María

Mensaje para nuestros amados Sacerdotes y a nosotros su pueblo, en la intercesión del Inmaculado vientre de Santa María, la Perfectísima Madre, del Verdadero Dios por quien se Vive ( ver video)

Cómo deben ser los Sacerdotes nacidos del Vientre Purísimo e Inmaculado de mi Santa Hija.

29 de mayo del 2014

… Hoy, mi precioso hijo, te quiero hablar sobre mis destinatarios, heraldos del Rey y misioneros de mi Amor, administradores de mis Dones y Misericordia. Hijo, ellos son los sacerdotes.

Cada sacerdote ha sido elegido desde el principio por Mí, pues lo amé antes que sus padres, que sus hijos espirituales lo conocieran. ¡Cómo deseo encender en ellos el fuego del Amor Divino! fuego que los hará piadosos, santos y puros; fuego que los consagrará, purificará y liberará.

Cada ministro de mi Altar debe ser en todo Santo, Santo, Santo porque en él veo a mi Hijo, en él veo a mi Siervo, el Gran Siervo de Yahvé, revelado por Mí en el Libro del Santo Profeta Isaías. Lean, mis queridos sacerdotes, los Cantos del Siervo de Yahvé en el Libro de Isaías.

Cómo me duele mi enamorado Corazón, ver sacerdotes tan tibios, sin tomar consciencia de que su misión no es explicar el mundo, es salvar almas y ¡cuántas almas están condenándose con sus vidas y enseñanzas!

Sacerdotes, vuelvan a Mí que Yo los amo y perdonaré todos sus pecados, fracasos. Mi enemigo se goza en los sacerdotes fríos, serios en su deber, no de salvar almas, sino en hallar la ciencia mundana y pagana donde no hallarán mi Verdad. Por eso, hijos míos, muchos se frustran y se arrepienten del camino que han tomado. Mi sacerdocio no es para saber mucho, sino para amar mucho, para entregarse a mis pobres hijos pecadores. Hoy llamo a los ministros de mi Hijo, sacerdotes de mi Corazón, que se formen por Mí, en el Vientre Purísimo de mi Santa Hija.

Los sacerdotes nacidos del Vientre Purísimo de mi Hija son Sacerdotes conscientes de su Misión de reconciliar al mundo y a las almas conmigo su Dios.


Ellos son piadosos, puros y pulcros, pues, aman tanto a sus ministerios y me reconocen realmente en la Sagrada Eucaristía. Debo recordar, hijo, que donde está mi Hijo Jesucristo allí estoy Yo.

Del Vientre Purísimo de mi Hija están formados sacerdotes santos; espirituales, más no carnales; inocentes, más no sabios en las cosas del mundo sino en mi Ciencia Divina.

Su única enseñanza es hacer conocer a las almas que Yo los amo. Necesito sacerdotes Piadosos, Marianos y Eucarísticos. Salvad con vuestras oraciones a las almas sacerdotales.

Hoy te ha hablado el Padre Sacerdotal, el que se goza en los sacerdotes como Melquisedec, sacerdote de mi Corazón, que honra y gloria a los sacerdotes fieles a mis verdaderas enseñanzas, que cada necesidad mía está en sus corazones sacerdotales. Los amo sacerdotes y a ti, mi instrumento, también. Amén.

Ave María Purísima, sin Pecado Original Concebida

28 de mayo del 2014

Los hijos predilectos de mi Vientre Inmaculado son mis Sacerdotes, ministros de mi Hijo.

La Santa Madre:
Querido hijo, hoy te digo que cada hijo mío nacido de mi Purísimo Vientre ama y venera a los Sacerdotes. Sacerdotes cuyas manos están consagradas para dar el Culto Divino, Culto Santo, Culto Sagrado, Culto Inviolable. Mis hijos entregándose al Padre a favor del mundo.

Por eso, cada hijo mío ama y venera a los Sacerdotes. Cada Sacerdote, mi místico, ES OTRO CRISTO. ¿Por qué otro Cristo? porque cada Sacerdote ha recibido el Don de Dios en sus vidas; mi Hijo vive en ellos; en ellos está el ministerio de Cristo; en ellos está la presencia de Dios; en ellos está la presencia de mi Hijo Jesús en plenitud, en amor incondicional. ¡Oh, mi niño, cuánto amo a los Sacerdotes y cuánto sufro por ellos! Hijito, ora por ellos, por los Sacerdotes, mis escogidos.
Salva muchas almas Sacerdotales, con tus oraciones y sacrificios.

Cada hijo mío Sacerdote, cada una de sus almas son preciosas al Padre. Cada Sacerdote es señal verídica de que mi Hijo Vive.
Hijo mío, místico de mi corazón, sabes que yo no puedo hacer lo que ellos hacen.
Yo anduve a mi Hijo nueve meses en mi regazo. Lo di a Luz para el mundo en Belén y se lo entregué en la Cruz. Hijo, ahora (hoy), cada Sacerdote lo trae diariamente al mundo a sus corazones.

Si supieran que mi Corazón no solo es Inmaculado sino también es Sacerdotal. Yo soy María Madre Sacerdotal, que hoy te llama para que oremos por los Sacerdotes, sacrifíquense por ellos y alégrense con ellos, sufran con ellos, luchen por ellos.


Cada Sacerdote debe abrirse a mis Gracias, Gracias que brotan de mi Corazón Doloroso e Inmaculado y Sacerdotal, especialmente para ello. ¡Cuánto deseo Sacerdotes Santos! llenos de piedad, fe y devoción, cargando diariamente la Cruz.


Las manos de un Sacerdote, querido hijo, brillan en el cielo, son las estrellas del firmamento Eterno, son las Rosas de mi Inmaculado y Doloroso Corazón, son mis Perlas, las Perlas de mi Corona, y son mis lágrimas Preciosas por cada Sacerdote que es infiel a mi Hijo.

Hijito, mi muy amado, el mundo aún se sostiene no solo por mi oración, sino por cada Santa Misa, celebrada diariamente por cada Sacerdote. El mundo hoy vive con la luz del sol y el resplandor de la luna por cada oración Sacerdotal. Oren, amen y busquen a mis Sacerdotes Predilectos que son mis más amados, mis niños más perseguidos. ¡Oh sacerdotes de mi Corazón, regresen a vuestra Madre que les llama! Amén.

Fuente: Llamados de Amor y Conversión, Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María

Oraciones a Nuestra Señora de Guadalupe

¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todos nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorga abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Oración II

Dios de poder y de misericordia, bendeciste las Américas en el Tepeyac con la presencia de la Virgen María de Guadalupe. Que su intercesión ayude a todos, hombres y mujeres, a aceptarse entre sí como hermanos y hermanas.

Por tu justicia, presente en nuestros corazones, reine la paz en el mundo. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración III

Santa María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades. Así como pudiste aparecer en el Tepeyac y decirnos: “Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios”, alcánzanos de tu Divino Hijo la conservación de la Fe. Tú eres nuestra dulce esperanza en las amarguras de esta vida. Danos un amor ardiente y la gracia de la perseverancia final. Amén.

Oración IV

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre de Dios, Señora y Madre nuestra. Venos aquí postrados ante tu santa imagen, que nos dejaste estampada en la tilma de Juan Diego, como prenda de amor, bondad y misericordia. Aún siguen resonando las palabras que dijiste a Juan con inefable ternura: “Hijo mío queridísimo, Juan a quien amo como a un pequeñito y delicado,” cuando radiante de hermosura te presentaste ante su vista en el cerro del Tepeyac.

Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas palabras. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la más tierna, la más compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.

Virgen Santísima de Guadalupe, muestra que eres nuestra Madre. Defiéndenos en las tentaciones, consuélanos en las tristezas, y ayúdanos en todas nuestras necesidades. En los peligros, en las enfermedades, en las persecuciones, en las amarguras, en los abandonos, en la hora de nuestra muerte, míranos con ojos compasivos y no te separes jamás de nosotros.

Oración V

Virgen de Guadalupe, Madre de América. Tiende tu protección sobre todas las naciones del Continente y renueva su fidelidad a Cristo y a la Iglesia. Suscita propósitos de equidad y rectitud en sus gobernantes. Protege a los hermanos de Juan Diego para que no sufran discriminación. Cuida a los niños. Guarda la unidad de las familias… Que desde esta tu Imagen manifiestes siempre tu clemencia, tu compasión y tu amparo. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Oración VI

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre y Reina de nuestra patria. Aquí nos tienes humildemente postrados ante tu prodigiosa imagen. En Ti ponemos toda nuestra esperanza. Tú eres nuestra vida y consuelo. Estando bajo tu sombra protectora, y en tu maternal regazo, nada podremos temer. Ayúdanos en nuestra peregrinación terrena e intercede por nosotros ante tu Divino Hijo en el momento de la muerte, para que alcancemos la eterna salvación del alma. Amén.

Oraciones tomadas de Aciprensa

Alter Christie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s