Menú Inicio

Celebra Pentecostés con estas bellas oraciones

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran”

Hechos de los Apóstoles

Letanía Del Espíritu Santo

Señor, Tened piedad de nosotros.
Jesucristo, Tened piedad de nosotros.
Señor, Tened piedad de nosotros.
Dios, Padre celestial, Tened piedad de nosotros.
Dios, Hijo, Redentor del mundo, Tened piedad de nosotros.
Dios, Espíritu Santo, Tened piedad de nosotros.
Trinidad Santa, que sois un solo Dios, Tened piedad de nosotros.
Divina Esencia, Dios verdadero y único, Tened piedad de nosotros.

Espíritu de verdad y de sabiduría, Tened piedad de nosotros.
Espíritu de santidad y de justicia, Tened piedad de nosotros.
Espíritu de entendimiento y de consejo, Tened piedad de nosotros.
Espíritu de caridad y de gozo, Tened piedad de nosotros.
Espíritu de paz y de paciencia, Tened piedad de nosotros.
Espíritu de longanimidad y mansedumbre, Tened piedad de nosotros.
Espíritu de benignidad y de bondad, Tened piedad de nosotros.

Amor substancial del Padre y del Hijo, Tened piedad de nosotros.
Amor y vida de las almas santas, Tened piedad de nosotros.
Fuego siempre ardiendo, Tened piedad de nosotros.
Agua viva que apagáis la sed de los corazones, Tened piedad de nosotros.

De todo mal, Libradnos Espíritu Santo.
De toda impureza de alma y cuerpo, Libradnos Espíritu Santo.
De toda gula y sensualidad, Libradnos Espíritu Santo.
De todo afecto a los bienes terrenos, Libradnos Espíritu Santo.
De todo afecto a cosas y a criaturas, Libradnos Espíritu Santo.
De toda hipocresía y fingimiento, Libradnos Espíritu Santo.
De toda imperfección y faltas deliberadas, Libradnos Espíritu Santo.
Del amor propio y juicio propio, Libradnos Espíritu Santo.
De la propia voluntad, Libradnos Espíritu Santo.
De la murmuración, Libradnos Espíritu Santo.
De la doblez a nuestros prójimos, Libradnos Espíritu Santo.
De nuestras pasiones y apetitos desordenados, Libradnos Espíritu Santo.
De no estar atentos a vuestra inspiración Santa, Libradnos Espíritu Santo.
Del desprecio a las cosas pequeñas, Libradnos Espíritu Santo.
De la glotonería y malicia, Libradnos Espíritu Santo.
De todo regalo y comodidad, Libradnos Espíritu Santo.
De querer buscar o desear algo que no seáis Vos, Libradnos Espíritu Santo.
De todo lo que te desagrade, Libradnos Espíritu Santo.
De todo pecado e imperfección y de todo mal, Libradnos Espíritu Santo.

Padre amantísimo, Perdónanos.

Divino Verbo, Ten misericordia de nosotros.

Santo y Divino Espíritu, No nos dejes hasta ponemos en la posesión de la Divina Esencia, Cielo de los cielos.

Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, Enviadnos al divino Consolador.
Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, Llenadnos de los dones de vuestro espíritu.
Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, Haced que crezcan en nosotros los frutos del Espíritu Santo.

Ven, ¡oh Santo Espíritu!, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

V. Envía tu Espíritu y todo será creado.
R. Y se renovará la faz de la tierra.

Oremos.
¡Oh Dios!, que habéis instruido los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concedednos, según el mismo Espíritu, conocer las cosas rectas y gozar siempre de sus divinos consuelos. Por Jesucristo, Señor nuestro.

R. Amén.

Espíritu Santo Respira En Mi

(S. Agustín)

Respira en mi
Oh Espíritu Santo
Para que mis pensamientos
Puedan ser todos santos.

Actúa en mí
Oh Espíritu Santo
Para que mi trabajo, también
Pueda ser santo.

Atrae mi corazón
Oh Espíritu Santo
Para que sólo ame
Lo que es santo.

Fortaléceme
Oh Espíritu Santo
Para que defienda
Todo lo que es Santo.

Guárdame pues
Oh Espíritu Santo
Para que yo siempre
Pueda ser santo.

Ven, Espíritu Santo

Oh, Espíritu Santo, ven,
Danos el ansiado bien
De Tu lumbre celestial;
Padre del pobre clemente,
De eternos dones la fuente,
Luz para todo mortal.

