¡…Líbranos del Mal!

“Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio”. Efesios 6, 12

Descubriendo al enemigo

Resultado de imagen para EL DIAblo

Todos nosotros estamos —seamos conscientes o no— sumergidos en un combate espiritual, para el cual necesitamos revestirnos de la armadura de Dios y enseñar a otras personas a protegerse contra todo mal. Baste observar lo que viven nuestra sociedad y el mundo, cuánto dolor, cuánta miseria, cuántas guerras, muerte y destrucción producidas bajo las inspiraciones del Maligno.

Por momentos, daría la impresión que Satanás está ganando la partida. Pero no será así, ya que nuestro Dios es Todopoderoso y ha querido contar con nosotros para vencer a toda fuerza de mal. Por eso, debemos proponernos aprender a orar por protección y liberación, para nosotros, para nuestras familias, y por el mundo entero, y enseñar también a otros.

Resultado de imagen para EL DIAblo

No debería pasar un solo día sin que nos tomemos un tiempo para clamar a la Sangre de Jesús, para interceder por el mundo entero, permitiendo a los Ángeles de Dios que, por medio de nuestra oración, sientan aumentado su poder en este combate espiritual que se desarrolla permanentemente sobre la Tierra, y en el cual no podemos quedarnos al margen, pues esto sería un pecado grave de omisión, tal como lo comprendió Samuel: “En lo que a mí respecta, ¡lejos de mí pecar contra el Señor, dejando de rogar por ustedes! Yo les enseñaré el camino bueno y recto”.

Si las cosas no andan mejor en nuestras familias, en nuestras comunidades o en el mundo, tal vez sea porque los cristianos hemos caído en la sutil tentación de olvidar que estamos inmersos en medio de un combate espiritual, y que con Dios somos más que vencedores, pero que cada día debemos orar por protección y liberación, no sólo para nosotros y nuestras familias, sino también para la Iglesia y por el mundo entero.

“El mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios. El ‘diablo’ [diabolos] es aquel que ‘se atraviesa’ en el designio de Dios y su obra de salvación cumplida en Cristo”. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, 2851

Oración de liberación por toda la humanidad


Resultado de imagen para preciosa sangre de cristo

Padre Dios, en nombre de tu Hijo Jesucristo, y unidos a toda la Iglesia, hoy intercedemos por la liberación de toda fuerza diabólica y todo mal que Satanás haya puesto sobre cualquier hombre o mujer que tú has creado. Hoy clamamos el poder de Pentecostés, para que tu Espíritu Santo se derrame en todos los corazones, expulsando todo espíritu del mal e inundando del espíritu de Bien.


Jesús, tú prometiste enviarnos un defensor, tu Santo Espíritu, por el que pudiésemos realizar en tu nombre las mismas cosas que tú; y nosotros creemos que él ya habita en nosotros. Es por ello, y confiando en tu Divina Misericordia, por lo que nos animamos a pedir tu gracia y el auxilio para toda la humanidad, y especialmente por… a fin de que sea liberado de toda compresión producida por el poder de las tinieblas.


Espíritu Santo de Dios, tú que conoces las debilidades y los pecados de cada hombre y mujer de esta Tierra, pasa por encima de todo ello; y, así como en el origen del mundo aleteabas sobre el caos y la oscuridad, muévete ahora sobre ellos inundándolo todo y a todos de tu luz y de tu orden.


Resultado de imagen para preciosa sangre de cristo

Señor Jesucristo, tú eres la resurrección y la vida, tú has sufrido por cada hombre y mujer de esta Tierra, tú has muerto en la cruz por nosotros y has resucitado para que todos tengamos vida en abundancia; haz ahora que los poderes del mal sean alejados de nuestra vida y reducidos a la impotencia. Inunda con tu luz de gloria los corazones y los ámbitos de la sociedad donde hay mayor oscuridad e influencia demoníaca, liberando de toda atadura tenebrosa y de toda complicidad con
el mal, desterrando toda influencia de malos espíritus y curando de cualquier daño que éstos hayan podido infligir a esas personas, familias, comunidades y grupos sociales.


Por la intercesión de María, reina de la paz, culmina ahora tu obra de liberación en… para que pueda dar testimonio de que tú Jesús eres el camino de la verdad y la vida (Juan 14, 6). Amén.

¿Quiénes son los demonios? ¿El Demonio es una leyenda?

Resultado de imagen para demonio

En muchas ocasiones, he oído a algunos católicos decir que el Demonio es tan sólo una leyenda utilizada para asustar a los niños o para meterles miedo a los cristianos. Lamentablemente, algunos hermanos piensan de este modo. Pero la existencia real de los demonios cuenta con un fundamento bíblico innegable, donde se nos advierte acerca de nuestro común enemigo y sus tácticas; y, además, ha sido siempre enseñada por la Iglesia en su Magisterio ordinario.

Sin embargo, cuando hablamos de este funesto personaje, debemos evitar los extremismos, por lo cual no quiero dejar de citar lo que ya ha escrito el padre Gustavo, en uno de sus libros sobre la oración de protección, pero ahora enriqueciendo el tema desde nuevas experiencias espirituales y pastorales que hemos tenido en diversos congresos de oración de liberación:

  • En una posición extremista encontramos a aquellos que no quieren escuchar del tema o que incluso llegan a negar la existencia del Demonio. Lo que sucede es que a Satanás le gusta pasar desapercibido y hacernos creer que no existe, para poder así moverse sin que pongamos barreras a su actividad, ni le hagamos frente a sus tentaciones y ataques.


Resultado de imagen para demonio

Pero el ignorar su existencia es peligroso, ya que, al desconocer sus tácticas destructoras, se le da más poder sobre nuestras vidas y sobre la vida de las personas que deberíamos ayudar y defender con nuestra oración de protección. De este modo, él viene oculto como ladrón en medio de la noche, a fin de robarnos las bendiciones y la paz de Dios.

El padre Amorth es uno de los más conocidos exorcistas nombrados por el Vaticano. En uno de sus libros él escribe: “La cultura contemporánea, en su conjunto, considera como una ilusión de épocas primitivas atribuir a agentes distintos de los de orden natural la causa de los fenómenos que acaecen a nuestro alrededor. Es evidente que la obra del Maligno se ve enormemente facilitada por esta postura, sobre todo cuando la comparten precisamente aquellos que, por su ministerio, tendrían el deber de impedir su maléfica actividad”.

  • En el otro extremo, hay gente que se obsesiona con el tema del Demonio, que habla en demasía de él, dándole más importancia de la que tiene, y hasta dejándose llevar por una curiosidad malsana.
  • En una tercera categoría, están aquellos que son ganados por el miedo y que hasta tienen pesadillas con este nefasto personaje, creyendo que es el autor de todos los problemas y las dificultades de sus vidas. Estas personas suelen vivir obsesionándose con el Maligno y viendo demonios por todos lados.
    Pero no debe ser así, pues en Jesús ya somos vencedores, tal como nos lo recuerda el apóstol San Pablo: “¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo!”. Él ya ha vencido a Satanás, entregando en la Cruz su vida y hasta la última gota de su preciosa Sangre, para nuestra salvación.
Resultado de imagen para demonio

Por lo tanto, al pensar, hablar o encarar este tema, pidámosle al Espíritu Santo el don del equilibrio, del sentido común y del discernimiento espiritual que de él procede, siendo libre de todo prejuicio, así como también de toda forma de miedo y obsesión insana.

Si alguien busca hacernos daño y destruirnos, es imprescindible saber quién es el que desea hacernos mal y los motivos, ya que no podemos rechazar las tentaciones ni emprender el combate espiritual de manera eficiente sin conocer quién es el maligno enemigo, lo que lo mueve y las armas que suele utilizar.

Dios respeta las decisiones de los seres humanos, aunque en su amor sigue llamando a las puertas de nuestros corazones, porque el ser humano puede cambiar su decisión; pero respeta también las decisiones de los demonios y no insiste, pues las decisiones que ellos asumen son decisiones eternas.

Apariencia de los demonios

Resultado de imagen para demonio

Sabemos que estos conceptos no son fácilmente comprensibles para nosotros, ya que normalmente nos movemos con las nociones de espacio y tiempo, y nuestra mente está atada a las formas que hemos conocido. De aquí que, a lo largo de los siglos, algunos artistas hayan pintado a Satanás con cuernos, tridente y cola, en medio de un mar de llamas, donde hay todo tipo de elementos de tortura, ya que, siendo espíritus, no están encerrados en ningún sitio; por eso afirma el apóstol Pablo: “Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio”.

Aun estando en el espacio, ellos vienen a la Tierra para dañar la humanidad, y el combate que tuvieron Miguel y sus Ángeles sigue estando presente en nuestra vida cotidiana y en el acontecer de toda la humanidad: “Entonces se libró una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron contra el Dragón, y éste contraatacó con sus ángeles, pero fueron vencidos y expulsados del cielo. Y así fue precipitado el enorme Dragón, la antigua Serpiente, llamada Diablo o Satanás, y el seductor del mundo entero fue arrojado sobre la tierra con todos sus ángeles”.

Resultado de imagen para demonio

La soledad y el odio y la amargura son su pan cotidiano. Soledad, porque fueron creados para estar siempre junto a Dios, gustando de su Divina presencia; se odian a sí mismos, a los otros demonios, a Dios y a sus ángeles.

Y odian de manera particular a la Virgen María, ya que, como sostiene el padre Amorth: “También, contra esa nefasta actividad de Satanás, Dios ha elegido como antídoto permanente a la Santísima Virgen, por aquella enemistad que él sancionó desde el principio entre los dos adversarios”.

Y este odio de Satanás hacia la Virgen Inmaculada es porque la toma como enemiga desde el primer anuncio de la salvación hasta el cumplimiento de ésta, unida a su Hijo en la lucha por derrotarlo y aplastarle la cabeza. Y odia a toda la humanidad, sin llegar a comprender cómo Dios pudo abajarse a tal punto de hacerse hombre y hasta llegar a morir en una cruz. Por eso gritó: “Non serviam” (No serviré). La soledad y el odio sólo puede producir amargura, y ésta lleva a una cada vez mayor sensación de soledad y de odio. Ésta es la experiencia de infierno en la que se encuentran sumergidos.

Oración de protección y bendición


Resultado de imagen para preciosa sangre de cristo

Señor Jesús, cúbreme con el poder de tu preciosa Sangre, y envuelve también este lugar y todas las personas que están aquí, protegiéndonos de todo mal.
Señor Jesús, por el poder de tu santo nombre y con la fuerza del Espíritu Santo, destruye y nulifica el efecto de toda palabra negativa y contaminante que haya sido pronunciada en contra de mi persona y en contra de… (di los nombres de las personas por quienes estás intercediendo).

Señor Jesús, a medida que invoco el poder de tu Sangre, Pasión, Muerte en la Cruz y gloriosa Resurrección, tú destruyes y anulas los efectos de todo mal deseo, malas intenciones, intención de hacer daño o brujerías, realizadas por cualquier persona en contra de mi, de mi familia, y en contra de los miembros de la Iglesia; así como también en contra de nuestra vida espiritual, relacional, psicológica, afectiva, física y laboral.


Padre, en nombre de tu Hijo Jesús, pido la liberación de toda palabra, confabulación u oscura ceremonia, hechas con la intención de provocar cualquier tipo de desorden, confusión, opresión, enfermedad, angustia y perturbación de cualquier clase.
Hoy bendigo a todos aquellos que han intentado hacernos mal, pidiéndote que liberes sobre ellos abundantes bendiciones.


Padre, en nombre de tu Hijo Jesús, hoy te pido que sobre todos nosotros —y especialmente sobre quienes han sido más afectados por todo espíritu diabólico— descienda tu Espíritu de bendición, sanando heridas del alma, restaurando corazones rotos, curando los cuerpos y trayendo reconciliación, unidad y prosperidad.


Con tu bendita mano, Jesús —que todo lo sanas—, toca el sistema nervioso, el sistema muscular y óseo, el sistema glandular, y cualquier parte del cuerpo que necesite de tu bendición.
Señor Jesús, por la intercesión de la Virgen Santísima, aparta de nosotros todo lo que no viene de ti, y que el amor maternal de la Reina de la Paz nos envuelva en su manto maternal.
Padre Dios, en nombre de tu Hijo Jesucristo, por el poder del Espíritu Santo, y con la intercesión de la Virgen María, de San José, y de todos los ángeles y arcángeles, te pedimos que no regresen más estos males. Amén.

Próximamente…

Algunos nombres que se utilizan para hablar de los espíritus malignos ¡No temas, Dios está a tu lado!…

Tomado del Libro: Libranos del Mal; Gustavo E. Jamut Diego A. González.

CRUZADA INTERNACIONAL DE ORACIÓN POR LA PAZ

“Consagren vuestros pueblos a nuestros Sagrados Corazones Unidos”
Así, sus pueblos entregados a mi Sagrado Corazón y al Corazón Doloroso e Inmaculado de mi Madre encontrarán la paz, la concordia, la libertad según el Evangelio y el progreso de las almas. Haced la consagración de vuestros pueblos antes de la hora final y serán rociados con la Sangre del Cordero
.

Consagren ahora, les urge hijitos. Hacedlo así:

Oración de Consagración de nuestros pueblos a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

Sagrado Corazón de Jesús formado en el Purísimo Vientre de María Inmaculada, Medianera de las gracias y Corredentora de las almas, nos postramos en humildad, arrepentimiento, alabanza y acción de gracias a tus pies en la Santísima Eucaristía y llenos de amor, de obediencia y de fe, queremos escuchar tu voz de Buen Pastor; queremos ser niños de tu amor y desear tu amor desde la pequeñez, pues queremos y deseamos unirnos más a tu Sagrado y Eucarístico Corazón presente desde la Cruz de donde manó Agua y Sangre para lavarnos y redimirnos.

Jesucristo, Señor de la historia, Dueño del tiempo, Nombre sobre todo nombre y Príncipe de la Paz; rogamos en nombre de tu Sagrado Corazón Sacrificado y Crucificado al Padre Yahvé, el Padre Nuestro, la liberación de estos pueblos del yugo del pecado y de la esclavitud del demonio, la sanación de sus enfermos, la conversión de los pecadores especialmente los más empedernidos en el pecado, la santidad de las familias, que haya hombres y mujeres que con su cruz a cuestas sigan tu camino y ayuden a los pobres, a los marginados, a los enfermos, sostengan al desvalido y fortalezcan al que sufre.

Rocía con tu Sangre Preciosa, la miel de la Santa Cruz, a estos pueblos (Arabia Saudita, Honduras, Eslovaquia y Madagascar), que de un polo a otro de estos pueblos, fluya como manantiales de Misericordia la Preciosa Sangre del Cordero degollado.

Sella y consagra especialmente a tus fieles, obispos y sacerdotes, religiosos y religiosas para que sean ejemplos vivos de santidad apostólica. Sella y consagra, amado Corazón de Jesús unido profundamente al Doloroso e Inmaculado de María, que gobiernan y reinan, triunfan y conquistan desde la Cruz Gloriosa, a los niños no nacidos y abortados; niños y jóvenes; hombres y mujeres; ancianos y enfermos; pecadores y justos; vivos como difuntos y desata de estos pueblos toda represalia, maldición, ligamento, atadura de Satanás y sus secuaces.
Pedimos la intercesión de San Miguel Arcángel y de nuestro Padre Protector San José, Puro Azote y Terror de los demonios.

¡Oh, Corazón Doloroso e Inmaculado de María! protege a estos pueblos, salva a estos pueblos, llama con tu voz de Madre a este pueblo. Y, con esta consagración de estos pueblos a tu Doloroso e Inmaculado Corazón, trae tu pronto Triunfo y así se establezca en estos pueblos y en el mundo entero el Reino Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesucristo, Rey del Universo.

Te lo suplicamos y entregamos todo en Divina Voluntad. Amén.

Preciosísima Sangre de Jesucristo reina en mi vida y en la vida de todos los hombres.

Preciosísima Sangre de Jesucristo salva a la Iglesia y salva al mundo.

Preciosísima Sangre de Jesucristo libera a las almas y destruye a Satanás.

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu Reino Eucarístico, a través del Triunfo del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, nuestra Madre en la Divina Voluntad y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo, extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino en todos los corazones.
Amén.