevarlo a divertirse, pero nuestro José siempre se disculpaba con buenos modales, diciendo que su diversión era la de estudiar y leer la Sagrada Escritura y la vida de los Patriarcas y Profetas, para poderlos luego imitar en sus virtudes, puesto que ellos habían sido de mucho agrado para su Dios y muy amados y favorecidos por Él y los exhortaba para que ellos también hicieran lo mismo.

No faltó quien aprendiera sus palabras y procurara imitarlo, porque José se lo insinuaba de tal modo y con tanta gracia que sus palabras penetraban en sus corazones, y después de haber dado estos consejos tan saludables y buenas exhortaciones, se retiraba para orar a Dios de modo que aquellos no hubiesen dejado de hacer lo que él les había insinuado, y le rogaba insistentemente para que les proporcionara sus ayudas particulares y la Gracia para poderlo llevar a cabo.

Resultado de imagen para samuel el niño profeta

Dios no dejaba de escuchar sus oraciones, y cuando el Santo Jovencito oía decir que aquellos por los cuales rogaba ponían en práctica sus consejos, se alegraba mucho y daba gracias afectuosas a su Dios por ello. No faltó sin embargo, quien lo criticara por ello y tomara sus consejos en mal sentido; y de esto se dolía inculpándose a sí mismo, y que esto acontecía porque él era un pecador, y que no merecía que otros se valieran de sus exhortaciones; y de esta manera se retiraba a llorar y rogaba a su Dios para que usara su Misericordia hacia quien hacía mofa de sus consejos, y que no mirara sus desmerecimientos, sino a los méritos por los cuales Él debía ser alabado y servido fielmente.

Le rogaba para que los iluminara y les diera a conocer las verdades por Él manifestadas: de esto mucho se complacía Dios y no dejaba que se echaran a perder sus súplicas, muchos se arrepentían y volvían donde nuestro José para oír de nuevo sus exhortaciones que luego llevaban a cabo fielmente, y José daba afectuosas gracias a su Dios. 

Espere… 8. Amor por los enfermos, moribundos, pobres y por los que sufren

ÚNETE A NUESTRO FACEBOOK Y RECIBIRÁS EN TIEMPO REAL CADA PUBLICACIÓN DE NUESTRA PÁGINA UNPASOALDIA.COM. TE ESPERAMOS.
https://www.facebook.com/unpasoaldia

PATROCINANOS…

Si nos patrocinas podemos seguir evangelizando cada día, le das recompensa a nuestro esfuerzo y podemos llegar a muchas almas.

$5.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s