Supremo consolador,
Huésped del alma, dulzor,
Refrigerio en los rigores,
Dulce tregua en la fatiga,
Templanza que ardor mitiga,
Consuelo en nuestros dolores.

Luz sacrosanta del mundo,
Abraza lo mas profundo
Del corazón de tus fieles;
Sin tu bella claridad,
Sólo existiría maldad,
Y serían los hombres crueles.

Limpia toda sordidez,
Fructifica la aridez,
Sana lo que se halla herido,
Doblega la vanidad,
Enardece la frialdad,
Torna recto lo torcido.

Bríndales la concesión
De tu septiforme don
A la grey que en Ti confía,
Úngelos con la virtud,
Dales éxito y salud,
Y perdurable alegría. Amén.

V. Envía tu Espíritu Santo creador.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos:
¡Oh Dios! Tú has instruido los corazones de tus fieles enviándoles la luz de tu Espíritu Santo. Concédenos, por el mismo Espíritu, valorar rectamente las cosas y disfrutar siempre de su ayuda. Por Cristo Nuestro Señor. R. Amén.

Consagración Y Petición Al Espíritu Santo

– Espíritu Santo, Divino Consolador y Huésped de mi alma, te adoro, te alabo y te bendigo.

– Me consagro hoy de nuevo a Ti, para que me invadas con tu gracia, ordenes mis facultades y sentidos, me ilumines, fortalezcas, serenes y bendigas.

Inunda Mi Inteligencia Con Tu Luz Para Conocer:

Tu Divina Voluntad
Lo que puedo y debo hacer
Lo que debo y puedo modificar
Lo que no depende de mí cambiar
Cómo debo conducirme en los acontecimientos de la vida

Robustece Mi Voluntad Con El Don De La Fortaleza:

Para cumplir constantemente con mi deber
Observar fielmente mis promesas
Conformarme con tu voluntad
Afrontar los problemas y dificultades
Luchar eficazmente contra el mal
Soportar las molestias y enfermedades
Para ser bondadoso, tolerante y paciente

Gracias Te Doy:

Por haberme hecho cristiano
Por posibilitarme conocerte y amarte
Por haberme infundido devoción hacia Ti
Por haberme colmado de gracias y favores

Te Ruego Me Ayudes:

A perseverar en tu amor
Vivir y obrar en comunión contigo
Hacer fructificar en mí tus dones
Permanecer fiel a tus inspiraciones
Secundar generosamente tus deseos
Evitar lo que te contrita y ofende
Extender tu reinado en mis prójimos
Contemplarte eternamente en el cielo.

Consagración De La Familia Al Espíritu Santo

¡Oh Dios Espíritu Santo! Postrados ante tu divina majestad, venimos a consagrarnos a Ti con todo lo que somos y tenemos.

Por un acto de la omnipotencia del Padre hemos sido creados, por gracia del Hijo hemos sido redimidos, y por tu inefable amor has venido a nuestras almas para santificarnos, comunicándonos tu misma vida divina.

Desde el día de nuestro bautismo has tomado posesión de cada uno de nosotros, transformándonos en templos vivos donde Tú moras juntamente con el Padre y el Hijo; y el día de la Confirmación fue la Pentecostés en que descendiste a nuestros corazones con la plenitud de tus dones, pera que viviéramos una vida íntegramente cristiana.

Permanece entre nosotros para presidir nuestras reuniones; santifica nuestras alegrías y endulza nuestros pesares; ilumina nuestras mentes con los dones de la sabiduría, del entendimiento y de la ciencia; en horas de confusión y de dudas asístenos con el don del consejo; para no desmayar en la lucha y el trabajo concédenos tu fortaleza; que toda nuestra vida religiosa y familiar esté impregnada de tu espíritu de piedad; y que a todos nos mueva un temor santo y filial para no ofenderte a Ti que eres la santidad misma.

Asistidos en todo momento por tus dones y gracias, queremos llevar una vida santa en tu presencia.

Por eso hoy te hacemos entrega de nuestra familia y de cada uno de nosotros por el tiempo y la eternidad. Te consagramos nuestras almas y nuestros cuerpos, nuestros bienes materiales y espirituales, para que Tú sólo dispongas de nosotros y de lo nuestro según tu beneplácito. Sólo te pedimos la gracia que después de haberte glorificado en la tierra, pueda toda nuestra familia alabarte en el cielo, donde con el Padre y el Hijo vives y reinas por los siglos de los siglos.

Así sea.

Categorías:Espíritu Santo Espiritualidad Festividad Oraciones

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: