Salmo en situación límite

«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará. Pues ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar uno para recobrarla? Quien se avergüence de mí y de mis palabras, en esta generación descreída y malvada, también el Hijo del hombre se avergonzará de él, cuando venga con la gloria de su Padre entre los santos ángeles.» San Marcos (8,34–9,1)

Ayudame Señor se me agotaron las fuerzas extiéndeme tus manos, abrázame. Quiero llorar como un niño, quiero llorar en tus brazos y decirte que sin ti no puedo vivir.

Resultado de imagen para Señor se me agotaron las fuerzas

Ten paciencia conmigo, Señor, y espera que de nuevo vuelva. No hagas caso de mis palabras, que tantas veces fallaron. Sopórtame, aguántame, sé compasivo conmigo, Señor, que, a pesar de mis pecados, en el fondo, es a Ti a quien más quiero. Da tiempo a mi proceso, Señor, que soy como un niño débil, y aguarda a que de nuevo te deje de dar las espaldas.

Resultado de imagen para Mírame Señor

Mírame, Señor, mírame, que estoy sin fuerzas y he caído como una hoja de otoño en el camino. Mírame, Señor, que tengo el alma golpeada y rota y no consigo levantar mis pobres alas en vuelo. Sáname, Señor, Sáname, que siento el corazón desmoronado y mi casa se ha hecho un montón de escombros. A Ti grito, a Ti clamo, por Ti lloro y en Ti espero aunque los miedos y la inseguridad me tienen abrumado. Señor, ¿Hasta cuándo seguiré así? ¿Dónde estás?

Resultado de imagen para acércate a mi Señor

Acércate a mí, Señor, como buen samaritano y venda mis heridas; pon tu ternura y tu misericordia en mis pobres llagas; llévame contigo, no me dejes tirado en el camino, que de nuevo volverán los salteadores.

Da paz a mi corazón oprimido y angustiado; devuelve la calma a mi alma sumida en profunda noche; sálvame, por tu amor, que me siento perdido y solo; sácame de esta situación que me llena de tristeza. Señor, ¿Hasta cuándo seguiré así? ¿Dónde estás?

Resultado de imagen para estoy cansado Señor

Estoy extenuado de gemir, de sollozar, de gritar mi pena y cada noche mis lágrimas me hacen compañía. Como una nube negra y pesada sobre mí está el tedio y la apatía, que me dejan cansado y oprimido y sin ganas de vivir. Me siento desfallecer y mi corazón está cansado. La vida para mí, Señor, no tiene sentido y me encuentro contra el muro. Mis pies están inseguros sobre la arena de mi desierto y mis manos han tocado el techo de mi vida. ¿Dónde estoy? Señor, ¿Hasta cuándo seguiré así ¿Dónde estás?

Resultado de imagen para estoy cansado Señor

No tengo razones para vivir y la vida es para mí un punto negro. Cuando respiro, mi aliento no llega al fondo y me ahogo en medio de mis miedos y fracasos escondidos. Estoy como estuviste Tú, Señor, en la noche del huerto, cuando tu corazón se moría de tristeza. Estoy tenso, estoy en conflicto, no hay luz en esta noche y se han escondido, una a una, todas las estrellas. Señor, ¿Hasta cuándo seguiré así? ¿Dónde estás?

Resultado de imagen para estoy cansado Señor

Enséñame, Señor, hombre de dolores, a orar mi sufrimiento. Enséñame a gritarle al Padre mi problema y mi pecado. Enséñame a que busque la voluntad de Dios en esta cruz y que espere, como tú esperaste, confiado en el amor del Padre. Señor, yo sé que has oído mi súplica; que has sentido mi dolor; yo sé, Señor, que estás tan cercano a mí que me impide verte. Yo sé que has oído la voz de mis sollozos y el dolor que no se grita; yo sé que el aliento volverá a mi vida, porque eres Dios de la vida; yo sé que estás aquí y compartes mi cansancio y mi problema; confío en tu bondad y compasión en esta hora y espero verme de nuevo en marcha por el camino.

Orando con los Salmos, Comunidad Champagnat