La adoración eucarística: Dios con nosotros

 Adorar con devoción la Sagrada Eucaristía es una de las dimensiones imprescindibles de nuestra fe. Une todo nuestro ser con la presencia amorosa de Dios. Esto le lleva a exclamar al Doctor Angélico: “A Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte”.

Hoy, domingo de ramos, Jesús vuelve a entrar en Jerusalén. Hoy, en tantas partes del mundo, nos reuniremos en nuestros hogares como Iglesia doméstica, como pueblo, para recibir a nuestro humilde Rey con ramos y palmas en nuestras puertas. Hoy, volveremos a alabar a Dios Padre por la presencia milagrosa de Jesús en nuestras vidas.

Alabamos al que adoramos y por eso dedicamos este espacio a entender Qué es Adorar


Artículo de Inma de Juan 12 de enero, 2020; arguments.es

¿Qué es adorar?

La adoración a Dios es uno de los cuatro actos propios de la virtud de la religión. Adorar responde a una búsqueda del hombre; pero sobre todo a una iniciativa de Dios que busca al hombre. Dios le abre su intimidad y le indica el camino adecuado para llegar a Él. Cuando el hombre no adora al verdadero Dios (o no se reconoce lo santo), crea sus ídolos. La liturgia cristiana, celebrada por hombres que no son ajenos al mundo en el que viven, necesita recuperar esta dimensión que le es propia.

Rafael Sanzio (1483-1520): La disputa del Sacramento (detalle), Museos Vaticanos, 1509. La verdad teológica se personifica en la Eucaristía, fuente y cumbre de nuestra fe.

8 ideas de Francisco sobre qué es adorar a Dios

1. Adorar es ir a lo esencial

«Herodes sólo se adoraba a sí mismo y, por lo tanto, quería deshacerse del Niño con mentiras”.  «¿Qué nos enseña esto? Que el hombre, cuando no adora a Dios, está orientado a adorar su yo. E incluso la vida cristiana, sin adorar al Señor, puede convertirse en una forma educada de alabarse a uno mismo y el talento que se tiene. Es un riesgo grave: servirnos de Dios en lugar de servir a Dios«.

Servirnos de Dios en lugar de servir a Dios.

2. Adorando descubrimos el significado de nuestro camino, de nuestra vida

«Si perdemos el sentido de la adoración, perdemos el sentido de movimiento de la vida cristiana, que es un camino hacia el Señor, no hacia nosotros».

En la vida cristiana no es suficiente saber: sin salir de uno mismo, sin encontrar, sin adorar, no se conoce a Dios. La teología y la eficiencia pastoral valen poco o nada si no se doblan las rodillas; si no se hace como los Magos, que no sólo fueron sabios organizadores de un viaje, sino que caminaron y adoraron«.

Caminaron y adoraron.

3. Significa poner a Dios en el centro de nuestra vida

«Es poner cada cosa en su lugar, dejando el primer puesto a Dios. Adorar es poner los planes de Dios antes que mi tiempo, que mis derechos, que mis espacios».

Dejando el primer puesto a Dios.

4. Es traer vida, impregnar de la ternura de Dios el mundo

Adorar es descubrir que para rezar basta con decir: «¡Señor mío y Dios mío!», y dejarnos llenar de su ternura”.

Adorar es guardar silencio ante la Palabra divina, para aprender a decir palabras que no duelen, sino que consuelan”.

¡Señor mío y Dios mío!

5. Al adorar rechazamos lo que no debe ser adorado

Cuántas veces hemos cambiado los intereses del Evangelio por los nuestros, cuántas veces hemos cubierto de religiosidad lo que era cómodo para nosotros, cuántas veces hemos confundido el poder según Dios, que es servir a los demás, con el poder según el mundo, que es servirse a sí mismo”.

Es servir a los demás.

6. Es hacerse pequeño y caer en la cuenta que lo que importa no es tener sino amar

Al adorar, descubrimos que la vida cristiana es una historia de amor con Dios, donde las buenas ideas no son suficientes, sino que se necesita ponerlo en primer lugar, como lo hace un enamorado con la persona que ama

Es una historia de amor

7. Adorar es encontrar a Jesús, dejarle que nos sane y nos cambie

«Cuando uno adora, se da cuenta de que la fe no se reduce a un conjunto de hermosas doctrinas, sino que es la relación con una Persona viva a quien amar«.

La fe no se reduce.

8. Al adorar le dejamos a Dios que nos transforme con su amor

La adoración es un gesto de amor que cambia la vida. Es actuar como los Magos: traer oro al Señor, para decirle que nada es más precioso que Él; ofrecerle incienso, para decirle que sólo con Él puede elevarse nuestra vida; presentarle mirra, con la que se ungían los cuerpos heridos y destrozados, para pedirle a Jesús que socorra a nuestro prójimo que está marginado y sufriendo, porque allí está Él”.

Es un gesto de amor.

ALGUNAS MANIFESTACIONES EUCARÍSTICAS

24 oct. 2017 – Subido por alex pérez
Manifestación Gloriosa de Jesús Eucaristía en el Congreso Mariano de Guadalajara 
12 abr. 2017 – Subido por GABRIELA CHIONETTI
Manifestación en Rafaela Santa fe. La hostia consagrada empezó a sangrar en medio de una adoración de jóvenes en hogar de recuperación de adicciones. La hostia fue entregada al obispo para llevarla al Vaticano para su análisis.
Subido por: Arturo Periodista Católico
Corazón de Jesús late en la Eucaristía expuesto en la custodia en Poznan Polonia
Se grabó en Polonia el 25 de marzo 2020 (día de la Encarnación). El Sacerdote Mieczyslaw Piotrowski, redactor general de la revista polaca “Amaos” confirma dicho milagro eucarístico ocurrido en Poznan, Polonia. Se ve cómo late el corazón eucarístico de Jesús, en la custodia.



Categorías:Adoración Eucarística, Enseñanza

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: