Antonia Salzano, Mamá del futuro Beato Carlo Acutis revela detalles poco conocidos de su hijo millenial

Antonia Acutis, madre del Siervo de Dios y futuro beato Carlo Acutis, reveló en una reciente entrevista con el National Catholic Register una serie de detalles poco conocidos sobre la vida de su hijo millenial, que falleció en 2006 a los 15 años.

Tomado de Aciprensa

Resultado de imagen para carlo acutis

“Carlo recibió gracias especiales. Yo no era particularmente devota, pero Carlo, desde que era un niño pequeño, siempre quiso ir a las iglesias. Siempre quiso entrar y visitar a Jesús para saludarlo. Era muy bueno, muy educado, un niño muy generoso. Raramente tenía que decirle a Carlo: ‘No hagas esto o aquello’. Él fue muy obediente. Él fue muy especial”, cuenta Antonia al Register, en una entrevista telefónica realizada el 22 de febrero, un día después de que el Vaticano anunciara que Carlos sería beatificado.

Antonia dice que no se “considera tan buena como lo fue Carlo”, pero asegura hizo todo lo posible para criar a su hijo: “Le di la libertad de vivir su fe y algunas buenas reglas morales, pero mi esposo y yo realmente no necesitábamos darle mucho”.

La madre de familia también compartió con alegría que la noticia de la beatificación no fue una sorpresa para la familia.

Resultado de imagen para carlo acutis

“Estamos muy contentos con la noticia de la beatificación, pero para ser sincera, esperábamos esto. Hace algunos años, tuve un sueño con Carlo, quien me dijo: ‘Seré beatificado pronto y poco después canonizado’. Cuando se estaba muriendo, la última semana de su vida, soñé con San Francisco de Asís, que es el santo patrono de nuestra familia, y me dijo: ‘Tu hijo, Carlo, morirá muy pronto, pero lo hará siendo considerado muy alto en la Iglesia’”, contó. 

“Entonces vi a Carlo en una iglesia muy grande, en lo alto, cerca del techo, y no entendí entonces. Por supuesto que ahora sí. Su muerte, su enfermedad, su corta vida, todo fue por el diseño de Dios. Dios había elegido a Carlo como un ejemplo para los jóvenes de este período en la historia”, añadió.

Al explicar su atracción por documentar los milagros eucarísticos, su madre reveló que Carlo había recibido ciertas experiencias místicas que lo llevaron a la Sagrada Eucaristía, incluso a una edad muy temprana.

“Sí, creo que recibió gracias especiales. No habló mucho sobre esto, pero sí me dijo que cuando estaba frente a la Sagrada Eucaristía, sentía su alma ‘elevada’, de alguna manera. Dijo que la sensación que tenía, muy a menudo, era como estar frente a una fuente que llevaba su alma a grandes alturas. Dijo que era como ser transportado. Cristo en la Eucaristía lo capturó”, indicó Antonia.

En una ocasión la mamá cuenta que Carlo tuvo una visión de su abuelo, quien le pidió rezara por él porque estaba en el purgatorio. 

“Entonces, a partir de ahí, Carlo comenzó a orar por las almas del purgatorio. Siempre, siempre, siempre rezaba por estas almas y buscaba indulgencias por ellas. Él siempre decía que debemos rezar por las pobres almas del purgatorio, que no debemos olvidarlas y que nos ayudarán mucho”, dijo.

Antonia Acutis comenta que su hijo, aunque extraordinariamente obediente y maduro para su edad, era un joven que luchaba con defectos, como cualquier otra persona.

Imagen relacionada

“No tienes que mirar a Carlo como alguien perfecto. Era un niño muy conectado a tierra. Era un hijo de su tiempo. Jugó con su PlayStation, etc. También entendió, sin embargo, que estas cosas, como la computadora o la PlayStation, podrían reclamar una especie de ‘tiranía’ sobre el alma. Podrías volverte adicto, esclavo de estas cosas. Se podía perder tanto tiempo, y Carlo siempre tuvo la sensación de que no podía perder el tiempo. Entonces se impuso a sí mismo que solo podía jugar en su PlayStation una hora por semana, como máximo. Esto te da una pequeña idea de Carlo”, explicó.

Su madre cuenta también que “era un poco perfeccionista, pero no obsesivo”.

Entre algunas de sus imperfecciones su madre cuenta: “Le encantaba comer y en un momento, descubrió que estaba exagerando, y se impuso a sí mismo más templanza: comer y disfrutar de la comida, pero en los tiempos y de la manera apropiados”.

Además, dijo que “tenía la costumbre de hablar mucho (…) sus maestros lo corregían, y descubrió que esto era algo difícil de superar”

“También era un payaso de clase, muy divertido. Escribía pequeñas caricaturas, dibujos en 3-D en la computadora, para divertir a sus amigos, pero también tenía que moderar eso, para hacerlo en el momento adecuado”, añadió.

Antonia afirma que Carlo era “un niño normal en muchos sentidos”, y si bien no era perfecto, “tenía una voluntad muy fuerte” y “mejoró de muchas maneras”. 

Entre sus virtudes, su madre enfatizó que “veía Internet como una forma de llegar a las personas”, y además “siempre trataba de ayudar a las personas, a sus amigos, con sus luchas con la pureza y con las drogas”.

“Era un líder cuando hablaba, porque cuando lo hacía, estaba lleno de Dios. Él siempre diría que trató de vivir en la presencia de Dios. Tenía una forma especial de acercarse a las personas, creo, debido a esto. Carlo también sabía cuándo evangelizar (…) Usó los dones que tenía para evangelizar este período del tiempo”, comentó.

Cuenta también que cuando iban de viaje para fotografiar los diferentes milagros eucarísticos para que Carlo cree el sitio web, y más tarde, las exposiciones, “sabía que la gente (especialmente los jóvenes) querrían verlos”. 

“Íbamos a estos viajes, y lo primero que hacía cuando llegábamos era ir a buscar una iglesia que estuviera abierta, para que pudiera saludar a Jesús. Jesús fue su primera prioridad”, cuenta Antonia.

Al final de la entrevista, dijo que vivir cerca de alguien como Carlo “significa no permanecer neutral en tu propia fe”. 

“Para mí, Carlo me acercó a Dios. Él hacía preguntas para las que no sabría la respuesta, especialmente en mi propia falta de catecismo. Así que empecé a aprender más sobre mi fe, y esto fue a causa de Carlo. Muchas otras personas también serían testigos de esto: personas que se convirtieron debido a su ejemplo o sus conversaciones. Realmente vivió lo que predicó, un testigo”, acotó.

Sobre la muerte de un hijo, cree que cuando una madre pasa por esta experiencia, debe recordar lo que Carlo diría: “El Gólgota es para todos. Nadie escapa de la cruz”. 

“Me convenció de esto: si soy un buen católico, ¿cómo puedo tenerle miedo?”, agregó.

Resultado de imagen para carlo acutis

“Si solo mirara la muerte de mi hijo de una manera terrenal, no habría podido consolarme. Carlo me enseñó a mirarlo a través de los ojos de la fe. Murió sin tener que experimentar tentaciones tan importantes en la vida, o enfrentar obstáculos solo. Fue amado, realmente amado. Fue la forma en que aceptó la voluntad de Dios, con una sonrisa, sin quejarse nunca. Estaba realmente centrado en Dios, y creo que este era su secreto”, relata Antonia.

En otro punto de la entrevista, Antonia relató cómo la intercesión de Carlo le permitió tener más hijos.

Resultado de imagen para carlo acutis

Ella conoció a su esposo mientras estudiaba en Inglaterra. Se casaron a los 24 años, y ella tuvo a Carlo en ese primer año. A los 44 años, cree que Carlo intercedió por ella, y quedó embarazada de los gemelos, Francesca y Michele, que ahora tienen 9. También son muy religiosos. Rezan el Rosario todos los días y van a Misa diaria. Antonia cree que tendrán la misión de continuar el trabajo de Carlo de alguna manera.

Según indica el sitio web italiano Famiglia Cristiana, antes de saber que estaba enfermo, el joven grabó un video donde dijo que si moría le gustaría que lo enterraran en Asís. Sus restos mortales reposan en el Santuario della Spogliazione (Despojo), el lugar donde San Francisco de Asís lo dejó todo para seguir al Señor.

La fase diocesana de su causa de beatificación fue abierta el 15 de febrero de 2013 y concluyó el 24 de noviembre de 2016. Estuvo a cargo de la Arquidiócesis de Milán.

El 14 de noviembre de 2019 se reunió la Consulta Médica de la Congregación para las Causas de los Santos, fecha en la que los peritos médicos expresaron el dictamen positivo respeto a un posible milagro atribuido a la intercesión del Venerable Carlo Acutis.

Frases de Carlo Acutis

“Nuestra meta debe ser el infinito, no el finito. El Infinito es nuestra Patria. Desde siempre el Cielo nos espera”.

“Nuestra meta debe ser el infinito, no el finito. El Infinito es nuestra Patria. Desde siempre el Cielo nos espera”.

Su intensa vida espiritual lo llevó a crear lo que algunos llamaron el “kit para hacerse santo”, que estaba compuesto por la Misa, la Comunión, el Rosario, la lectura diaria de la Biblia, la confesión y el servicio a los demás.


Carlo tenía una familia normal. La enfermedad y el valor infundido a su mamá ante su muerte prematura. “Mamá no temas porque con la encarnación de Jesús la muerte devino viva y no hay necesidad de escapar: con la vida eterna nos espera algo extraordinario”.

 “Jesús es amor, Dios es amor” “recibimos la Eucaristía recibimos el amor”.

Antonia Salzano, Madre de Carlo Acutis, cuenta cómo era Carlo. Aleteia

El Milagro por intercesión de Carlo Acutis

Tomado de Camino Católico

Resultado de imagen para carlo acutis

El P. Marcelo Tenorio, vicepostulador de la causa de Carlo Acutis, explica que «esta enfermedad causaba que el niño vomitara todo el tiempo, lo que lo debilitaba y lo abatía mucho, porque todo lo que comía lo devolvía, incluidos los líquidos. La debilidad lo llevaría a una muerte segura. Al pararse en la fila para recibir la bendición con la reliquia de Carlos Acutis, el niño le preguntó a su abuelo qué debía pedir, y este le contestó “dejar de vomitar, y así sucedió. Cuando llegó su turno enfermo, tocó la Reliquia de Carlo y dijo con voz firme: «Dejar de vomitar» y, a partir de entonces, ya no volvió a vomitar.  En febrero de 2011, la familia ordenó que se realizaran nuevas pruebas en el niño y se descubrió que estaba completamente curado. Ahora se está esperando el momento en que se anuncie la fecha de la Ceremonia que hará que Carlo sea Beato»

El Papa Francisco aprobó este 22 de febrero el milagro atribuido al joven Carlo Acutis, conocido como el “ciberapóstol de la Eucaristía”, que lo lleva a ser beatificado próximamente. Se trata de la curación milagrosa de una anomalía congénita en un niño. La curación milagrosa se produjo el 12 de octubre de 2010 en Campo Grande, en el estado brasileño de Mato Grosso del Sur.

Resultado de imagen para carlo acutis
Matheus tiene hoy 9 años y es muy saludable.

“El 12 de octubre de 2010, en la capilla de Nuestra Señora Aparecida, en nuestra parroquia, en el momento de la Bendición con la Reliquia de Carlos Acutis , se acercó un niño, llevado por su abuelo y que sufrió el drama del páncreas anular, que es de una rara anomalía congénita”.

De acuerdo al sitio web Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, “el páncreas anular es un aro o collar anormal de tejido pancreático que rodea al duodeno, la parte del intestino delgado que se conecta al estómago. Esta porción del páncreas puede estrechar al duodeno y bloquear o impedir el flujo de comida hacia el resto de los intestinos”. El tratamiento común para esta anomalía, indica el sitio web especializado en medicina, es “la cirugía de derivación del segmento obstruido en el duodeno”.

En el centro de la imagen, el niño protagonista del milagro que hace beato a Carlo Acutis, que camina junto a los médicos que examinaron su curación. Foto: P. Marcelo Tenorio
Oración pidiendo la Canonización de Carlo Acutis

Viajando con Carlo Acutis

Viajando con Carlo

Carlo anuncia que estaba destinado a morir… Dos meses después, así es.

Carlo anuncia que estaba destinado a morir

Así fue el Milagro, Tomado de Campograndenews.com; Danielle Valentine

La curación por intercesión aguda por calor fue reconocida por la Comisión Médica del Vaticano el 14 de noviembre de 2019

Matheus sosteniendo un retrato de Carlo Acutis.  (Foto: Danielle Valentim)
Matheus sosteniendo un retrato de Carlo Acutis. 
(Foto: Danielle Valentim)

Cualquiera que vea a Matheus lleno de salud a la edad de 9 años, ni siquiera se imagina que hace algunos años no se detuvo la comida en su cuerpo. Diagnosticado con páncreas anular, una rara anomalía neonatal que solo podía revertirse mediante intervención quirúrgica, el niño simplemente se curó y, para la familia, un milagro intercedido por el italiano Carlo Acutis.

Además de la familia Campo Grande, el fenómeno impulsado por la fe acaba de ser reconocido por la comisión médica del Vaticano y la opinión positiva sobre el milagro coloca a Carlo Acutis un paso más cerca de la beatificación. Antes de la decisión, el adolescente ya había sido considerado venerable por el papa Francisco.

El lado B ha visitado Mathe nosotros y, en el primer contacto, tenía que ganar su simpatía. En la casa, en Vila Margarida, el niño vive con sus abuelos, Solange Lins Vianna , 62 y Elias Verão Viana, 75, su madre Luciana Viana, 37, y un hermano Ângelo, 13. La familia es muy reservada y quedó sorprendida por la visita del informe.

Tímido, Matheus se resistió al primer “hola”, pero solo le tomó unos minutos dejarlo ir y buscar un retrato del venerable adolescente italiano. “Prefiero tomar una foto aquí”, señaló Matheus en el altar de Nossa Senhora Aparecida, que él mismo instaló en la sala de estar.

El técnico de enfermería Solange dice que el nieto nació con una anomalía en el páncreas, pero que el diagnóstico no fue inmediato.

“Estaba vomitando, pero desde que era un bebé, pensamos que era normal y revelador. Pero siguió vomitando y nos llevó mucho tiempo saber que era. Al principio tratamos el reflujo, luego la posibilidad de ser alérgico a la leche. Amamantó por la mañana y, a las 5 de la tarde, vomitó todo y no quiso más. Los médicos pidieron más pruebas porque tampoco vieron una salida y solicitaron una ecografía, que hasta entonces no se había hecho. Fue en este momento que descubrimos la anomalía en el páncreas ”, explica.

Solange explica que el páncreas anular gira el estómago causando, en algunos casos, el cierre completo de la ingesta de alimentos. “En el caso de Matheus, el cierre fue cercano y pensamos que lo perderíamos”, dice.

Tratamiento: a los 2 años, Matheus pesaba solo nueve kilos y, a pesar de que la única solución era la cirugía, se inició un cambio en la dieta para que el niño se fortaleciera, ya que no podría resistir una operación en el estado en el que se encontraba.

Como católico fiel, la familia se enteró de la historia de Carlo Acutis, a través del padre Marcelo Tenório, y cada miembro comenzó una novena, individualmente. “Nadie sabía que el otro había comenzado una novena. Estábamos rezando, confiando, preguntando y nos dimos cuenta de que dejó de vomitar. Decidimos hacer más pruebas, para descubrir qué había sucedido en ese intervalo. Regresamos al mismo laboratorio para hacer la ecografía y el médico ni siquiera nos recordaba. Tan pronto como salió el resultado, pregunté: ¿Qué pasa, doctor, y el páncreas, cómo está? Él respondió: ¿cómo es eso? Normal Le expliqué que le habían diagnosticado el páncreas anular y el médico dijo que no tenía nada que anular ”, dijo.

Al mismo tiempo, Solange le envió un mensaje de texto al sacerdote y le dijo que había sucedido un milagro. “Se hicieron nuevas pruebas para probarlo y uno de los médicos que lo acompañó desde su nacimiento se movió para aceptar que había sucedido un milagro. Entonces, ha habido dos alegrías hasta ahora, una cuando comparamos los exámenes y otra con las noticias del Vaticano ”, enfatiza el técnico de enfermería.

Matheus quería fotos frente al altar en la habitación.  (Foto: Danielle Valentim)
Matheus quería fotos frente al altar en la habitación. 
(Foto: Danielle Valentim)

Matheus pidió curarse: a los 4 años, a pesar de su debilidad, Matheus ya era un niño muy inteligente y hablador. Fue durante una celebración a Nossa Senhora da Aparecida, en 2010, que el niño tuvo contacto con la reliquia de Carlo Acutis y por su cuenta le pidió que “dejara de vomitar“, recuerda la madre Luciana.

“Hasta que tenía 4 años lo cargué como un bebé en la carriola, por lo que Matheus es la prueba viviente de la cura, no necesita decir nada más. Recuerdo que el día de la cura, Matheus y mi padre estaban en la cola. Mi padre pidió recogerlo y le expliqué qué era una reliquia y que la gente se besó y pidió un deseo. Le expliqué que la reliquia era una pequeña pieza de Carlo Acutis y que podía pedir lo que quisiera. Recuerdo que él preguntó: ‘¿Estás segura, mamá?’ Mi padre y yo ya habíamos acordado pedir la cura de Matheus, pero como estaba en su regazo, se adelantó y soltó uno: vomita ”, recuerda Luciana.

Todos estaban sorprendidos y, al mismo tiempo, Matheus pidió que se bajara de su regazo, ya que dijo que estaba curado.

Tan pronto como la familia salió de la iglesia, Matheus quería caminar a casa, pero como todavía no había comido, se sintió cansado y su abuelo lo llevó a la casa, que está en la misma calle que la comunidad católica. Luciana recuerda que tan pronto como llegaron a casa, el niño pidió comer.

“Le pregunté qué le gustaría comer y esperaba que no fuera demasiado difícil de hacer en ese momento y le pidió a su hermano su comida favorita y Angelo dijo que era arroz, frijoles, bistec y papas fritas. Lo hice y él comió rápido, tres veces y no me di cuenta por qué, en la euforia de verlo comer por primera vez, hasta que noté que todavía no sabía cómo masticar y se estaba tragando todo. Tuvimos que enseñarle a masticar y Angelo lo ayudó, fue muy difícil, porque tenía que mostrar cómo masticaba y Angelo es autista y no come bien, pero al final todo salió bien ”, dice Luciana.

Ângelo, que es autista, también sufrió mucho al ver sufrir a Matheus. Después de la curación, se convirtió en el protector del hermano más joven. “Siempre estuvieron muy unidos, por supuesto, que tienen la fricción de los hermanos, después de todo, están separados por cuatro años, pero todo es Matheus para Ángel”, dice Luciana.

Luciana fue diagnosticada con médula aplásica y desde entonces ha sido tratada por la condición considerada rara. En el caso de la enfermedad, el cuerpo deja de producir suficientes células sanguíneas nuevas.

“Tuve algunas consecuencias durante el tratamiento, incluido el dolor neuropático en todo el cuerpo y, por lo tanto, uso la silla de ruedas. El medicamento ahora se ha estabilizado, pero todavía estoy con bajo peso. Me siento genial “, explica.