Menú Inicio

especial: El Hombre de la Sábana Santa

El sudario en Turín ha sido objeto de múltiples estudios para certificar su veracidad, tipo de sangre, impresión, no había existido una acción de poder modelar en tres dimensiones ese cuerpo contenido allí. La tela del Sudario con dimensiones de 4.40 x 1.10 metros en tejido en espiguilla contiene imágenes visibles dorsales y frontales de un hombre torturado. 

Tomada de Vatican News

Artículo tomado del CES (Centro Español De Sindonología) http://www.linteum.com/la-sindone-cristo-jesus.

Celebre Sábana Santa – Turín
Cristo Sindónico Juan Manuel Miñarro

El hombre de la Síndone

¿Cómo era el hombre de la Sábana? ¿Qué podemos decir de ese hombre, viendo las heridas y las marcas que ha dejado su huella en el lienzo? Si nos fijamos en esto nos debemos atener a lo que dicen los forenses.

Los forenses afirman que estamos ante la huella de un hombre torturado, lleno de heridas, contusiones y de todo tipo de deformaciones reales. Hemos visto muchas veces representaciones de Jesús en la cruz, pues no hay ninguno que se ajuste a la realidad. Y sin embargo, en la Sábana Santa las heridas son auténticas, no hay errores.

No hay ninguna imagen religiosa que nos muestre a Jesús en la cruz con absoluto realismo, probablemente porque sería horrible y, por otra parte, porque los artistas lo que han querido significar es que Jesucristo triunfa en la cruz, dándole un sentido teológico a la muerte de Jesús, y por tanto, el artista se deja llevar por la finalidad más que por el detalle. Si estuviéramos viendo una imagen medieval, ¿por qué una imagen tan realista? No hay ninguna otra imagen religiosa que nos muestre a Jesús con esta tal apariencia de hombre destruido, golpeado.

Piénsese que hasta la película de Mel Gibson, «La Pasión de Cristo», nunca se había hecho una representación realista de la Pasión de Jesús de Nazaret, incluso causó escándalo porque se dijo que era una película excesivamente cruenta.

Lo que se estaba reflejando era un tormento verdaderamente brutal, que se salía casi de lo que nos podemos imaginar casi. Pues esto se refleja en la Sábana y se refleja de una forma absolutamente realista.

Sábana Santa extendida

En principio recordamos que la imagen de fondo claro es la huella de la tela lo que se ve a simple vista, cuando uno ve la Sábana de Turín, y en la azul, en la imagen en azul, vemos la huella del negativo fotográfico. Es en la tela, en el positivo óptico, lo que ven nuestros ojos al mirar el lienzo, es donde vemos correctamente las marcas de sangre, es decir, son sangre que ha manchado la tela y, por eso, las vemos bien. En el negativo fotográfico lo que vemos bien es la impronta del cuerpo. Sin embargo las huellas de la sangre, en el negativo se verán en negativo, es decir como cualquier mancha que al invertir el color se ve al revés.

Si nos fijamos en lo que piensan por ejemplo los antropólogos, diremos que es la huella de un hombre que ¿podría ser de Jesús? Sí, podría ser de Jesús, porque sus características son propias de un espécimen humano de esa zona del mundo. Tiene la nariz larga, los labios carnosos, los ojos más bien juntos, y una serie de circunstancias, pelo largo, barba partida, bigote, etc. Si queremos hacer una reconstrucción de cómo sería ese rostro, podemos imaginarnos que, sin heridas, sería algo parecido a esto.

Esta es una imagen preciosa de uno de nuestros socios, que es profesor de la Universidad de Sevilla, en la facultad de Bellas Artes, el profesor Miñarro, que ha querido reconstruir la imagen del hombre de la Sábana, sin heridas, pero ajustándose a las medidas que nos da la Síndone. Vemos que encaja perfectamente con la imagen que hemos visto siempre de Jesús. Si volvemos a la huella que aparece en la Sábana nos daremos cuenta de que lo que destaca son sobre todo esas deformaciones, esas heridas que vemos en la cara y que nos están indicando una Pasión, unos golpes, unas contusiones realmente propias de una persona que ha sido torturada, golpeada de verdad.

Rostro en positivo y negativo

Rostro del Hombre de la Síndone

Reconstrucción del profesor Juan Manuel Miñarro
Rostro del hombre de la Síndone 1898

Concretamente siguiendo lo que dice Monseñor Ricci, en su estudio de los años 60 y 70, podemos ver que estamos ante una huella que muestra:

  • Una serie de regueros de sangre propios de una corona de espinas que aparecen no solamente en la frente sin también como veremos más tarde en la nuca.
  • También tiene contusiones o hinchazones que cubren toda la frente.
  • En la mejilla derecha tiene una contusión doble que le ha producido una deformación que parece atribuirle muchos más años de los que debía tener este personaje.
  • Fijándonos en la otra mejilla vemos que tiene una contusión con equimosis, con una herida.
  • Tiene una herida en la nariz y tiene roto el cartílago, posiblemente de una caída o del golpe que ha producido la contusión en la mejilla derecha, porque en la punta de la nariz se han encontrado restos de tierra, igual que en las rodillas y en las plantas de los pies, que casualmente tiene la misma composición que la tierra de la zona de Jerusalén. Podría ser de una caída o del golpe que hubiera partido el cartílago.
  • Mons. Ricci entiende que esta huella oscura que se ve al dorso de la nariz podría ser un salivazo.
  • Vemos también un reguero de sangre por descarga nasal.
  • Podemos fijarnos también que hay una colada de sangre con saliva que sale de la comisura derecha de los labios y si nos fijamos en la barba vemos que el mentón está hinchado y contuso y la barba manchada de sangre.
  • Todas estas características nos están indicando son heridas, contusiones reales de una persona que ha sido sometida a una tortura terrible.

Las heridas del Hombre

Una reconstrucción de esa imagen que se ve en la Sabana Santa sería algo parecido a la escultura del mismo profesor Miñarro, al que citábamos antes y que, después de hacer el rostro sin heridas, ha intentado reflejar lo que propiamente se ve en la Sábana, lo que se deduce de ese negativo fotográfico. Es una tortura real, no hay equivocaciones, mientras que sí las hay en todas las representaciones de los Cristos Crucificados que hemos visto siempre.

Veamos ahora algunos detalles

Si nos fijamos en la zona de la frente veremos que esa especie de tres invertido que aparece en el centro de la imagen nos está indicando que es sangre venosa, sangre que se ha acumulado de forma distinta, ha salido estando vivo, como la que produciría una corona de espinas, pero tiene una característica completamente distinta a la de ese doble reguero que aparece en la derecha de la fotografía. Ese doble reguero es sangre arterial no es sangre venosa. La diferencia entre sangre arterial y sangre venosa no se supo antes del S. XVI. ¿Qué nos indica la Sábana? Pues que son manchas de sangre de un tipo y de otro. También hay sangre premortem y postmortem, es decir, sangre que ha salido estando vivo y sangre después de la muerte. Toda una serie de características que no son cualquier cosa y que una falsificación medieval no habría colocado nunca porque todo esto no se sabía aún.

Zona de la frente
Fotografía 1898

Podemos indicar, como se ha hecho en algunos congresos, que estamos ante venas y arterias reales que tienen las manchas donde corresponden. Si nos fijamos en la zona de la nuca, dentro de este círculo hemos aumentado el contraste de la imagen, se ven muchas marcas de heridas punzantes. Nos podemos estar refiriendo a unas 60 heridas punzantes que serían las propias de una corona de espinas.

Una corona que probablemente no sería un aro, sino un montón de espinos, una especie de casco, sujetado no de una forma estética, que es una cosa bastante inverosímil, sino colocado de cualquier manera por unos soldados que lo que querían era aplicar la ley del mínimo esfuerzo, cuando se trataba de una burla como la que estaban haciendo al Nazareno.

¿Lo que se ve en la Sábana Santa encaja con Jesús? Pues perfectamente, porque no se sabe de nadie coronado de espinas. Esto es algo que no se hacía cuando se producía la muerte romana, no está ni siquiera legislado, ni mucho menos. Se hace en el caso de Jesús porque Jesús se ha proclamado Rey y se trataba de burlarse de esa circunstancia, pero era muy poco frecuente o casi impensable que se hiciera en otro caso, porque no eran circunstancias iguales en los reos.

Si nos fijamos en la zona de la espalda vemos que hay una serie de marcas que recorren en realidad no sólo la espalda sino a todo el cuerpo. Son marcas que corresponden a un instrumento romano. En excavaciones arqueológicas en Herculano, al lado de Pompeya, se ha encontrado este objeto, el «flagrum taxilatum», que se llama así porque las bolitas metálicas que se encuentran al final de las cintas de cuero se llaman taxilos. Estos taxilos se clavan en la piel y como además tienen pinchos, arrancan trozos de piel. Esa flagelación suponía no solamente el golpe del cuero que ya es bastante, sino que además iba dejando en carne viva las heridas del que era flagelado.

La flagelación era una pena que empleaban los romanos pero no se aplicaba nunca en los casos en que una persona fuera a ser crucificada, porque eran penas diferentes. Sólo sabemos de un caso, el caso de Jesús que se le hayan aplicado estas dos condenas.

Reconstrucción del profesor Juan Manuel Miñarro

Los romanos eran muy respetuosos de la ley. Pues debemos pensar que muy pocas veces harían estos casos de irregularidades por los padres del derecho que son los romanos. El hombre de la Sábana está flagelado completamente por delante y por detrás. Es una flagelación de casi unos 120 golpes. Algunos forenses dicen que tiene el 50% de la piel herida, lo cual es una verdadera barbaridad. La imagen debía ser tétrica, terrible. Es flagelado y después como veremos enseguida tiene marcas propias de haber transportado un palo que podrían ser las correspondientes al transporte de la cruz.

Veremos que los regueros de suero de la espalda revelados por las fotografías con luz ultravioleta marcan que efectivamente esto es sangre real y además nos certifican que el cuerpo estaba completamente desnudo, arqueado, posiblemente para producir hacer el mayor dolor posible, al estar la piel en tensión, y que eran dos personas a una cierta distancia las que van cubriendo todo el cuerpo por detrás y también por delante en la medida que las cintas de cuero enrollan todo el cuerpo golpeando también la parte interna del reo.

Como he dicho no solamente está flagelado, sino también crucificado. Lo sabemos no solamente por el supuesto transporte del palo horizontal al que ahora nos referiremos, sino porque vemos marcas, en las manos y en los pies, que corresponden a clavos. Hay unos regueros que nos indican que el reo tendría los brazos abiertos hacia arriba y que al colocarse en la posición del cuerpo del sepulcro se modifica la situación de los brazos y los regueros parece que suben hacia arriba. En definitiva esto nos indica que estamos ante un crucificado. Cuando los científicos analizan la imagen de los brazos, de las manos en concreto, descubren algo que les llama mucho la atención, porque parece que sólo se ven cuatro dedos en las manos y esto es algo bastante extraño, parece que no tenga pulgares y además parece que los dedos son muy largos.

Estas dos cosas fueron explicadas por algunos científicos, entre ellos, el profesor Pierre Barbet que lanzó la idea, hasta ahora no refutada, de que en realidad lo que muestra la Sábana Santa es que los clavos no estaban en las palmas de la mano, sino un poco más alto, en el pulso, en el «espacio de Destot». En este punto el clavo toca el nervio mediano que es el que repliega el pulgar hacia dentro y por eso las manos se ven una sobre otra, pero no se ven los pulgares, porque estarían replegados hacia el centro de la palma. Las dos ideas coinciden. Los dedos parecen muy largos porque el clavo está más hacia el codo y la sujeción que produce el clavo en la muñeca es muy superior, pues, un clavo en la palma de la mano, en los experimentos que se han hecho, rompe la mano, la desgarra y el cuerpo cae. Esto evidentemente se ha hecho con cadáveres, porque voluntarios para este tipo de cosas no hay.

La muerte que nos revela la Sábana Santa es la muerte de un crucificado, es decir la de una persona que colgada de las manos tiene que moverse y cambiar la posición del cuerpo para poder respirar. Si se sujeta a una persona de las manos y se le deja sencillamente colgando, sin ningún apoyo en los pies, se bloquearía la caja torácica y como consecuencia de ello se produciría la asfixia en muy pocos minutos. ¿Qué ocurre? Pues que los romanos colocan un apoyo en los pies, dejan las piernas con la posibilidad de moverse y entonces el crucificado puede tirar de las manos hacia arriba y al poner los pies de puntillas, puede doblar el cuerpo y empujar el aire con el diafragma y soltar el aire. Porque el problema de la asfixia no es el de no tomar aire, sino que no se puede expulsarlo, por la postura en que queda bloqueada la caja torácica cuando el cuerpo está colgando de las manos. La Sábana nos muestra la muerte de una persona que tiene que estar moviéndose en la cruz para poder respirar, hacia delante y hacia atrás. El crucificado debe moverse y las distintas posiciones originan regueros de sangre diferentes. Y todo esto se ve en la Sábana perfectamente. En definitiva, por tanto lo que nos muestra la Síndone es un crucificado real que tiene que moverse para poder respirar y alterna las dos posturas en la cruz.

Si aumentamos el contraste de la zona de la espalda, veremos que la zona de los omóplatos está especialmente herida, posiblemente por el transporte del palo horizontal de la cruz, que era lo único que se transportaba cuando eran ejecutados los reos condenados a ser crucificados, puesto que el Stipes, que era el palo vertical estaba colocado en el sitio y el transporte del palo horizontal era lo que llevaban hasta el lugar de la ejecución.

Allí, como ya tenían los brazos atados, durante el camino, lo que hacían era encajar el palo horizontal en el vertical, se les ataba los pies y con eso bastaba. Era la forma más rápida de morir. En el caso de Jesús sabemos que no se hizo esto. El Evangelio nos dice que Él fue desatado para que Simón de Cirene llevara la cruz detrás de Él, pero llegado al lugar de la ejecución, en lugar de volverlo a atar, probablemente lo más sencillo era clavarlo. Esto no era lo habitual, por tanto, pensar en que fuera otro crucificado distinto de Jesús nos obligaría a pensar en qué otras circunstancias pudieron hacer que otra persona fuera crucificada de forma igual, desatándolo y clavándolo como nos muestra el caso del Evangelio, el caso de Jesús.

Si nos fijamos en los pies veremos que los regueros de suero y de sangre marcan efectivamente la colocación de clavos en los pies también. Parece que está el pie izquierdo sobre el derecho, unidos los dos, y la planta del pie que estaba debajo, el pie derecho, se ve que está lleno de tierra. Esa tierra coincide con la que se encontró en la nariz y en la zona de las rodillas y que ya hemos dicho antes que tiene la misma composición que la de Jerusalén.Supedáneo

Un clavo en el pie no plantea ningún problema porque sostiene perfectamente, pero lo que sí que diremos es que la posición que utilizan los artistas normalmente, cuando hablan de un crucificado puede ser una de las dos opciones de la imagen, o bien los dos pies con un apoyo, o bien un clavo solo para los dos pies juntos. El apoyo, esa especie de tarugo de madera que se coloca para hacer como una especie de escalón es un invento bizantino, es posterior, por eso sabemos que esto no se utilizó en el caso de Jesús. Lo que vemos en la Síndone es la de los dos pies juntos, y parece que ésta sería la posición que tendría que tener Jesús en la cruz. La Sábana coincide con lo que nos dice la arqueología y la Historia.

Simplemente un detalle para destacar de esta escultura de la derecha que ha intentado representar todas las heridas que se ven en la Sábana Santa, incluso, por ejemplo, las quemaduras, las heridas que producen las cuerdas que llevaría en la pierna izquierda, porque cuando iban atados los reos, llevaban el palo atado a las manos, pero luego unos a otros iban atados desde la mano derecha al pie izquierdo del anterior y así sucesivamente. Todos estos son detalles que coinciden con lo que sabemos en el caso de Jesús y que se ven en la Sábana Santa.

La última herida es la herida del costado está justo al lado de uno de los agujeros de las quemaduras, a través del cual vemos la tela de Holanda que se ha puesto de forro. Si nos fijamos en esta herida veremos una especie de óvalo, en la parte superior, que coincide con el agujero que produciría una lanza romana del Siglo I y de ahí se ven caer unos restos de sangre y de suero, que se identifican perfectamente con lo que nos dice S. Juan el evangelista, cuando habla de que del costado de Jesús «salió sangre y agua». Realmente los médicos tienen varias explicaciones médicas para esa sangre y esa agua, pero lo que está claro es que estamos hablando de una herida, o de un agujero que se ha producido en una persona que ya está muerta. Si hubiera estado vivo, evidentemente hubiera arrojado muchísima más sangre, porque un corazón funcionando hubiera expelido muchísima más sangre de la que se ve en este costado. Pero además si hubiera estado vivo la herida hubiera tendido a abrirse y, en cambio, se ha quedado exactamente con la marca de la lanza. Eso nos está indicando que ese cuerpo está muerto ya. Coincide, por tanto, con lo que nos dicen los Evangelios en el caso de Jesús.

Otro detalle no menos importante es la lanzada como consecuencia de la necesidad que tenían los romanos de asegurar la muerte del crucificado. Los soldados se jugaban su propia vida si el crucificado salía vivo de la ejecución, porque la ejecución exigía la muerte del crucificado. La forma más habitual era romperle las piernas, porque de esta manera, al perder el punto de apoyo, el cuerpo quedaba en la postura de simplemente colgado de los brazos, ya no podía ponerse de pie y en esa postura se producía la asfixia, por el bloqueo de la cavidad torácica como hemos dicho antes. En lugar de esto, como ya no tenía sentido romperle las piernas, porque dice el evangelio «viendo que estaba ya muerto», su cuerpo simplemente se habría dejado caer, por lo que «le atravesaron el costado» que era una forma de asegurarse una muerte efectiva.

Lo que llama la atención poderosamente es que en la Sábana la herida del costado es exactamente igual que la que daría un soldado romano. Estaba dada por el lado derecho y estaba dada, como vemos en esta escultura romana «el galo moribundo» entre la quinta y la sexta costilla y esto era una suerte que los romanos practicaban, porque era producir la muerte automática del enemigo. Eso es lo que se ve en esta escultura y lo que nos muestra la Síndone. Está dada la lanzada en el lado derecho, porque normalmente el enemigo se cubre el corazón con el escudo en la izquierda y ellos practicaban para entrar por el lado que quedaba descubierto en el combate.Posición del Cuerpo

Esta herida en el costado, al colocar el cuerpo en horizontal, ha producido que la sangre y el suero, el líquido seroso que sale de la cavidad torácica, cubra la espalda y, a la altura de los riñones, deje un reguero en horizontal. Este reguero en horizontal, que no se le ocurre pintar a ningún artista porque no tiene ningún sentido en una muerte en vertical, es perfectamente lógico si pensamos que la Sábana se ha colocado estando el cuerpo encima, al depositarlo en el sepulcro, dejando esas marcas que vemos en la espalda y que recogen el líquido que sale por la herida del costado. Otro detalle como tantísimos que aparecen en la Sábana que no se les ocurre a nadie, pero que son perfectamente realistas y que se ajustan a la verdad de la anatomía.

¿Qué podemos concluir de todo esto? Lo que podemos decir de la Sábana Santa es que realmente estamos ante un gran misterio, un reto a la inteligencia como hemos dicho varias veces y que refleja lo que nos dice el evangelio del caso de Jesús, que difiere muchísimo de lo que se sabe en otros casos. Es algo completamente distinto a las ejecuciones que se realizarían de otros crucificados, porque las circunstancias específicas en la muerte de Cristo son muy especiales. No es atado sino clavado. Es coronado de espinas, es flagelado y crucificado, es enterrado, no se les enterraba. Hay tantos detalles que se tienen que sumar todos ellos en otra persona para que se produzca una muerte igual. Estadísticamente hablando podemos decir que es remotísima la probabilidad de que fuera otro.

Lo que está claro es que de los millones de Cristos crucificados que existen no hay ninguno que refleje la realidad como aparece en la Sábana Santa. Y en la Sábana Santa no hay errores, las heridas aparecen como deben estar y donde tienen que estar. Para falsificar algo así, primero habría que tener muchísimo conocimiento de detalles que no se han sabido hasta la ciencia moderna. Pero, por otra parte, aunque pudiéramos asesinar a una persona con todos estos detalles, ¿cómo podemos originar una huella como la que aparece en la Sábana? Piénsese que de forma natural no se produce. De forma artificial, tampoco. ¿Qué produciría una imagen así? No lo sabemos. Lo único que sabemos es lo que nos dice la ciencia: que es un misterio, algo que parece imposible, pero que está en la Sábana. Entonces, ¿Quién es el hombre crucificado? Esto es algo que todo el mundo puede plantearse y cada uno que saque las conclusiones correspondientes.

Lo que sí tenemos claro es que en la imagen que tenemos del hombre de la Sábana hay un enorme parecido con la imagen que todos tenemos de Jesús. ¿De dónde salen las características de su rostro? Pues es llamativo que poca gente se lo plantea, pero esa pregunta tiene su respuesta. La imagen oficial de Jesús, que encaja con lo que hemos visto siempre tiene su origen en un momento determinado y es cuando aparece por primera vez en monedas, en el siglo VII, en una emisión de Justiniano II, aparece la imagen de Jesús. Para entender hasta qué punto las monedas eran retratos oficiales basta pensar que, en muchas enciclopedias, cuando se habla de Nerón por ejemplo, se acompaña la información con una moneda de él mismo ya que para los romanos, los emperadores que eran especialmente meticulosos consideraban esto como su imagen oficial, como un documento jurídico. Cuando alguien en lugar de colocar su propia cara intenta colocar la imagen de Jesús, busca la imagen real, por lo que manda unos emisarios a la ciudad de Edesa. Hay documentos que nos hablan que Justiniano II entregó allí, a través de sus emisarios, un donativo a la basílica donde se guardaba el Mandilión. ¿Qué hicieron estos operarios? Pues lógicamente obtener de allí la imagen oficial de Jesús.

Esto quiere decir que la Sábana que tenemos en Turín, esa Sábana, que se llamaba Mandilión, tenía los rasgos que se popularizan a través de las monedas y que llegan hasta nosotros. Lo que estaríamos viendo es que la imagen de Jesús ha llegado a nosotros a través del Mandilión, es decir, a través de la Sábana Santa. Por eso se parecen tanto las dos imágenes. La Sábana Santa es la fuente de donde viene la imagen propia de Jesús. Si efectivamente todo encaja, pues lo lógico sería pensar que efectivamente el lienzo de Turín podría contener el retrato de Jesús.El rostro

Si pensamos por un momento que la Sábana es auténtica, lo que veríamos es algo mucho más profundo, no es simplemente la cara de un personaje histórico, estaríamos viendo el rostro del Hijo de Dios, pero destrozado, como no nos podíamos ni imaginar, por amor a cada uno de nosotros que eso es, precisamente, lo más importante de su mensaje.

Lo que nos quieren transmitir los evangelistas no es cómo es Jesús, sino el mensaje de Jesús. En este caso, si los propios evangelistas afirman que el Hijo de Dios se hizo hombre, es decir que se encarnó el Verbo, podríamos decir que no solamente se convirtió en palabra, palabra de Dios, sino que también se convirtió en imagen. Lo que tenemos, si la Sábana Santa es auténtica es, nada menos, que al Hijo de Dios convertido en imagen.

Complementa con el siguiente video…

Categorías:Especiales Historia Jesús Reparación Eucarística Semana Santa

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Reinado de los Tres Sagrados Corazones de Jesús, María y José

El Triunfo del Inmaculado Corazón de María está señalado especialmente por la efusión del Espíritu Santo, para hacer amar a Jesús Sacramentado, trayendo una Era de Paz, que depurará el sacerdocio de las impurezas que lo han deshonrado y lo restaurará con el brillo de la santidad de Jesucristo, sumo y eterno Sacerdote.

Bíblia Católica News

Un camino de Fe

A %d blogueros les gusta esto: