Menú Inicio

¡DAME A BEBER TU AGUA!

El deseo es la antesala de nuestro encuentro con Dios. El deseo y la sed, que ponen en marcha al peregrino en busca del manantial. No temamos alimentar permanentemente el deseo del Corazón de Jesús hasta que este deseo se convierta en llama de amor viva en el corazón.

Imagen relacionada

“El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios: y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el’ hombre la verdad y la dicha que no cesa de buscar” (Catecismo de la Iglesia Católica).

Es increíble pensar que nuestro Creador tiene SED de nosotros. ÉL tiene SED de ti. Él te Ama y quiere que te dejes amar.

Cuando pienses que no tienes valor…
Cuando el mundo, tus amigos y hasta familiares te dicen que no vales nada…
Él te dice que tienes un gran valor, tan grande que él tiene Sed de ti…

Tengo sed de ti, Oración de la Madre Teresa de Calcuta

Por: Madre Teresa de Calcuta | Fuente: missionariesofcharity.com

“Mira que estoy a la puerta y llamo…”
(Apocalipsis 3, 20)

Es verdad. Estoy a la puerta de tu corazón, de día y de noche. Aún cuando no estás escuchando, aún cuando dudes que pudiera ser yo, ahí estoy: esperando la más pequeña señal de respuesta, hasta la más pequeña sugerencia de invitación que Me permita entrar.

Imagen relacionada

Y quiero que sepas que cada vez que me invitas. Yo vengo siempre, sin falta. Vengo en silencio e invisible, pero con un poder y un amor infinitos, trayendo los muchos dones de Mí Espíritu. Vengo con Mi misericordia, con Mi deseo de perdonarte y de sanarte, con un amor hacia ti que va más allá de tu comprensión. Un amor en cada detalle, tan grande como el amor que he recibido de Mi Padre (“Yo los he amado a ustedes como el Padre me ama a mí…” (Jn. 15,10). Vengo deseando consolarte y darte fuerza, levantarte y vendar todas tus heridas. Te traigo Mi luz, para disipar tu oscuridad y todas tus dudas. Vengo con Mi poder, que me permite cargarte a ti: con Mi gracia, para tocar tu corazón y transformar tu vida. Vengo con Mi paz, para tranquilizar tu alma.


Imagen relacionada

Te conozco como la palma de mi mano, sé todo acerca de ti, hasta los cabellos de tu cabeza he contado. No hay nada en tu vida que no tenga importancia para mí. Te he seguido a través de los años y siempre te he amado, hasta en tus extravíos. Conozco cada uno de tus problemas. Conozco tus necesidades y tus preocupaciones y, si, conozco todos tus pecados. Pero te digo de nuevo que Te amo, no por lo que has hecho o dejado de hacer, Te amo por tí, por la belleza y la dignidad que mi Padre te dio al crearte a Su propia imagen. Es una dignidad que muchas veces has olvidado, una belleza que has empañado por el pecado. Pero te amo como eres y he derramado Mi Sangre para rescatarte. Si sólo me lo pides con fe, Mi gracia tocará todo lo que necesita ser cambiado en tu vida: Yo te daré la fuerza para librarte del pecado y de todo su poder destructor.


Sé lo que hay en tu corazón, conozco tu soledad y todas tus heridas, los rechazos, los juicios, las humillaciones, Yo lo sobrellevé todo antes que tú. Y todo lo sobrellevé por tí, para que pudieras compartir Mi fuerza y Mi victoria. Conozco, sobre todo, tu necesidad de amor, sé que tan sediento estás de amor y de ternura. Pero cuántas veces has deseado satisfacer tu sed en vano, buscando ese amor con egoísmo, tratando de llenar el vacío dentro de tí con placeres pasajeros, con el vacío aún mayor del pecado. ¿ Tienes sed de amor?


“Vengan a Mí todos los que tengan sed…” (Jn. 7, 37). Yo te saciaré y te llenaré. ¿Tienes sed de ser amado?, te amo más de lo que te puedes imaginar…. hasta el punto de morir en la cruz por tí.


Imagen relacionada

TENGO SED DE TI. Si, esa es la única manera en que apenas puedo empezar a describir mi amor. TENGO SED DE TI. Tengo sed de amarte y de que tú me ames. Tan precioso eres para mí que TENGO SED DE TI. Ven a Mí y llenaré tu corazón y sanaré tus heridas. Te haré una nueva creación y te daré la paz aún en tus pruebas. TENGO SED DE TI. Nunca debes dudar de Mi Misericordia, de mi deseo de perdonarte, de Mi anhelo por bendecirte y vivir Mi vida en tí, y de que te acepto sin importar lo que hayas hecho. TENGO SED DE TI. Si te sientes de poco valor a los ojos del mundo, no importa. No hay nadie que me interese más en todo el mundo que tú. TENGO SED DE TI. Ábrete a Mí, ven a Mí, ten sed de Mí, dame tu vida. Yo te probaré qué tan valioso eres para Mi Corazón.


¿No te das cuenta de que Mi Padre ya tiene un plan perfecto para transformar tu vida a partir de este momento? Confía en Mí. Pídeme todos los días que entre y que me encargue de tu vida y lo haré. Te prometo ante Mi Padre en el Cielo que haré milagros en tu vida. ¿Por qué haría Yo esto? PORQUE TENGO SED DE TI. Lo único que te pido es que te confíes completamente a Mí. Yo haré todo lo demás.


Desde ahora, ya veo el lugar que Mi Padre te ha preparado en Mi Reino. Recuerda que eres peregrino en esta vida viajando a casa. El pecado nunca te puede satisfacer ni traerte la paz que anhelas. Todo lo que has buscado fuera de Mí sólo te ha dejado más vacío, así que no te ates a las cosas de este mundo; pero, sobre todo, no te alejes de Mí cuando caigas. Ven a mí sin tardanza porque cuando me das tus pecados, me das la alegría de ser tu Salvador. No hay nada que yo no pueda perdonar y sanar, así que ven ahora y descarga tu alma.

Imagen relacionada


No importa cuánto hayas andado sin rumbo, no importa cuántas veces me hayas olvidado, no importa cuántas cruces lleves en esta vida, hay algo que quiero que siempre recuerdes y que nunca cambiará. TENGO SED DE TI, tal y como eres. No tienes que cambiar para creer en Mi Amor, ya que será tu confianza en ese Amor la que te hará cambiar. Tu te olvidas de Mí y, sin embargo. Yo te busco a cada momento del día y estoy ante las puertas de tu corazón, llamando. ¿Encuentras esto difícil de creer? Entonces, mira la Cruz, mira Mi Corazón que fue traspasado por tí. ¿No has comprendido Mi Cruz?, entonces escucha de nuevo las palabras que dijo en ella, te dicen claramente por qué Yo soporté todo esto por ti: “…. TENGO SED” (Jn. 19, 28). Sí, TENGO SED DE TI. Como el resto del salmo que Yo estaba rezando dice de Mi: “… esperé compasión inútilmente, esperé alguien que me consolara y no le hallé.” (Salmo 69:20). Todo tu vida he estado deseando tu amor. Nunca he cesado de buscarlo y de anhelar que me correspondas. Tu has probado muchas cosas en tu afán por ser feliz. ¿Por qué no intentas abrirme tu corazón, ahora mismo, abrirlo más de lo que lo has hecho antes?.


Cuando finalmente abras las puertas de tu corazón y finalmente te acerques lo suficiente entonces Me oirás decir una y otra vez, no en meras palabras humanas sino en espíritu: “no importa qué es lo que hayas hecho, te amo por ti mismo. Ven a Mi con tu miseria y tus pecados, con tus problemas y necesidades, y con todo tu deseo de ser amado. Estoy a la puerta de tu corazón y llamo… ábreme, porque TENGO SED DE TI….”

“Jesús es Dios, por lo tanto Su Amor y Su
Sed son infinitos. El, Creador del universo.
Pidió el amor de sus criaturas. Tiene sed
de nuestro amor…. Estas palabras:
“Tengo sed” ¿Tienen un eco en nuestra alma?.”


Madre Teresa de Calcuta

Imprimatur
Mons. G. Sergio De la Cerda Z.
Vicario General
Tijuana, B. C. México.

Mother Cabrini: Háblale a mi alma, oh Señor

Resultado de imagen para Madre Cabrini
Mi queridísimo Jesús, he contado todos mis pecados lo mejor que pude. Me esforcé por hacer una buena confesión, y estoy segura de que me has perdonado. Te lo agradezco. Es solo por todos Tus sufrimientos que puedo ir a la confesión y liberarme de mis pecados. Tu corazón está lleno de amor y misericordia para los pobres pecadores. Te amo porque eres tan bueno conmigo. Mi amado Salvador, trataré de evitar el pecado y amarte más cada día.

Mi querida Madre María, ruega por mí y ayúdame a cumplir mis promesas. Protégeme y no me dejes caer en el pecado. Dios Todopoderoso, arrodillada ante Tu Divina Majestad, Te adoro y, porque Tú me lo mandas, me atrevo a acercarme a Tu divino Corazón. Pero, ¿qué puedo decir si Tú no me iluminas con un rayo de Tu luz divina?

Háblale a mi alma, oh Señor, y ordéname que escuche Tu voz. Ilumina mi voluntad para que pueda poner en práctica Tus palabras. Derrama tu gracia en mi corazón; levanta mi alma agobiada por mis pecados; eleva mi mente a las cosas celestiales, para que los deseos terrenales ya no me atraigan. Háblale a mi alma con Tu omnipotencia divina, porque Tú eres mi salvación, mi vida y mi paz, en el tiempo y en la eternidad.

Fortaléceme con la gracia de Tu Espíritu Santo y dale Tu paz a mi alma para que pueda ser libre de toda preocupación y cuidado innecesario. Ayúdame a desear siempre lo que es agradable y aceptable a Ti, para que Tu voluntad sea mi voluntad. Concédeme que pueda librarme de todos los deseos impíos, y que por Tu amor pueda permanecer desconocida en este mundo y ser conocida solo por Ti.

No permitas que me atribuya el bien que realizas en mí y a través de mí, sino mas bien, que refiriéndole todo honor a Tu majestad, me gloríe solo en mi debilidad, de modo que renunciando sinceramente a toda vana gloria que viene del mundo, pueda aspirar a la gloria verdadera y duradera que proviene de Ti. Amén.


Fuente: aleteia.org

EVANGELIO DEL DÍA

Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,7-12):

Resultado de imagen para Señor tengo sed de ti, oración católica

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.
Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando: «Tú eres el Hijo de Dios.»
Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer.

Palabra del Señor

Comentario al Evangelio

Por: José Luis Latorre, Misionero Claretiano

Una multitud sedienta

Resultado de imagen para Señor tengo sed de ti, oración católica

El evangelista nos presenta a Jesús entre una multitud de gente de muchos lugares diferentes que han venido a verle, escucharle, tocarle… En el fondo hay un deseo de conocer a este personaje que está en boca de todos. Es una multitud sedienta de Jesús. Las multitudes son volubles –hoy desean una cosa y mañana la contraria-, pero Jesús no renuncia a evangelizarlas y anunciarlas el Reino de Dios. Entre esa multitud hay un gran grupo de enfermos que buscan en Él la curación y el poder vivir dignamente.

Resultado de imagen para Señor tengo sed de ti, oración católica

Con esta escena el evangelista parece decirnos que es toda la humanidad –multitud- la que necesita luz y salvación. Y es en Jesús donde puede encontrarla. Él la ofrece a todos con su cercanía amorosa, su palabra iluminadora y su gesto liberador. “Él es el camino, la verdad y la vida”, dice San Juan. Y Él ha venido para salvar al mundo, no para condenarlo. Él ha venido a este mundo “lleno de gracia y de verdad”. “En Él está la plenitud de la salvación”. “Él es el Redentor del hombre” (S. Juan Pablo II). La humanidad no tiene otro camino de salvación que Jesús; no hay otro Salvador ni Liberador. Él es el único que puede sanarnos de todo mal. Y Él es el único que nos ofrece la salvación definitiva y plena.

Resultado de imagen para Señor tengo sed de ti, oración católica

Nosotros, los cristianos, estamos inmersos en una humanidad sedienta de Dios y necesitada de sanación física y espiritual. ¿Con qué ojos la miramos? ¿Tenemos el mismo sentimiento de compasión que Jesús sentía por la multitud que le buscaba? ¿Nos preguntamos también cómo hacer presente a Jesús a través de nuestras personas? ¿O por el contrario decimos “no se puede hacer nada”, “es muy difícil hablar de Jesús hoy pues te miran como un bicho raro”? ¿No sería mejor hacer lo que dice San Pablo “vence al mal con el bien”?, es decir primero mirar la realidad con los ojos de Jesús y luego actuar como hizo Él intentando llevar esperanza y optimismo, porque Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

Es muy importante hoy el testimonio y el talante de los cristianos. “Los cristianos somos como el alma en el cuerpo”, decía la carta a Diogneto del siglo II. El alma da vida al cuerpo, lo mueve, lo empuja, lo ilusiona por algo, lo empuja hacia adelante, evita que sea inoperante y se muera. Pues igual los cristianos en el mundo. Ese es nuestro papel no otro.

Abre este enlace para unirte a mi grupo de WhatsApp y recibir día a día las notificaciones de nuestras publicaciones:

https://chat.whatsapp.com/GF20Q4OUWfIBC2pWeb3CoR

Grupo 3

https://chat.whatsapp.com/JuBsDwfwIzm5scDj5ROA1w

Categorías:Jesús Oraciones Salud Emocional

Tagged as:

unpasoaldia

Un caminante en la fe, obediente a la Santa Iglesia y en espera de la conquista del Santo Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Reinado de los Tres Sagrados Corazones de Jesús, María y José

El Triunfo del Inmaculado Corazón de María está señalado especialmente por la efusión del Espíritu Santo, para hacer amar a Jesús Sacramentado, trayendo una Era de Paz, que depurará el sacerdocio de las impurezas que lo han deshonrado y lo restaurará con el brillo de la santidad de Jesucristo, sumo y eterno Sacerdote.

Bíblia Católica News

Un camino de Fe

A %d blogueros les gusta esto: