Menú Inicio

Milagro Eucarístico de Poznan, Polonia 1399

En la ciudad de Poznan fueron robadas en 1399 tres Hostias consagradas por unos profanadores, que para despreciarlas las hirieron con unos objetos punzantes.

UNA REFLEXIÓN PARA TENER EN CUENTA

Ayudar y orar por los cristianos perseguidos: Papa Francisco ...

Cristo agoniza hoy también en cada hombre y mujer que sufren

P. Raniero Cantalamesa

“Los verdaderos mártires de Cristo no mueren con los puños cerrados, sino con las manos unidas”

P. Raniero Cantalamesa

¡Aquí hoy, el Cristo sangrante!

“Cristo agoniza hasta el final del mundo: no hay que dormir durante este tiempo”, dijo padre Cantalamessa, citando al filósofo Blaise Pascal.

“Jesús agoniza hasta el final del mundo en cada hombre y mujer sometido a sus mismos tormentos. ‘¡Lo habéis hecho a mí!’ (Mt, 25, 40): esta palabra suya, no la ha dicho solo por los que creen en Él; la ha dicho por cada hombre y mujer hambriento, desnudo, maltratado, encarcelado”, rememora el predicador de la Casa pontíficia.

Así ha pedido de no ‘pensar en categorías’ del dolor.  “Pensamos más bien en el sufrimiento de los individuos, en las personas con un nombre y una identidad precisa”, constató.

Los perseguidos, pisoteados y desterrados por su fe

En la homilía emerge la imagen actual de los cristianos perseguidos y el dolor de las minorías étnicas y religiosas; maltratadas, desplazadas, exterminadas en varios países: Siria, Irak, Nigeria, Kenia y en varias regiones: Oriente Medio y África.

“¡Cuántos “Ecce homo” en el mundo! ¡Dios mío, cuántos “Ecce homo”! Cuántos prisioneros que se encuentran en las mismas condiciones de Jesús en el pretorio de Pilato: solos, esposados, torturados, a merced de militares ásperos y llenos de odios, que se abandonan a todo tipo de crueldad física y psicológica, divirtiéndose al ver sufrir. “¡No hay que dormir, no hay que dejarles solos!”.

La comunidad internacional se lava las manos como Pilatos

En la homilía – Cantalamessa explica que la exclamación “¡Ecce homo!” no se aplica sólo a las víctimas, sino también a los verdugos. Entretanto, denunció la “ inquietante indiferencia de las instituciones mundiales y de la opinión pública frente” al derramamiento del sangre inocente. “Corremos el riesgo de ser todos, instituciones y personas del mundo occidental, el Pilato que se lava las manos”.

Ataques repetidos del fundamentalismo contra poblaciones inermes y el silencio de la comunidad internacional. “Una violencia inaudita”.

El perdón, la victoria definitiva del bien sobre el mal

El ejemplo de Cristo en la Pasión “propone a los discípulos una generosidad infinita. Perdonar con su misma grandeza”. Al mismo tiempo que esto implica hacer el bien a los enemigos. Así, “la victoria definitiva del bien sobre el mal” está representada “sobre la cruz de Cristo”.

“Jesús le ha ganado a la violencia no oponiendo a esa una violencia más grande, pero sufriéndola y poniendo al desnudo toda su injusticia y su inutilidad”.

 “El problema de la violencia nos acecha, nos escandaliza, hoy que esta ha inventado formas nuevas y horribles de crueldad y de barbarie”.

El verdadero “Discurso de la montaña” que ha cambiado el mundo no es entretanto el que Jesús pronunció un día en una colina de Galilea, sino aquel que proclama ahora, silenciosamente desde la cruz”. Es decir, “un ¡no! a la violencia, oponiendo a ella no simplemente la no-violencia, sino aún más el perdón, la mansedumbre y el amor”.

En la ciudad de Poznan fueron robadas en 1399 tres Hostias consagradas por unos profanadores, que para despreciarlas las hirieron con unos objetos punzantes.

Las Hostias comenzaron a destilar sangre y ninguna tentativa por destruirlas tuvo éxito. Para no ser descubiertos, los malhechores decidieron arrojarlas en un pantano, pero las Partículas se elevaron en el aire y comenzaron a emanar rayos de una luz intensísima.

 Sólo luego de ardientes ruegos, el Obispo logró recuperar las Partículas que se veneran hasta el día de hoy en la iglesia del Corpus Domini en Poznan.

En 1399, en la ciudad de Poznan, un grupo de amigos que odiaban la fe cristiana convencieron a una doméstica para extraer de la iglesia de los Dominicos (hoy de los Jesuitas) tres Hostias consagradas.

La mujer, alentada por una sustanciosa recompensa, logró robarlas. Al entregarlas en manos de los malhechores bajaron al subterráneo de una casa, las depositaron sobre una mesa y comenzaron a profanarlas golpeándolas con un punzón.

De pronto, comenzaron a destilar copiosamente Sangre, que llegó a salpicar en el rostro de una chica del grupo, que siendo ciega recuperó inmediatamente la vista. Los profanadores, sobrecogidos de terror y de la angustia, intentaron destruir en vano las Hostias, pero permanecían siempre intactas.

Entonces, decidieron llevarlas a las afueras de la ciudad y arrojarlas en los pantanos que estaban cerca al río Warta. Mientras tanto, un joven pastor que se encontraba en las cercanías, vio tres Hostias luminosas que se elevaban en el aire. Dominando la emoción, regresó a su casa para contarle todo a su padre y a las autoridades locales.

Milagro Eucaristico de Poznan, Polonia, 1399

En el lugar del Milagro fue construida una capilla de madera que se convirtió en meta de peregrinaciones. Más tarde, el rey Wladyslaw Jagiello, habiéndose enterado del Milagro, visitó personalmente Poznan para venerar las Hostias prodigiosas.

Como signo de devoción, hizo edificar una iglesia dedicada al Corpus Domini en el mismo lugar donde sucedió el Prodigio. En el siglo XIX, en el lugar donde fueron profanadas las Hostias, fue construido un Santuario donde aún hoy se conserva la mesa con las huellas de la Sangre destilada de las Hostias.

Cada jueves, en la iglesia del Corpus Domini en Poznan, se realiza una procesión con el Santísimo Sacramento en honor al Milagro.

Este video es una grabación que aumentará nuestra fe. Publicado el 2 de abril de 2020; grabado en Polonia el 25 de marzo de 2020, día de la Encarnación. El sacerdote Mieczyslaw Piotrowsky, redactor general de la revista polaca Amaos confirma dicha manifestación eucarística ocurrida en Poznan, Polonia. Se ve como late el Corazón Eucarístico de Jesús en la custodia.

(Tomado de la fuente que publica en YouTube)

Categorías:Carlo Acutis Milagro Eucarístico

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: